Saltar al contenido

Curso de Astrología

Los Aspectos Astrológicos

Tabla de contenidos

¿Qué es un aspecto?.

Los planetas, según se van moviendo en el zodíaco, se van acercando y alejando unos respecto a otros, de acuerdo a sus respectivas velocidades. Ya que el zodíaco se considera como abstracción un círculo, las distancias entre los planetas se miden en grados, dentro de los 360º que la ronda zodiacal posee (Fig. 48)

TRÍGONO SOL-JÚPITER (a 120º)
TRÍGONO SOL-JÚPITER (a 120º)

Los ASPECTOS son distancias angulares entre planetas, que tienen un efecto especial para los dos astros que forman el aspecto planetario. Así, tal como se explicará a continuación, si entre la Luna y Mercurio hay 90º, existe entre ambos un aspecto; y si entre Mercurio y Plutón, a su vez hay 182º, entre ambos se produce igualmente otro aspecto astrológico.

Por otra parte, ha de quedar claro que un planeta puede establecer ninguno, uno o varios aspectos.

Los aspectos planetarios pueden tener naturaleza armónica o desarmónica, por los motivos que luego se detallarán.

La relación de los diferentes aspectos existentes, sus símbolos y las distancias angulares que definen a cada uno se ofrecen a continuación, distinguiéndose entre aspectos consonantes y aspectos disonantes.

Aspectos benéficos, armónicos o consonantes.

(Ver sus símbolos en el gráfico 81).

ASPECTOS ASTROLÓGICOS
ASPECTOS ASTROLÓGICOS

Son por orden de fuerza de mayor a menor, los siguientes:

Trígono.

Grados: 120

Los planetas se colocan en dos de los vértices de un triángulo equilátero. El triángulo es símbolo de la espiritualidad en los tres planos del hombre (físico, astral y divino) que, al ser equilátero, indica también equilibrio entre esos tres planos. En definitiva, cuando dos planetas están en trígono emiten cada uno hacia el otro lo mejor que puedan dar de sí, beneficiándose los dos mutuamente.

Conjunción.

Grados: 0

Cuando dos planetas están en el mismo grado del zodíaco, están en conjunción. Este aspecto representa una unión de las fuerzas que representan dichos astros hacia un mismo fin.

Realmente, la conjunción no es un aspecto armónico, sino con tendencia a serlo. Esto es así porque, cuando hay una conjunción entre planetas desarmónicos (Saturno y Marte) este aspecto es marcadamente problemático. Pero el principal motivo por el que se considera a la conjunción con tendencia a ser consonante es porque, cuando hay este aspecto entre planetas que no son ni benéficos ni desarmónicos, la conjunción resulta claramente consonante, por cuanto esta representa la unión de esas dos energías para bien.

En cuanto a su fuerza, se ha colocado después del trígono, pero ello es relativo porque, en el caso de que se unieran dos planetas armónicos (Júpiter y Venus) o si se juntaran en conjunción tres o más astros, este aspecto sería de bastante mayor fuerza que el trígono. Sin embargo, se ha de comprender que, en el caso de las conjunciones múltiples, no hay realmente una sola conjunción sino varias. Como ejemplo, si Urano, Sol y Venus estuvieran en el mismo grado, habría tres conjunciones: Urano-Sol, Sol-Venus y Venus-Urano.

Sextil.

Grados: 60

Numéricamente en grados es la mitad de un trígono y, por lo tanto, al derivar de él, es también un aspecto armonizante, aunque con menor potencia que el anterior.

Quincuncio.

Grados: 150

Es otro aspecto armonizador, al derivar de la suma de un trígono (120º) y un semisextil (cuarta parte de un trígono: 30º).

Es un aspecto beneficioso de débil potencia aunque, a mi entender, un poco más fuerte que el semisextil.

Semisextil.

Grados: 30

Es la mitad de un sextil y el aspecto más débil de los beneficiosos.

Explicación.

Desde la perspectiva astrológica, los motivos por los cuales los llamados aspectos armónicos tienen su efecto especial son los siguientes. Tal como podemos observar en la figura 48, cuando dos planetas están en trígono (a 120º), se encuentran colocados en signos del mismo elemento, como en el caso del Sol y Júpiter en la mencionada figura.

TRÍGONO SOL-JÚPITER (a 120º)
TRÍGONO SOL-JÚPITER (a 120º)

Los signos del mismo elemento son afines, al tener abundantes características comunes por lo que, al estar los planetas en trígono en el mismo elemento, las relaciones entre ambos son armónicas. De cualquier forma, como explicación filosófica vale, pero no cabe duda de que se han de hacer mayores investigaciones científicas para explicar en teoría lo que funciona a la perfección en la práctica (demostración empírica).

En el caso del sextil, cuando dos planetas generan este aspecto, ambos se encuentran en signos de elementos complementarios (tierra-agua o aire-fuego), tal como se ve en los dos ejemplos de la figura 49 (Júpiter-Urano y Plutón- Marte). El efecto del semisextil, al igual que sucede también en parte con el sextil y el quincuncio, se debe a que es un derivado del trígono.

SEXTIL Júpiter-Urano (a 60º) y SEXTIL Plutón- Marte (a 60º)
SEXTIL Júpiter-Urano (a 60º) y SEXTIL Plutón- Marte (a 60º)

Aspectos maléficos, inarmónicos o disonantes.

(Ver los símbolos en la figura 81).

ASPECTOS ASTROLÓGICOS
ASPECTOS ASTROLÓGICOS

Son, por orden de fuerza de mayor a menor, los siguientes:

Cuadratura.

Grados: 90

Los dos planetas se sitúan en dos esquinas contiguas de un cuadro enmarcado en el zodíaco. El cuadrado simboliza la materia y el estancamiento en esta, pero tiene una clave oculta, pues en el cuadrilátero se puede trazar una cruz con los cuatro brazos iguales, indicando la necesidad de buscar el punto central de equilibrio estable.

En general, dos planetas en cuadratura se atacan y dañan mutuamente con agresividad, hasta que se les controla.

Semicuadratura.

Grados: 45

La semicuadratura es la mitad de una cuadratura, no solo en grados, sino también en fuerza.

Oposición.

Grados: 180

La mayoría de los astrólogos ven a la oposición como un poderoso aspecto disonante, casi tan fuerte como la cuadratura. Nosotros, en cambio, consideramos la oposición más débil que la cuadratura, y pensamos que a la primera habría que entenderla tal como ahora se explica.

Hemos dicho que los signos opuestos tienen unos factores de complementariedad y otros que los hacen opuestos. Por tanto, al estar dos planetas en signos contrarios formando una oposición, realizan entre sí algo como un tira y afloja, pero no un ataque directo, como en el caso de la cuadratura. Es decir, en la oposición hay una contraposición de intereses, energías o propósitos, pero no un intento de mutua destrucción, como en el caso de la cuadratura.

Sesquicuadratura.

Grados: 135

Es la suma de una cuadratura más una semicuadratura, formándose así el más débil aspecto de los disonantes.

Explicación.

Los motivos por los cuales la cuadratura es disonante son los que se comentan a continuación.

CUADRATURA NEPTUNO-LUNA EN SIGNOS CARDINALES
CUADRATURA NEPTUNO-LUNA EN SIGNOS CARDINALES

Si observamos la figura 50 veremos que los planetas en cuadratura están en signos de la misma cualidad (cardinales fijo o mutable). Pero eso no es todo sino que, además, si nos centramos en el ejemplo de los signos cardinales, veremos que los planetas que están en ellos lanzan sus cuadraturas a signos de elementos desafines: Carnero (fuego) a Cangrejo (agua), Cangrejo (agua) a Balanza (aire), Balanza (aire) a Macho cabrío (tierra), y Macho cabrío (tierra) a Carnero (fuego).

Con respecto a la oposición, ya se comentó antes su matiz de aspecto disonante. En lo que se refiere a la semicuadratura y la sesquicuadratura, sus efectos desarmónicos se deben a que ambas derivan de la cuadratura.

NOTA: como se verá, el mayor aspecto de todos tiene 180º, puesto que, por ejemplo, si hubiera 240º entre dos planetas, sería lo mismo que decir que forman un trígono (120º): Fig. 48.

TRÍGONO SOL-JÚPITER (a 120º)
TRÍGONO SOL-JÚPITER (a 120º)

La paralela, un aspecto por latitud.

(Véanse sus símbolos en la figura 81).

ASPECTOS ASTROLÓGICOS
ASPECTOS ASTROLÓGICOS

Todos los aspectos que hemos visto hasta ahora son aspectos de longitud eclíptica, pues estamos viendo sobre qué grados de los 360º zodiacales están colocados los planetas, a partir de 0 grados del Carnero, aun cuando lo hagamos en longitud eclíptica parcial, es decir, con referencia a los 12 signos zodiacales. Con la longitud eclíptica sabemos dónde se proyecta el planeta verticalmente sobre la órbita del Sol (eclíptica), pero no conocemos si el planeta está por encima, en contacto con ella o por debajo de la eclíptica.

Dos planetas están en paralela (fig. 51) cuando se encuentran a los mismos grados de latitud eclíptica norte o sur, haya o no aspectos por longitud entre ellos.

PARALELA HORIZONTAL URANO-LUNA Y PARALELA VERTICAL JÚPITER-VENUS
PARALELA HORIZONTAL URANO-LUNA Y PARALELA VERTICAL JÚPITER-VENUS

Como se ve en la figura 51, hay 2 tipos de paralelas.

A la que hay en el ejemplo entre Urano y Luna se le llama paralela horizontal y, a la que hay entre Júpiter y Venus, paralela vertical. En este último caso, los planetas están en el mismo grado de latitud, pero uno está ubicado al norte y otro al sur.

La paralela es similar a la conjunción en lo que se refiere a que tiene tendencia a ser armónica, dependiendo ello del tipo de planetas que forman el aspecto. Pero, en lo que a potencia respecta, la paralela es un aspecto débil o, diríamos, que da matices a la interpretación. La paralela horizontal es más fuerte que la vertical.

Debe de quedar bien claro que dos planetas pueden estar en paralela (en el mismo grado de latitud eclíptica) estando a 10, 37, 58 o 139 grados de longitud eclíptica, por ejemplo.

Orbes.

Todos los aspectos descritos hasta ahora, incluida la paralela, se llaman ASPECTOS PARTILES o EXACTOS, pero hay otros aspectos que no son exactos, llamados ASPECTOS PLÁTICOS.

Un trígono, como ejemplo, es partil cuando hay entre los dos planetas que lo forman 120º. Pero si solo hubiera aspectos cuando sus distancias fueran exactas, en un horóscopo o carta natal habría pocos o ningún aspecto. Esto en realidad no sucede porque, en el caso mencionado, también hay trígono cuando la distancia entre dos astros es de 119º, habiendo en este caso un trígono plático o no exacto. Por tanto, hay un margen de tolerancia para la realización de un aspecto. Esto es lo que se denomina ORBE, el cual se define por una distancia en grados que se aplica a un lado y a otro del grado zodiacal donde caería el aspecto partil. Por ejemplo, si Saturno estuviera a 19 grados del Escorpión, uno de los dos trígonos partiles que podría lanzar caería a 19º de los Peces.

Como veremos en un momento el orbe del trígono son 9º. Tal como observamos en la figura 52, cualquier planeta situado entre 10º y 28º de los Peces lanzaría trígono a Saturno, como ocurre en este caso con Luna y Venus.

TRÍGONO SATURNO-LUNA (a 115º) y TRÍGONO SATURNO-VENUS (a 128º)
TRÍGONO SATURNO-LUNA (a 115º) y TRÍGONO SATURNO-VENUS (a 128º)

Los aspectos se dividen, de acuerdo al tamaño de sus orbes en:

-Aspectos de orbe mayor (9º): CONJUNCIÓN, OPOSICIÓN, TRÍGONO y CUADRATURA.

-Aspectos de orbe medio (6º): SEXTIL.

-Aspectos de orbe menor (3º): SEMICUADRATURA, SEMISEXTIL, QUINCUNCIO y SESQUICUADRATURA.

En el caso de aspectos de orbe mayor en los que intervenga una de las luminarias, el orbe puede subir por encima de 9º hasta 12º, aunque esto es también orientativo y las sutilezas de los aspectos se verán en niveles superiores de estudio. Un caso de estos últimos sería una oposición entre Marte a 2º de Escorpión y el Sol a 14º del Toro.

Veamos ahora un cuadro resumen de los orbes de todos los aspectos en la figura 81.

ASPECTOS ASTROLÓGICOS

Por supuesto, es lógico pensar que un aspecto es más fuerte cuanto más se aproxime al partil.

Hay dos clasificaciones de los aspectos que, aunque se usarán más adelante, es conveniente estudiar aquí.

Aspectos aplicativos y separativos.

Esta clasificación se refiere a los aspectos pláticos solo. El aspecto aplicativo es aquel que se está acercando al partil y, el separativo, el que se aleja del partil. Sabemos que los planetas tienen diferentes velocidades. Si, por ejemplo, la Luna está a 15º de la Balanza (figura 53) y Neptuno está a 18º del Macho Cabrío, hay una cuadratura de 93º entre ambos. Como la Luna es más rápida que Neptuno y la primera está detrás del segundo en el sentido del movimiento planetario normal, la Luna va a ir reduciendo poco a poco la distancia con Saturno:

CUADRATURA LUNA-NEPTUNO (a 93º)
CUADRATURA LUNA-NEPTUNO (a 93º)

93º, 92º, 91º … y  90º, formando en ese instante el aspecto partil.

Antes de llegar a él, el aspecto fue aplicativo. Luego la Luna seguirá acercándose a Saturno y el aspecto será separativo:

89º, 87º, 86º, etc. hasta que al llegar a los 80º, ya finalizado el orbe, no haya cuadratura.

Los aspectos aplicativos son más fuertes que los separativos.

Aspectos plenivalentes y no plenivalentes.

Se refieren solo al trígono, la cuadratura, la oposición, la conjunción, el sextil, el quincuncio y el semisextil. Se había dicho que cuando dos planetas estaban en trígono, se encontraban localizados en signos del mismo elemento, pero, en la práctica, eso no ocurre siempre porque un trígono, debido a su orbe, puede medir de 111º a 129º. En la figura 54 se ve claramente que el Sol, a 25º de los Peces, genera un trígono con la Luna a 3º del León, produciéndose este aspecto entre agua y fuego. Igualmente, puede suceder que haya planetas en cuadratura en signos de diferente cualidad, en sextil en signos de elementos no complementarios, en oposición entre signos no opuestos, en conjunción entre signos contiguos, en semisextil en el mismo signo, etc.

TRÍGONO SOL-LUNA (a 128º) NO PLENIVALENTE
TRÍGONO SOL-LUNA (a 128º) NO PLENIVALENTE
 
Todos estos aspectos son no plenivalentes, pues no cumplen las condiciones normales de las que se derivan sus atributos, las cuales ya fueron explicadas. Los aspectos plenivalentes, en cambio, sí cumplen esos requisitos: trígono de planetas en signos de igual elemento, cuadratura de planetas en signos de igual cualidad, etc. Los aspectos plenivalentes son más enérgicos que los no plenivalentes.

Para terminar con este apartado de los aspectos veamos otros sencillos conceptos.

Planeta libre de curso.

Es aquel que no envía ni, por tanto, recibe ningún aspecto. Por ello, su efecto es más original o más propio.
 

Planeta en combustión.

Un planeta está combusto cuando está a menos de 3º del Sol y, en el caso de Mercurio, a menos de 1º. Se puede decir que las cualidades del planeta están algo quemadas o chamuscadas, o bien en pleno ardor.
 

Planeta cazimi.

Está a menos de 16′ del centro del Sol, o sea, en contacto con el disco solar, cuyo diámetro aparente es de 32′ aproximadamente. El planeta en cazimi o en el corazón del Sol aumenta su fuerza y evita el efecto secante de la combustión.
 

Planeta en ocultación.

Se halla en conjunción con el disco lunar (similar al cazimi). En este caso las cualidades del astro están obscurecidas.
es Spanish
X