Saltar al contenido

Curso de Astrología

Combinaciones Planeta - Signo - Casa

Tabla de contenidos

Introducción.

Es conveniente que se haya realizado una buena meditación teórico-práctica sobre el sistema que se ha propuesto en la interpretación de las combinaciones planeta-signo. Por supuesto que, como en otros avances que iremos haciendo en la interpretación, no podemos esperar a tener un dominio elevado de un nivel de estudio determinado para poder acceder al siguiente.

Ello no solo sería poco práctico, sino también poco pedagógico, ya que ciertas cosas en la interpretación de los planetas en los signos, por ejemplo, no pueden ser entendidas hasta que sepamos realizar una interpretación global de la carta astral. Así, el dilatar excesivamente el ritmo de avance en la interpretación no es un buen sistema.

Pero el complemento a lo anterior viene dado por la posibilidad de que el alumno solo lea de manera superficial los ejemplos de planeta en signo y continúe enseguida, apenas sin detenerse, con el apartado que ahora estamos comenzando: interpretación de planeta en signo y en casa. Ello no es recomendable, pues a la vuelta de la esquina se notará el déficit, con lo que habrá que dar marcha atrás.

A tal efecto, no solo se recomienda que el alumno realice por sí solo otros ejemplos de combinación planeta en signo como ejercicio, sino que procure que a lo largo del día, en los pequeños instantes en que pueda pensar tranquilamente en ello durante un momento, haga otros ejercicios del mismo tipo pero solo mentalmente.

Para que se comience a desarrollar la intuición uraniana es necesario poseer un Mercurio con buen nivel gimnástico. Por supuesto que nos estamos refiriendo a la gimnasia mental del razonamiento analógico.

Si sigue usted este sistema, en pocos meses conseguirá el poder hacer una vuelta al zodíaco paseándose de la mano con un planeta que usted previamente haya elegido. Dicho de otra manera, en quince minutos que usted disponga libres, con o sin papel a mano, va a hacer con gusto una sencilla, pero completa tabla de ejercicios.

Escogerá un planeta, el cual al principio será aquel que considere más fácil y definido para usted. A partir de ese momento realizará un recorrido mental o escrito en su libreta de ejercicios, con el fin de ir combinando uno a uno todos los signos zodiacales con el planeta que previamente seleccionó. Por ejemplo, si eligió a Marte, iniciará el recorrido mental combinándolo con el signo del Carnero, luego con el Toro, etc.

Si ya, en un determinado momento, tiene una cierta facilidad sobre esta tabla de gimnasia mental, o bien si ya le resulta un poco monótona, puede hacer una variante interesante, que le dará una perspectiva más fina o diferenciada. Se trata ahora de elegir un signo zodiacal y comenzar a pasar todos los planetas astrológicos por él. En ningún caso este tipo de ejercicios deben de realizarse al estilo de los que suelen hacerse en la enseñanza oficial, con un desgaste mental característico y como si se repitiera la tabla de multiplicar.

Es preferible estudiar con este sistema cuando se esté en disposición interna para ello. Por supuesto que en ocasiones es necesario adoptar una disciplina de estudio, por lo que ponerse como meta hacer una ronda de estos ejercicios al día puede ser un buen sistema.

Al principio la meta será más modesta y adaptada a la realidad, pues solo analizar un planeta en un signo puede llenar bastante tiempo. Por tanto, es preferible que cada cual se haga su propio autoprograma de estudio de acuerdo a su experiencia.

Ejemplos de combinación Planeta-Signo-Casa.

A continuación vamos a estudiar 18 casos básicos de combinación de planeta en signo y en casa. Ya que en cada uno de ellos, antes de interpretar la posición del planeta en signo y en casa, se va a realizar por separado la de planeta en signo, vamos a adelantar a continuación qué 18 combinaciones de planeta en signo trataremos.

¿Qué se pretende con esto?. Muy sencillo. El alumno, antes de continuar con la lectura del presente apartado, introduciéndose en los nuevos 18 ejemplos de planeta en signo y en casa, va a realizar precisamente un ejercicio. A continuación se detalla una lista de 18 pares planeta-signo.

Realícelos uno a uno y vaya comparándolos con los textos. Será un buen test de autoevaluación, y por supuesto que no será el último. ¡Adelante!.

1. El Sol en el signo del Centauro.

2. La Luna en el signo del Cangrejo.

3. La Luna en el signo del Aguador.

4. Mercurio en el signo del Carnero.

5. Mercurio en el signo del Escorpión.

6. Venus en el signo de los Peces.

7. Venus en el signo de los Gemelos.

8. Marte en el signo del León.

9. Marte en el signo del Macho Cabrío.

10. Júpiter en el signo de la Virgen.

11. Júpiter en el signo de la Balanza.

12. Saturno en el signo del Toro.

13. Saturno en el signo del Centauro.

14. Urano en el signo de la Balanza.

15. Urano en el signo del Escorpión.

16. Neptuno en el signo del Centauro.

17. Neptuno en el signo del Macho Cabrío.

18. Plutón en el signo de la Balanza.

Recordemos que el tipo de cuadros recomendados para la interpretación inicial ha de seguirse utilizando hasta que se adquiera la suficiente soltura. Recordemos que las características de planeta en signo y en casa han de colocarse en el cuarto cuadrante en el sentido normal de lectura del esquema. Es decir, queda ubicado en el lado derecho del cuadro.

Veamos ahora por qué todavía hemos de diferenciar características armónicas y desarmónicas. Es sencillo. Hasta que todos los elementos fundamentales no entren en juego, no podemos definirnos en un sentido o en otro en la interpretación.

Lo que hace que un planeta se encuentre en un estado armónico o desarmónico son fundamentalmente los aspectos que recibe. En su momento, antes de entrar en la interpretación de planetas aspectados en signo y en casa, trataremos toda una filosofía esotérica y práctica acerca del valor de los aspectos astrológicos.

Por tanto, mientras no se tengan en cuenta los aspectos astrológicos, no podemos saber si el planeta en cuestión está en una situación conflictiva o no, así como las salidas y posibilidades de desarrollo plenas que posee. Mientras no se estudien los aspectos astrológicos, solo podemos tener la idea de si la situación del planeta en el signo es de debilidad (exilio y caída), de dignidad (domicilio y exaltación) o de peregrinaje (ni dignidad ni debilidad). Desde luego que esto es importante, pero no definitivo, ya que hemos estudiado que un planeta en exilio puede quedar fortalecido por aspectos armónicos intensos, como los trígonos. A la vez, un planeta en domicilio puede presentar problemas si recibe cuadraturas. Por todo ello, hasta que no estudiemos los aspectos astrológicos no podremos determinar si un planeta se encuentra con vibraciones de tipo consonante o disonante; pero, además, tampoco podremos saber si el planeta, por ejemplo, en ciertas manifestaciones es armónico y en otras no, así como una amplia gama de posibles combinaciones.

Estos son en síntesis los motivos por los cuales en el nivel que ahora vamos a desarrollar (planeta en signo y en casa), seguiremos diferenciando sus cualidades equilibradas y desequilibradas.

Sol en el signo del Centauro

La individualidad se encuentra impregnada del magnetismo del susodicho signo, o dicho de otra forma, las características esenciales de la persona se expresan o manifiestan según las energías del signo del Arquero.

De ese modo, la esencia de la persona puede desarrollarse en algunas de las zonas coherentes del signo del Centauro.

EXPLICACIÓN COMPLEMENTARIA:

Digo zonas coherentes por el hecho de que en un mismo signo zodiacal hay, como ya sabemos, grupos de características bien diferenciados y hasta incluso incompatibles entre sí. Como ejemplo, en el signo del Arquero tenemos dos aspectos fundamentales, siendo uno el de la naturaleza de su parte humana y otro el del caballo. Pero todavía queremos llegar más allá en la explicación.

Bajo el signo del Centauro podemos encontrar a un tipo de ser humano generoso, filantrópico y elevado; bien integrado en la sociedad, actuando en ella de forma organizadora y liberal, pretendiendo siempre elevar los valores humanos y morales, no solo en sí mismo sino en los que le rodean; su talante es netamente cultural y espiritualista, sintiendo un gran respeto por otras culturas y formas de pensar, a las cuales procura entender; se sabe desenvolver socialmente con soltura y en lo concreto piensa a lo grande, por lo cual suele acceder a funciones organizadoras y expansivas como papel social o profesional; su gusto por lo elevado y la filosofía no le limita su inclinación al buen humor y a alternar con círculos en los cuales existe también un gusto por los debates filosóficos o de opinión, etc.

De esta manera hemos definido muy por el aire una zona coherente del signo del Centauro, al igual que existen otras muchas. Se ha de tener en cuenta que respecto a un mismo signo zodiacal no se puede pensar en absoluto que exista un solo estereotipo humano. Existen varios importantes, los cuales hemos de ir conociendo y familiarizándonos con sus cualidades y defectos.

Por otro lado, es importantísimo saber desde ahora que la cosa no es tan sencilla, ya que en este momento nos estamos refiriendo a los modelos o estereotipos, no del signo del Centauro en sí, sino del Sol en el signo del Centauro, es decir, nos hemos detenido en uno de los modelos de la individualidad sagitariana. Poco a poco, gradualmente, iremos logrando el manejar mentalmente con cierta soltura los estereotipos de Marte en el Centauro, por ejemplo. En este menester es totalmente útil la labor de la imaginación creativa, pues facilita el ver de manera más realista toda una gama de escenas, vivencias, experiencias, etc., acercándonos más así a la realidad del ser humano. ¡Pero poco a poco!.

Continuando con lo que son los modelos básicos del Sol en el signo del Centauro, nuestro primer tipo descrito era de una calidad humana bastante elevada, sin llegar a lo demasiado ideal, pero, evidentemente, no es el tipo común del signo del Centauro.

Sin pretender en lo más mínimo sentar cátedra al respecto, podemos hacer un intento de conjugar ese tipo común del Sol en el Centauro. Por lo general su talante psíquico es el del optimismo, el cual muchas veces es más fachada que otra cosa.

Por lo general suele amar el deporte o, como mínimo, muchas facetas de su vida las toma como si fueran un deporte.

Socialmente gusta de ir ampliando sus círculos de movimiento, siendo su ideal al respecto el ir penetrando en aquellos en los que por lo menos exista una cierta abundancia. Eso no quita que participe en tertulias de opinión o debate ideológico con cierta frecuencia. La política le atrae, pero especialmente desde el punto de vista de la ideología o los fundamentos inspiradores. Desde el ángulo emocional-afectivo, suele albergar cierta dosis de idealización de la otra persona, pero queriendo siempre que su independencia personal se mantenga sana. Por lo general, tiende a ser también pletórico y abundante en el terreno afectivo, hasta que el caballo ya se encuentra un poco más cansado y piensa casi siempre en una comodidad burguesa. Por supuesto que esto depende de la posición de los planetas netamente afectivos.

Pues bien, en un hilo conductor que ya se ha marcado podríamos continuar durante páginas y más páginas, pero ese no es el fin que nos trae aquí. Es preciso, por tanto, que el estudiante continuamente observe a las personas que le rodean, aparte de a sí mismo. Sabiendo el signo solar y el ascendente de las personas que conocemos podemos obtener muchas interesantes conclusiones observando sus conductas y actitudes. Lo ideal, por supuesto, es realizar una gran cantidad de horóscopos, para así tener todos los elementos necesarios.

EXPLICACIÓN COMPLEMENTARIA:

Quizás al lector le haya sorprendido un poco que, explicando el segundo estereotipo sagitariano, nos hayamos atrevido a sonsacar sus tendencias afectivas generales. Al respecto hay que decir que el Sol es el tronco fundamental del ser -la individualidad- o el centro de lo humano. Por ello no es lo mismo que, estudiando a dos personas con la Luna en el Cangrejo y Venus en los Gemelos, una posea al Sol en el Centauro y otra al astro solar en el Toro. Ello es claro, pues la individualidad trata de expresarse en todos los terrenos y experiencias. Otra cosa bien distinta es hacer estudios detallados partiendo solo del Sol y sin tener en cuenta el resto de los planetas.

EXPLICACIÓN COMPLEMENTARIA:

Otro elemento muy digno de tener en cuenta es el considerar el sexo (varón o hembra) del interpretado, en el caso de que ya estemos haciendo nuestros pinitos de interpretación con los datos de alguna persona en concreto. A la hora de establecer las zonas coherentes de planetas en signos, se ha de valorar que hay ciertos planetas que afinan de por sí más con la mujer y otros más con el hombre.

No es lo mismo que una mujer posea un Marte muy potente que si ello sucede en un hombre. La razón es clara, pues Marte es un planeta que desarrolla energías de mando, luchadoras, competidoras, etc. lo cual implica distintas experiencias en el hombre que en la mujer. Ello no solo se debe a los condicionantes sociales, sino que las diferencias de polaridad psicológica entre el hombre y la mujer son innegables para quienes ven las cosas con equilibrio.

Igual que en lo físico existen elementos y funciones diferenciados entre los dos sexos y encaminados a la polaridad creativa entre ambos, desde el punto de vista psíquico igualmente sucede lo mismo. Es un error pensar que esas diferencias psicológicas son solo producto de una incorrecta educación.

Otro tema totalmente distinto y complementario a este es lo que se refiere a la igualdad de derechos o de posibilidades, pero todavía en ese campo necesariamente tienen que observarse diferencias. La naturaleza da el derecho al varón de participar en la procreación, pero no es el que le corresponde gestar al nuevo ser ni atenderlo en su alimentación durante los primeros meses.

Las civilizaciones decadentes se caracterizan de forma fundamental por querer uniformizar, eliminando a las individualidades, a las diferencias entre los pueblos, etc.

Por supuesto que podemos afirmar que también estas culturas tienden a uniformizar a los dos sexos, con lo cual se va directamente en contra de las leyes naturales.

CONTINUACIÓN DEL SOL EN EL SIGNO DEL CENTAURO:

Todavía tendríamos que definir por lo menos a un tipo inferior del Sol en el signo del Centauro (tercera zona coherente). Lo haremos brevemente.

El Sol en el Centauro situado en una posición inferior -de acuerdo a aspectos astrológicos y otros elementos- hace que la individualidad esté marcada por una moral o filosofía de la vida elástica y que se adapta a la búsqueda de una vida resuelta y sin complicaciones. Se ponen las energías fundamentalmente en lo que hemos dado en llamar la falsa fachada de la personalidad.

Se quiere mostrar el yo como espléndido y respetable, cuando lo que predomina es la superficialidad interior y la necesidad de mantener un estatus social que de más satisfacción a los instintos. Así, las ideologías y las opiniones van en función de la mencionada pantalla social. Por tanto, nos topamos con un fanfarrón, tanto en sus relaciones sociales como en las afectivas. No es raro que la desbordante vitalidad conduzca a la infidelidad en todos los sentidos.

* * * EL SOL EN EL CENTAURO Y EN LA CASA I:

La presencia de cualquier planeta en la primera casa hace que las cualidades que manifiesta este estén en relación directísima con la personalidad del “dueño” de la carta astral. La casa I tanto representa los retoques de la individualidad (recordemos que esta casa está en analogía con el signo del Carnero, que es exaltación del Sol y tiene como palabra-clave yo soy) y las formas concretas de conducta. Así, un Sol en la casa uno hace que la individualidad sea de cualidades muy solares, bien armónicas o desarmónicas.

Así, en el caso concreto que tratamos, encontraríamos a una persona vital por el Sol y que dirige sus energías fundamentalmente hacia los asuntos propios del Centauro: expansión social, viajes, cultura, deporte, amoríos “deportivos”, etc. La casa I es la de la manifestación del yo, por lo que esa individualidad se expresará de manera jovial, optimista, integrada socialmente, fanfarrona, etc.

* * * EL SOL EN EL CENTAURO Y EN LA CASA III:

La casa III es la del ambiente de la educación y de la mente concreta.

El Sol en esa posición indicaría la existencia de algún personaje con cualidades solares sagitarianas que puede influir en la formación intelectual de la persona. Pero como el Centauro no solo se refiere a lo intelectual concreto sino a lo moral-filosófico, esta persona deja su estela no solo en cuanto a conocimientos sino en lo referente a valores. Otra posibilidad sería el hecho de que, en caso de una posición desarmónica, la persona en su época de colegio no atendiera a sus estudios porque se encuentra embebido en el deporte y en las correrías con los amigotes.

En el sentido contrario, como alumno destacaría por su interés por las filosofías y las distintas formas de pensar, el cual aumentaría en los viajes que pudiera realizar durante esa etapa.

Luna en el signo del Cangrejo.

La imaginación, el romanticismo y la emotividad se expresan a través del acuático signo del Cangrejo. Así la Luna está en su único domicilio. Lo hogareño y maternal se encuentran fortalecidos, el inconsciente sugiere las más bellas fantasías, el sentido poético se acentúa, la dulzura se proyecta de forma cardinal hacia fuera, el ambiente de intimidad y de protección se genera hacia los más allegados, etc.

Por supuesto que para que un planeta en domicilio pierda gran parte de sus cualidades armónicas, es necesario que reciba aspectos desarmónicos y que a la vez no se pueda apoyar en ninguno armónico. En este caso, la Luna en el Cangrejo genera rarezas, timideces, iniciativas románticas que quedan en sueños, susceptibilidad, apatía y depresión psíquica…

* * * LA LUNA EN EL CANGREJO Y EN LA CASA II:

Las entradas económicas estarán en función de algún negocio o actividad familiar, con mayores posibilidades de que la madre sea la más influyente. En cualquier caso, ella será importante desde el punto de vista económico durante un período de la vida.

A la vez, los gastos económicos irán dirigidos sobre todo a crear un ambiente de protección y seguridad psíquica en el hogar. No se puede descartar, lo cual se confirmaría o no por los aspectos astrológicos, que haya algún ingreso económico en relación con el arte.

Otras posibilidades de entradas son las relacionadas con la alimentación, el mundo de la mujer y de los niños, etc.

Si la Luna está débil, existiría en lo material una demasiada dependencia de la familia, unida a los caprichos y la apatía de la voluntad. Se estaría como dentro de una concha.

* * * LA LUNA EN EL CANGREJO Y EN LA CASA IV:

El ambiente familiar de los padres es netamente de agua, es decir, afectivo. La figura de la madre marca experiencias de dulce afecto y protección. Si la Luna se encuentra bien aspectada en esa casa, podemos decir que la alimentación es buena durante la primera época de la vida, tanto la alimentación física como la psíquica. Si, por el contrario, la Luna está desarmónica, se presume que los apegos y el demasiado maternalismo entorpecen el desarrollo fuera del ambiente del hogar. Esto es especialmente cierto estando la Luna en signo de agua, y más concretamente en el Cangrejo. La infancia viene muy determinada por la imaginación, así como las experiencias afectivas, las cuales quedarán como recuerdos o impresiones inconscientes, lo cual será en la época adulta el bagaje del pasado o la entidad propia que viene del pasado.

Luna en el signo del Aguador.

Los sentimientos hogareños y románticos, así como la imaginación y la psiquis inconsciente, se expresan mediante el uraniano signo del Aguador. La relación entre la Luna y el corregente Saturno puede hacer surgir cierta melancolía de vez en cuando, pero por lo general la imaginación (la Luna) se suele encontrar dirigida e ilusionada hacia las amistades, la fraternidad, lo platónico y el compañerismo. Los sentimientos románticos en el Aguador tienen la ventaja con respecto a la posición en signos de agua de que no existe el apego sofocante.

Pero, debido a que la psiquis afectiva es en buena parte mental, puede faltar algo de expresión dulce hacia fuera. Es decir, con la Luna en el Aguador la persona vive la amistad y el intercambio fraternal, pero en ocasiones podría parecer según los aspectos del planeta como un tanto fría en la expresión de los sentimientos. Hay algo así como una lucha o bien una sintonía, dependiendo del caso, entre lo psicoafectivo y la libertad personal mental.

En todos los casos, los patrones de desarrollo psicoafectivo están marcados por lo novedoso, bien en la línea original futurista o en la excéntrica alocada.

* * * LA LUNA EN EL AGUADOR Y EN LA CASA VI:

La casa sexta es la de la salud y las enfermedades leves, el trabajo cotidiano, el ambiente laboral, etc.

La Luna define un tipo de trabajos en los cuales se está en contacto con el público, lo cual implica en sí aunque no se quiera, el estar en contacto con el ambiente psicoafectivo de este. También la Luna puede representar el trabajo en relación con la mujer, los niños, la alimentación, etc. En este caso podría hacer referencia a que esas experiencias se tienen en trabajos fuera del hogar o, en el caso de la mujer especialmente, se puede relacionar también con su trabajo de ama de casa. La casa seis son las labores cotidianas, entre las cuales entran en sí las del hogar, por supuesto.

El signo del Aguador en cuanto a lo laboral se refiere al trabajo en equipo, los ambientes en los que se hace uso de técnicas modernas, los medios que son de por sí estresantes (por la influencia uraniana), etc.

En lo que a la salud respecta, encontramos al planeta que se relaciona con la digestión, situado en un signo que en lo fisiológico, por Urano, se conecta con el sistema nervioso consciente. Así la digestión y asimilación de los alimentos pueden acelerarse por la influencia del Aguador. Saturno representa a la tierra o las sales minerales (oligoelementos), los cuales poseen una relación directa con el sistema nervioso. Puede que se produzca un déficit en su asimilación, lo cual repercute en la calidad de la nutrición y ello influye en el sistema nervioso. Se han de evitar igualmente las prisas al comer y el nerviosismo a la hora de tomar los alimentos.

* * * LA LUNA EN EL AGUADOR Y EN LA CASA VII:

La casa séptima es el sector terrestre en el que estudiamos la personalidad e incluso la individualidad del cónyuge, o los cónyuges en su caso. También el sector siete es el área donde se interpreta el ambiente general del matrimonio y de la experiencia matrimonial. Se ha de tener en cuenta que el esposo o la esposa poseen su propia carta natal, con lo cual lo que interpretamos en la casa VII es la parte de ellos que realmente va a influir en el interpretado.

A la hora de establecerse una relación, por lo general son ciertos elementos de la vida y la personalidad de cada uno de los dos miembros de la pareja los que entran en contacto de manera más relevante, para formar lo que llamamos la relación matrimonial en sí. Dicho de otra manera, en la casa siete lo que podemos analizar del cónyuge son aquellos aspectos de él que son determinantes a la hora de la relación, tanto desde el punto de vista equilibrado como desequilibrado.

Por tanto, en la casa siete podemos repasar las características más relevantes del yo del cónyuge, en primer lugar. Luego, también el ambiente general del matrimonio, así como las experiencias que en sí proporciona al interpretado, son otros temas a estudiar en la séptima área. Como tercera importante posibilidad, se encuentra la de que a través de la casa siete profundicemos en la actitud y comportamiento del “propietario” de su carta astral en su matrimonio. Esta última se manifiesta cuando se dan unas condiciones concretas astrológicas que ya estudiaremos en su momento.

La Luna en el Aguador en la casa VII ha de verse de distinta forma dependiendo de si el interpretado es hombre o mujer. A partir de ahí obtendremos el dato de si la casa siete se refiere al esposo o a la esposa.

Una esposa y una experiencia matrimonial definidas por la Luna en el signo del Aguador y en la casa VII, expresa ciertamente la función maternal de la Luna, pero se ha de concretar a la posición en signo de este planeta. Así, la Luna en el Aguador expresa que el sentimiento romántico idealizado es uno de los sustentos de la relación o, también, un concepto de hogar moderno y en el que se combinan adecuadamente la libertad y el cariño.

Si esa ilusión se pierde, la relación puede derivar en sentimientos de rebeldía mutua o de cierta frialdad en la expresión emocional, ya que la psiquis se encuentra volando por esferas mentales utópicas.

Si se tratara de un hombre o esposo, su temperamento sería a medias entre lo hogareño y lo desapegado o intelectual.

En todo caso, lo que sí debe de haber es una combinación entre lo afectivo y la comunicación mental amistosa (polaridad Luna-Aguador).

Mercurio en el signo del Carnero.

Mercurio es la mente concreta, las facultades expresivas, la razón, la comunicación…

En el signo del Carnero visualizamos una mente forjada en la acción, de enérgicos y bravos proyectos que asumen el riesgo y la espontaneidad.

El signo del Carnero es cardinal y de fuego. Los instintos o los ideales hacen que la mente se exprese con brío y a veces agresividad en las formas de expresión.

Es normal, por tanto, que los pensamientos, las ideas y los hilos conductores del razonamiento estén inspirados, por ejemplo, en instintos de mando personalista y en afanes de vencer al enemigo.

Desde el punto de vista armónico, las columnas del pensamiento son la lucha por definidos ideales y el sentido de lo pionero e iniciador en algún terreno práctico.

En cuanto a las dotes de comunicación, estas se enmarcan en la espontaneidad, la seguridad personal, la extroversión enérgica, la definición clara en los temas y la energía en la expresión.

En su sentido desequilibrado, la expresión es dura, a veces despiadada, con falta de respeto por las opiniones ajenas y demostrando poco control sobre la agresividad verbal.

* * * MERCURIO EN EL CARNERO Y EN LA CASA V:

La casa cinco habla de la proyección de la creatividad de la persona de que se trate. Así, los hijos, las aventuras amorosas o noviazgos, las diversiones y el ocio, los placeres, los negocios o inversiones, y las obras creativas son manifestaciones de la mencionada casa terrestre. Mercurio en esta casa es un elemento que genera comunicación, flexibilidad, velocidad, inconstancia y adaptación en los asuntos correspondientes.

Mercurio en el Carnero en el sector cinco en cuanto a noviazgos y aventuras amorosas provee de una capacidad de comunicación rápida y directa de los sentimientos o los impulsos. Por ello, la definición de las relaciones será rápida. Si existe comunicación directa y espontánea, así como cierta velocidad en la relación, puede llegarse a algo.

Si, por el contrario, surgen sobre la marcha manifestaciones expresivas bruscas y no controladas, se produce una ruptura del precipitado acuerdo. Se tenderá, por tanto, a tener varias experiencias más bien de corta duración hasta que se consiga la buscada sinceridad directa. La relación no puede ser monótona ni dando lugar a los apegos gratuitos.

Con respecto a los hijos, esta casa expresa la personalidad o individualidad más destacada de ellos en relación con el “dueño” de la carta astral. Como ya se comentó en el caso de la casa siete, las otras personas poseen sus propios mapas natales, con lo que en la carta del interpretado solo sobresaldrán los aspectos más relevantes en la relación.

También puede interpretarse en la casa cinco la actitud y comportamiento del nativo (el interpretado) en cuanto a los hijos, lo cual debe confirmarse con elementos astrológicos que se explicarán en su momento.

Los hijos en analogía con Mercurio en el signo del Carnero son de un carácter vivo y expresivo, pero no es raro que el demasiado aceleramiento mental y verbal genere cierta agresividad en la comunicación.

Si son varios hermanos, ha de evitarse que surja envidia (Mercurio) o competitividad entre ellos. Siempre la base de la relación es la comunicación amistosa y clara de los padres con los hijos. No está de por demás que a estos se les enseñara relajación desde corta edad.

* * * MERCURIO EN EL CARNERO Y EN LA CASA VIII:

A través de la casa ocho podemos estudiar aquellas experiencias tanto internas como externas que son el motor de transformaciones más o menos críticas en el ser humano. Estas pueden estar caracterizadas por una labor consciente de autoperfeccionamiento o por el sufrimiento, que es el que muchas veces necesitamos vivir para despertar en algún sentido.

Dependiendo del planeta o los planetas que se encuentren en este sector terrestre, así como de sus aspectos, puede manifestarse un interés o contacto con el esoterismo o las ciencias de lo interno. Como mínimo, la casa ocho en todos los casos representa aquellas vivencias que producen una muerte o una transformación psíquica.

No olvidemos que el sector ocho, en analogía con el signo del Escorpión, es una ventana al manejo que la persona hace de sus energías internas; podríamos decir de una manera un tanto simple, del uso de su “combustible”.

Al situarse en la casa ocho, Mercurio en el Carnero es el foco de la transformación personal del interpretado. Con frecuencia lo que más nos hace cambiar es la experiencia o la vivencia que no nos gusta de entrada, pero que con el tiempo resultó ser una fuente inagotable de tesoros ocultos. Pero ello no quita que la naturaleza humana muchas veces huya de lo que puede ser en realidad su salvación respecto a niveles inferiores de la vida.

Si Mercurio en esa posición se encontrara bien aspectado, significa que la mente activa y dinámica es la que puede transformar la vida de la persona. Sus energías internas se manifiestan mediante la razón en proyección hacia fuera.

Con Mercurio en el Carnero en casa VIII y en posición desarmónica, los instintos se pueden expresar a través de la razón, la cual quedaría como una mente impulsiva y a veces agresiva. Pero no debemos de pasar por alto que la casa ocho es el sector de lo oculto, lo cual hará que existan ciertas dificultades en la expresión exteriorizada de los planetas que allí se encontraran ubicados.

Así, debido a la forma de dinámica del sector escorpioniano, por lo general se suele acumular una energía hasta que se manifiesta de forma potente y crítica.

En el caso que tratamos, si Mercurio se encuentra desarmónico, existirá una acumulación de energía mental y comunicativa, la cual se puede proyectar en cierto momento con agresividad (Carnero).

Mercurio en el signo del Escorpión.

Se encuentra el planeta peregrino y en un signo de agua. En cualquier caso, ya sabemos que el Escorpión es un signo de agua bastante especial, pues sus regentes son dos planetas muy fuertes en cuanto a las energías que desplazan.

Mercurio en el signo del Escorpión es un signo de astucia, ya que la razón es capaz de penetrar en los terrenos que para muchos están ocultos. No cabe duda de que indica una mente concreta no exenta de crisis y transformaciones, pero que ahonda y profundiza, no quedándose en la cáscara.

Los temas en los que pueda haber intriga o misterio son aquellos por los que la mente intelectual se ve atraída. No es descartable que, aunque Mercurio tiene que batallar algo con la compleja psiquis escorpioniana, exista bastante poder de concentración y de identificación con los temas que se tratan.

También hay peros, y uno de ellos es el de la ironía y el sarcasmo a la hora de usar los medios y energías comunicativos. La lengua puede ser algo así como un bisturí.

Los temas morbosos y oscuros pueden ser un vicio en la mente.

En cuanto a las capacidades comerciales que el mercurial planeta también regenta, se ha de decir que la sagacidad y el callar son los puntos fuertes de esta posición. El parlanchín Mercurio suele estar más controlado en el signo del callar (el Escorpión).

* * * MERCURIO EN EL ESCORPIÓN Y EN LA CASA X:

La casa décima es la que nos dirige al estudio de las experiencias sociales de la persona.

Pero dentro de la casa X existen algunos aspectos más profundos. Este sector es el que tiene que ver con los objetivos y metas a largo plazo en la vida del ser humano, así como su desarrollo en la práctica, tanto en cuanto a éxitos como en fracasos.

La casa diez es hacia donde vamos, mientras que la cuatro es de donde venimos. Explicado así, si pudiéramos ver más adelante en el tiempo la trayectoria total o general en la vida de la persona o, expresado de otra forma, el surco que ha ido marcando en su existencia, nos situaríamos viendo todo esto desde la casa número diez.

Por ello, la casa diez es la de la vocación, que en buena parte puede ser la profesional; pero de alguna forma el sector décimo es el objetivo primordial de la vida en lo práctico y realista, y la influencia saturniana de este sector (casa diez, signo diez, regente Saturno) coloca todos estos asuntos bajo el dominio del tiempo y de la voluntad.

El sector diez terrestre es igualmente la relación con la sociedad, es decir, con el mundo de la calle. Aquí podemos encontrar desde los reconocimientos públicos hasta los escándalos, desde el poder que se ejerce hasta la ruina económica…

EXPLICACIÓN COMPLEMENTARIA:

No en vano los planetas que se encuentran cerca del medio del cielo se dice que están en “elevación” o “elevados”, y cuanto más cerca del medio del cielo (cúspide o comienzo de la casa diez), más elevados están. Se suele llamar “planeta en elevación” al que está más elevado de los diez.

Pero la elevación puede ser tanto a un lado como a otro del medio del cielo, es decir tanto hacia el lado de la casa diez como al de la nueve; aunque, en el sentido estricto de la palabra, de acuerdo al movimiento de las casas terrestres, los planetas salen subiendo sobre el punto ascendente hasta llegar a la casa diez y al medio del cielo, para luego comenzar a descender hacia el descendente pasando por la casa novena.

En cualquier caso, si el planeta más elevado o cercano al medio del cielo en un horóscopo fuera uno situado en la casa novena, ese sería sin duda el planeta “elevado”, aunque en el verdadero sentido de la palabra no podríamos decir que estuviera en elevación, ya que en realidad está descendiendo hacia el horizonte Este.

Pero al punto central que queríamos llegar es a tratar de entender por qué las casas más elevadas son la nueve y la diez o, dicho de otra forma, las casas en las que los planetas se encuentran más elevados. Cuanto más elevado se encuentra un planeta, se dice que más fuerza tiene.

Es evidente que posee más energía en los asuntos regidos por el medio del cielo, cuanto más próximo a él esté. Pero también suele ser comúnmente aceptado que su fuerza es mayor respecto a todo el resto de la carta astral. Ese o esos planetas elevados son algo así como las luces o las lámparas que alumbran la vida de la persona.

Curioso es observar los asuntos que las casas nueve y diez regentan. Puesto que ya estamos familiarizados con ellos, en síntesis recordaremos que los ideales y la filosofía de la vida están en la casa novena, mientras que los grandes objetivos concretos a largo plazo, o lo que podríamos llamar nuestras grandes metas vocacionales, se encuentran con el sector décimo.

Así, dos grandes colosos planetarios, Júpiter y Saturno, son los que por afinidad con los sectores nueve y diez, guían dos áreas en la vida de la persona que, por el razonamiento que hemos hecho, se presentan como de vital importancia en la vida.

La idea sugiere claramente la necesidad de que ambas energías de las casas novena y décima se encuentren realmente equilibradas para que la luz sea completa hacia el resto de la carta astral.

CONTINUACIÓN DE MERCURIO EN EL ESCORPIÓN Y EN LA CASA X:

Esta posición indica la tendencia de la persona a moverse en ambientes sociales marcados por Mercurio en el Escorpión, es decir, aquellos en los que la inteligencia y la astucia combinadas son claves. Aparte, la comunicación ha de ejercerse en medios en los que por lo general mucha información permanece oculta, y saber callar es tan importante como acertar con las palabras, ya que de existir críticas sociales hacia la propia labor del interpretado, éstas serían bastante mordaces.

En cuanto a las posibles aptitudes profesionales, podemos decir que Mercurio en el Escorpión define una mente con sangre fría. La mera posición de un planeta en la casa diez no es suficiente para definir una actividad profesional concreta, pues es necesario realizar un estudio de conjunto, tal como se verá más avanzado en el curso.

Lo que sí podemos decir son algunas de las posibles aptitudes que tal posición planetaria de por sí facilitaría. Entre ellas podemos citar el manejo celoso de los dineros, ya que el propio planeta Mercurio rige el intercambio monetario a pequeña y mediana escala, pues el alto nivel es jupiteriano fundamentalmente. Otra opción es, en el plano ya más intelectual de Mercurio, las profesiones que requieren una alta capacidad de penetración, que sería algo así como una cirugía mental. Entre ellas se encuentran algunas ramas de la ingeniería e incluso de la medicina pero, como ya hemos dicho, ello habría de ser confirmado en lo concreto por otros factores. En cualquier caso, lo que sí es cierto es que las mencionadas cualidades mentales o comerciales son desarrolladas.

El signo del Escorpión en sí respecto a la casa diez, supone ambientes por lo general fuertes, en los cuales caben esperarse tanto experiencias muy autorrealizadoras, como otras con su buena dosis de veneno. Por ello, con la posición de Mercurio, la base se encuentra en la astucia, la rapidez y el desarrollo rápido de las oportunidades en esos ambientes. La trayectoria vital de la persona se encuentra muy marcada por la necesidad de penetrar con la razón en lo que para otros queda como oculto o misterioso. Expresar o comunicar esas conclusiones y pensamientos es otro motivo central en la vida.

* * * MERCURIO EN EL ESCORPIÓN Y EN LA CASA XI:

La casa once suele definirse a secas como la casa de las amistades o de los amigos.

Efectivamente, este sector terrestre realiza un buen resumen de las experiencias más relevantes en torno a los amigos, así como el tipo de amistades con las que la persona tiende a toparse y tomar contacto, tanto para tener problemas como para vivir intensas experiencias de comunicación.

La casa once es por lo general la de los amigos, aun cuando no se descarta el hecho bien conocido de que los malos amigos pueden ser los peores enemigos.

Ahora, bien es cierto que desde la antigüedad esta casa terrestre se relaciona con los amigos o conocidos benefactores, pudiendo llegar incluso a representar lo que en el Renacimiento se conoció por el nombre de mecenas. Es decir, representaría también este sector terrestre a una serie de personas que pudieran en un momento dado servir de protectores, fundamentalmente en cuanto a proyectos intelectuales originales.

Pero, además, la casa onceava se relaciona con la posible participación del interpretado en asociaciones o clubs de tipo intelectual, fraternal o ideal.

El sector once debe, por lógica astropsicológica, de contener algún otro significado, ya que se corresponde con el signo número once, el Aguador, el cual es el signo de lo futurista, de la intuición, etc. Así, los proyectos e ilusiones cara al futuro o, lo que podríamos llamar en sentido figurado “los cielos abiertos en la mente”, son otros temas interesantes de este sector. Son las utopías y las esperanzas.

La casa once, para terminar, siendo la opuesta de la cinco -el ocio vital- representa el ocio intelectual o los hobbies, que son esa zona de refresco mental tan necesaria por las energías que se mueven es este área terrestre.

Mercurio en el Escorpión en la casa XI en cuanto a la relación con las amistades supone de entrada un factor mercuriano al respecto, el cual induce a la movilidad en lo que a conocidos y amistades se refiere, teniendo en cuenta que este planeta es el segundo más rápido.

Mercurio, por otro lado, representa comunicación viva, que bien puede ser superficial, netamente amistosa o de carácter intelectual. Predomina la adaptabilidad, o también, la inconstancia, con lo que las amistades pueden ir y venir con bastante fluidez, muchas veces sin dejar huella.

Lo que sucede concretamente con Mercurio en el signo del Escorpión en casa XI es que la comunicación siempre es de fondo. Bien puede suceder que los temas sean de tipo morboso o un tanto obscuros, bien que se tienda con demasiada facilidad al sarcasmo y a la crítica destructiva o, en sentido armónico, que el intercambio de pensamientos sea poniendo siempre el dedo sobre la llaga, con lo cual se madurará más por parte de todos. No es raro que se acumulen en la relación amistosa ciertas cuestiones que no se expresan y que llegado un momento explotan oportuna o desafortunadamente.

Entre los hobbies intelectuales por supuesto que entra la afición mercuriana por informarse e ilustrarse, aunque Mercurio por sí solo no tiende a profundizar demasiado en ningún tema. Por el contrario, situado en el signo del Escorpión, Mercurio trata de llegar siempre a lo más escondido. Así, desde los temas de intriga hasta los semiesotéricos, puede haber toda una amplia gama de intereses para refrescar la cabeza en los momentos de ocio.

Venus en el signo de los Peces.

En esta posición, el planeta se encuentra en exaltación.

Venus en un signo de agua dulcifica toda la expresión y la vivencia interna del amor personal, así como del aprecio de la belleza y el arte.

Encontrándose Venus en este signo, entra en contacto con las fuerzas vibratorias de Neptuno y Júpiter. Ello hace que la entrega y la inspiración sean mayores.

El peligro se encuentra, por supuesto, en los sentimientos de tipo pseudomístico y algo barrocos, en los cuales la pena y la lástima ahogan una verdadera ayuda práctica al que la necesita.

Así, el signo de los Peces para Venus puede ser índice de inspiración y de sacrificio de lo personal hacia lo superior.

En el sentido inverso, lo que puede coger Venus de los Peces son una serie de prejuicios y limitaciones impuestas por conceptos religiosos dogmáticos.

Venus en los Peces puede ser tanto el amor sublime como el amor ignorante y supersticioso.

En esta posición planeta-signo el sentido de lo estético siempre busca lo superior, o la representación de lo que está por encima de lo humano, pero ello puede manifestarse con equilibrio o con actitudes fanáticas.

Neptuno acentúa las percepciones inconscientes en el terreno del amor y de la belleza, pero de la misma manera puede hipersensibilizar o crear rarezas, evasividad, aislamiento, imaginación descontrolada, etc.

Un planeta en exaltación gana en fuerza, con lo que la capacidad de entrega en este caso está muy aumentada. Venus en el signo de los Peces da la cualidad del amor como ayuda psíquica. Es decir, el amor no sólo se trasmite a través de los sentidos o de las percepciones emocionales, sino que cala en el nivel subconsciente y deja allí una profunda huella. Se puede infundir o sugerir la paz interna y el equilibrio psíquico interior.

Venus en el signo de los Peces es una de las combinaciones más puramente artísticas que podemos encontrar, pues refina los sentidos físicos y las percepciones sutiles en cuanto a la armonía y la estética universal.

Como ya ve el lector, según vamos viendo más ejemplos de combinación planeta-signo, no nos detenemos tanto en detallar el mecanismo que ya hemos ido explicando gradualmente para obtener la información de la combinación que tratamos. Por ello, el estudiante ha de ir entresacando en cada momento el por qué se dice tal o cual cosa en cada explicación.

Si decimos que Venus en el signo de los Peces no sólo transmite amor (en su sentido armónico) desde el punto de vista sensual o siquiera afectivo, sino que además lo hace en lo que al nivel subconsciente se refiere, el estudiante ha de entender que ello se debe al propio signo de los Peces subconsciente) y a su regente Neptuno, el planeta del subconsciente y de las vivencias astrales sutiles.

Por tanto, a partir de este nivel no voy a detenerme tanto en la explicación del por qué de cada razonamiento analógico, lo cual significa que el lector sí ha de pararse cada vez que sea necesario hasta que aclare el por qué de las analogías descritas.

Si después de haber realizado el pertinente esfuerzo continúa sin aclarar algún punto, anótelo en su cuaderno de dudas y deje la idea en incubación. Continúe entonces avanzando con el curso. Es posible que pasados unos días encuentre la solución, bien porque ha dejado el tiempo suficiente de maduración o debido a que sus nuevos conocimientos le han aclarado los precedentes. Si de ninguna manera llega a la claridad en la duda, consulte entonces a su profesor.

* * * VENUS EN LOS PECES Y EN LA CASA IX:

La casa número nueve es la que define la perspectiva global que la persona tiene de la vida. Recordemos que Júpiter es el planeta de lo que abarca mucho, por lo cual su visión es general. Se refiere a las opiniones fundamentales, a los valores éticos o de conducta, a los conceptos ideológicos, los ideales espirituales, las tendencias religiosas, la idea de lo moral como concepto del bien y del mal, etc.

Aparte, la casa novena es la de ampliación de la mente hacia lo que está más lejos, lo cual se desarrolla mediante los viajes o tomando contacto con temas y disciplinas culturales que producen esa amplitud precisada.

Venus en los Peces en ese sector es la pauta que define, por tanto, la filosofía de la vida. Esta está muy marcada por la belleza, la armonía, la felicidad, el amor y la paz de Venus, pero con un sentido propio del signo común de agua, es decir, los Peces. Así, todos estos parámetros en los que se enmarcan los ideales de la persona, se encuentran basados en la entrega, la caridad y una tendencia al amor impersonal, ya que como sabemos Venus es el planeta del amor personal, mientras que Neptuno lo es del amor universal o más despersonalizado.

Venus en el signo de los Peces se impregna algo de Neptuno. El ideal pretende la belleza y la armonía basadas en una conjunción con lo superior. Al estar Venus en la casa nueve, sus atributos son algo así como lo más altamente considerado para la persona, pero la cosa quiere llegar más allá, pues se pretende captar una belleza superior mediante la receptividad inspirada y de mucha sensibilidad. Los motivos espirituales inspiran a la belleza y a la entrega.

Desde el punto de vista desequilibrado, las actitudes beatas pueden hacer que el amor vivo y ligado a la realidad permanezca sofocado. La idea del amor está muy marcada por los enredos, los chismes y las supersticiones, así como por moralismos caducos. Se puede tener la idea del amor supuestamente como algo tan puro e intocable, que en realidad lo que se podría sospechar es que existe una cierta cobardía y evasión de la realidad al respecto.

Se puede hacer de una estética recargada y casi medieval toda una religión.

 

* * * VENUS EN LOS PECES Y EN LA CASA XII:

La casa doceava es una de las que quizás pueda presentar más dificultades al principio. Si no fuera así, no sería casa doce, pues junto a las otras dos casas del triángulo de agua (IV y VIII) representa elementos de lo psíquico inconsciente y del nivel que llamamos kármico. No se puede decir en absoluto que solo estas tres casas sean kármicas, pues el concepto original de karma es más amplio (ley de acción-reacción en los diferentes planos) y se extiende perfectamente a todos los asuntos de la vida, lo cual significa que se amplía a todas las casas.

Lo que sí podemos dar por cierto es que por el propio simbolismo -recordemos que los símbolos no son solo simbólicos, sino reales- del elemento agua y de las casas que afinan con él, en ellas se expresan aspectos no tan visibles y más de tipo oculto que en las demás. Ello es lógico, pues la trastienda psicoinconsciente del ser humano es tremendamente compleja y difícil de estudiar.

Siempre que tengamos alguna duda en la interpretación de una casa o que se nos agoten las ideas al respecto, debemos de recurrir a los sectores o áreas astropsicológicos, los cuales ya hemos definido. Así, la casa astrológica en cuestión se conecta por analogía directamente con un elemento, un signo zodiacal, sus planetas regentes, etc.

EXPLICACIÓN COMPLEMENTARIA:

En el caso concreto de la casa doceava, ya hemos estudiado cómo esta demuestra el poder de lo que llamamos el subconsciente para condicionar o liberar la vida humana. Dependiendo en gran parte del trabajo que se haga sobre esta casa, así las manifestaciones kármicas en el plano psíquico se podrán purificar, alquimizar o filtrar “en el hogar”, es decir, en la interioridad personal o, por el contrario, desarrollarse en forma de enfermedades graves u otro tipo de limitaciones concretas importantes.

Así, la casa doce es tanto la de la crucifixión como la de la redención o liberación. El símbolo de la crucifixión es todo un tema a meditar, puesto que representa una situación en la que los lazos kármicos son poderosos, pero, al mismo tiempo, la disolución de cadenas o lastres ancestrales se encuentra cerca. La crucifixión indica una experiencia en la que las posibilidades de elección externamente son mínimas, pero el trabajo interior puede hacer que tales ataduras se desintegren. Desde el punto de vista esotérico-oculto o, en el campo de la Astropsicología, llamado astrosófico, tanto el signo de los Peces como la casa doce se encuentran conectados con ese tipo de experiencias.

Las personas que tienen factores armónicos fuertes en la casa terrestre doceava, poseen lo que podríamos llamar una protección hacia lo posiblemente desequilibrador que pudiera proporcionar la casa doce.

En la casa doceava se manifiestan tendencias de la personalidad que muchas veces se encuentran bastante inmanifiestas para la propia persona pero que, sin embargo, ya que esta casa está por encima de la línea del horizonte, son relativamente visibles en algunos aspectos por las personas que le rodean. De ahí viene la idea del chisme como un factor que resulta de tremenda incomodidad para el nativo o interpretado, pues las críticas suelen dirigirse frecuentemente hacia sus propias debilidades, las cuales son vistas por los otros de forma más o menos deliberada o inconsciente.

La casa doce es igualmente la de la evasión. Si lo pensamos es lógico, pues a veces este área terrestre se pone tan fuerte que el ser humano opta en muchas ocasiones por desligarse de ese calvario interno. En cambio, la enseñanza esotérica dice:

“coge tu cruz y sígueme”. Es decir, coger la cruz kármica personal y andar con ella tras la luz. A la luz de la Astropsicología podemos acercarnos poco a poco a un sentido más original de las Enseñanzas Tradicionales.

Por lo que veníamos explicando, en la casa doce se observan en ocasiones las tendencias al uso de los métodos evasivos, así como el símbolo del aislamiento y del enfrentamiento con el propio yo. Al mencionar la palabra enfrentamiento no nos referimos a una guerra interna, sino a colocar la conciencia gradualmente enfrente de la propia psiquis.

En la casa doceava, por analogía con el signo de los Peces y Neptuno, se encuentran desde las fuerzas de fe más intensas hasta el abandono interno total. Supone casi siempre algo relacionado con la experiencia de la soledad, bien porque las fuerzas kármicas de esta casa no se han sabido controlar y se manifiestan como experiencias de aislamiento o, como contrapartida, porque se hace una labor de autopurificación o sublimación interna.

Es una casa igualmente en la que los hados inspiradores o los fantasmas del subconsciente hacen presencia. Los niveles subconscientes de la psiquis emanan cíclicamente una serie de impresiones, las cuales por no ser físicas no dejan de tener existencia real -aunque fuera breve- en su plano astral. Por ello, desde la más elevada inspiración o éxtasis interno hasta los desequilibrios psíquicos graves, están en este sector.

CONTINUACIÓN DE VENUS EN LOS PECES EN LA CASA XII:

La posición del suave Venus exaltado en este área terrestre no cabe duda de que significa un factor protector. Esto quizás tenga algo de relación con la clasificación clásica de los planetas en benéficos y maléficos, según la cual Venus se constituye en benéfico menor. Pero lo que tratamos ahora es de ver por qué se le ha dado esta categoría al planeta que estudiamos.

Efectivamente, Venus en buena posición es sinónimo de felicidad o, como mínimo de placer, pues entendemos que la felicidad en su pleno sentido de la palabra, tal como lo indica el símbolo gráfico venusino, ha de contener lo material (la cruz) y lo espiritual (el círculo).

La posición del planeta del amor y la paz en la casa doce significa que estos estados se proyectan desde los estratos subconscientes de la psiquis hacia el consciente en mayor o menor medida, dependiendo de la capacidad que la persona posea de bucear en sí misma.

Así, la persona sin saberlo tendría, de manera que podríamos definir como innata o natural, una sensación interna de felicidad y de paz bastante generalizada, aunque por supuesto que sería necesario ver otros factores de la carta astral.

En cualquier caso, aunque otro tipo de circunstancias fueran muy duras para ella, lo que sí ocurre siempre es que tiene algo así como un filtro psíquico que hace que, las impresiones que quedan o han quedado grabadas en el subconsciente, tengan un sello de dulzura, comprensión y unión. Es decir, el odio o los rencores difícilmente pueden anidar en los estratos subconscientes.

Ya hemos comentado que al hablar de subconsciente nos referimos a partes de la memoria, incluso de la ancestral, que de alguna manera poseen la posibilidad de expresarse hacia niveles próximos al consciente. Por supuesto que estas impresiones muchas veces se manifiestan al consciente de forma difusa, o bien en forma de símbolos, de sensaciones indefinidas agradables o desagradables, etc.

Venus en los Peces en este área significa que el factor que va sutilizando o sublimando el karma psíquico es Venus, mediante la vivencia de la belleza de lo espiritual, la entrega amorosa sacrificada, etc. Pero, a la vez, supone esta posición el resurgimiento de los niveles del subconsciente de bellas emociones, sutiles apreciaciones de la belleza inspirada, etc.

Por tanto, la posición de un planeta en estado armónico en la casa doce no solo significa la existencia de una protección hacia los desequilibrios que se pueden manifestar en este área, sino que es igualmente la representación de la manifestación creativa y armónica de una parte de nosotros mismos que se encuentra latente.

Se ha de entender desde el punto de vista de la Astrosofía o Astropsicología esotérica y espiritual, que las casas de agua son las que directamente se conectan, a través de la psiquis, con las vivencias tanto de épocas olvidadas de la vida presente como de las anteriores.

En cualquier caso, debido precisamente a la relación del elemento agua con la imaginación descontrolada, es tremendamente fácil caer en especulaciones estériles si el interpretador se precipita a sacar conclusiones al respecto, sin tener ni la preparación ni el conocimiento de causa suficientes. Ello resulta muy delicado, pues uno de los peligros de la interpretación astrológica es la de la sugestión o el condicionamiento más o menos profundo que se puede causar en el interpretado. Por ello se dice que “las cosas de palacio van despacio”. Ante todo, ¡prudencia!.

Pasemos ahora a dar algunas notas-clave acerca de Venus en los Peces en la casa XII desarmónico. En esta primera serie de combinaciones planeta-signo-casa nos hemos detenido bastante para seguir profundizando en el significado de las casas. A partir de ahora, que finalizamos la ronda con la casa doceava, se sobrentiende que el lector tiene en mente lo explicado sobre cada una de las doce casas.

Venus en el signo de los Peces en casa XII desarmónico significa un estado natural subconsciente bastante pasivo, en el cual la persona se limita a recibir o esperar una serie de dones o elementos de felicidad de lo alto. Venus en los Peces es en sí la expresión de una invocación a lo superior para conseguir favores personales, una actitud muy de la Era de Piscis, por la cual se ha y se sigue orando en buena parte para pedir dones materiales o afectivos.

En cuanto a las enfermedades, es posible que por la dejadez y los caprichos los riñones se vean afectados.

Venus en el signo de los Gemelos.

El planeta del amor y la sensualidad se ubica en un signo de aire, con lo que la comunicación y los conceptos serán la base para cualquier relación de tipo amoroso.

Al mismo tiempo, ya que los Gemelos es un signo común, los sentimientos sensuales pueden ser, o bien adaptables, o seguramente algo inconstantes y en ocasiones superficiales. Se toma el amor como un juego. Si ello viene acompañado con un sentido de verdadera amistad y compenetración, resulta una experiencia de pareja juvenil, viva y original, pero si lo que existe en la base son reacciones dobles y poco maduras, lo que sucede es que todo acaba en aire y envidias mutuas.

La posición de Venus en este signo zodiacal es de planeta peregrino. No cabe duda de que el símbolo de Adán y Eva, que se manifiesta como una de las dos representaciones más importantes del signo de los Gemelos, posee una afinidad natural con el amor en sí. Ahora, la enseñanza de Adán y Eva recuerda también la necesidad del uso de las energías sexuales de forma correcta, ya que la inexperiencia de los Gemelos en su vertiente desarmónica es un riesgo para el equilibrio mental y nervioso. Si las cosas van por ese lado, la más probable es que la relación quede en superficial cínica.

Por el contrario, una buena fusión en lo mental es el símbolo oculto que podemos obtener ya de esta posición.

Conseguida esa unión (Venus) en lo que a los pensamientos se refiere, la complementación en los demás niveles de la pareja es intensa.

Otra clave oculta de esta posición es el rejuvenecimiento a partir de la relación amorosa satisfactoria en todos sus sentidos. Pero, lógicamente, contradecir las leyes que se manifiestan a través de esta posición es sinónimo de lo contrario a lo anterior.

* * * VENUS EN LOS GEMELOS Y EN LA CASA I:

Como ya hemos estudiado anteriormente, la posición de un planeta determinado en la casa primera significa que todos los atributos marcados por la posición de ese astro en signo van a determinar en gran medida la personalidad y hasta la individualidad del sujeto. Incluso el aspecto físico externo se encuentra también en analogía con la casa primera, aunque han de tenerse en cuenta otros elementos. La posición del planeta del amor en los Gemelos y en la casa primera significa unos modos de conducta de tipo venusino mental. Ya se ha comentado que la casa una con los elementos que contenga, sintoniza con los modos concretos de conducta y comportamiento. Por ello no podemos definirnos totalmente a la hora de determinar si la casa primera es la individualidad o la personalidad. La exaltación del Sol (la individualidad) en el sector uno o afín al Carnero supone que efectivamente la casa primera muestra parte de la individualidad o características esenciales de la persona. Pero no podemos pasar por alto que el regente por analogía o afinidad del sector primero es Marte, regente del primer signo zodiacal.

Por ello, fundamentalmente la casa I expresa los modos de conducta y de comportamiento del ser humano.

Así, un Venus comunicativo y adaptable es el que ahora estudiamos como patrón de comportamiento, es decir, sensualidad que se manifiesta en los modos de comunicarse, búsqueda de la unión mediante la amistad o el compañerismo, expresión de la belleza a través de las ideas concretas, consecución de la felicidad y el placer a través de los canales geminianos (viajes, intercambios, relaciones comunicativas cotidianas, estudios, etc.), y otros.

En la parte desarmónica, la veleidad y la superficialidad no solo caracterizan a los comportamientos afectivos, sino a toda la personalidad en general. Los caprichos son infantiles y existe un sentido de cinismo y dualidad que actúa de forma magnética, es decir, por atracción de los demás.

Como ya se ha comentado, el planeta también influye en el signo zodiacal, con lo que la mente concreta geminiana solo pensará en pasar el rato y charlar sobre nimiedades al estilo de las novelas del corazón. Desde el punto de vista sensual, cabe el riesgo de que se conciba la relación como una simple oportunidad o como algo que distrae la mente, más que otra cosa.

* * * VENUS EN LOS GEMELOS Y EN LA CASA III:

Respecto a los estudios, con la posición de Venus en los Gemelos en el tercer sector podemos deducir que las cualidades de la mente concreta se refieren fundamentalmente a la apreciación y expresión de la belleza. La casa tres es también la que marca el período educativo de la infancia y la adolescencia, por lo que en ese proceso se puede presumir que las aventurillas amorosas o las amistades de tipo sensual influyen en esa etapa de formación intelectual.

Si realmente existiera una enseñanza de carácter individualizado en nuestros días, los resultados del proceso de aprendizaje se multiplicarían por lo menos en cien veces en cuanto a su eficacia. Así, la Astropsicología se constituye en una herramienta fundamental al respecto, muy superior a la de los diferentes tests psicológicos estandarizados.

En el caso que tratamos, la formación en cuanto a la estética y el arte puede ser un elemento regulador del resto del aprendizaje en sí. La comunicación y las ideas han de transmitirse para esa persona con armonía, equilibrio, disfrute, etc. Un concepto de obligatoriedad tendría funestas consecuencias, por lo que los juegos y las diversiones (Venus) han de ser los primeros elementos usados para la enseñanza (Gemelos y casa III). Pero incluso de adulto, el interpretado necesitará plantearse sus estudios como algo que resulta agradable (Venus) y que favorece la comunicación (Gemelos). Si eso no se cumplió en la época estudiantil, la tendencia sería a una inconstancia en los estudios, ya que el factor Venus proporciona una necesidad de ocio, recreo y diversión.

Entonces, por la influencia dual del signo de los Gemelos, se generaría una disyuntiva entre el estudio y el ocio, lo cual conduciría a actitudes dobles, inconstancia, superficialidad, etc.

Como verá el lector, analizar con detalle cada combinación llevaría demasiado espacio, por lo que en este caso finalizaremos comentando algo acerca de las capacidades comunicativas. En ello el punto fuerte se encuentra en el desarrollo de unos buenos modos (Venus) sociales, que resultan vivos y agradables.

La facilidad a potenciar especialmente es la de combinar la charla variada geminiana con la dulzura y la alegría venusina. Lo que habría que corregir en caso de posición desarmónica, es una cháchara veleidosa y superficial, la cual redunda en mensajes comunicativos simpáticos pero faltos de esencia, que en sí son contradictorios: alegre superficialidad y banal cinismo.

EXPLICACIÓN COMPLEMENTARIA:

Quizás el estudiante se haya percatado ya de que la interpretación de un planeta en signo y en casa se realiza en varios estratos paralelos o sucesivas pasadas. Es decir, sabemos que cada casa posee diferentes atributos bien diferenciados, aunque entre ellos exista una relación, a veces más oculta y en ocasiones visible. Por ejemplo, la casa tres se conecta con el proceso educativo de la mente concreta, pero a la vez lo hace con las facultades comunicativas.

Podemos pensar que existen muy buenos estudiantes que no se relacionan con casi nadie, y ello es bien cierto. Pero también es correcto pensar que el proceso educativo en sí no sólo se refiere a una mayor o menor acumulación de datos, sino a un desarrollo de capacidades prácticas, como puede ser en sí la de comunicarse en los ambientes cotidianos. En cualquier caso, se ha de saber que existen otros muchos factores que se pueden conectar en la carta astral con las capacidades intelectuales, siendo por ejemplo, la posición del planeta Mercurio.

Pero sin recurrir a mayores complejidades, la Astrología tiene suficientes posibilidades de combinación. Si en la casa III se encontrara un Saturno con buena carga intelectual, esto significaría gran concentración y voluntad en los estudios, pero una tendencia a la soledad y el aislamiento por las cualidades saturnianas.

Es decir, “un mismo planeta en una casa puede tener diferentes proyecciones hacia los distintos significados de esa misma casa, pero entre esos distintos significados paralelos existe una congruencia o sentido global”.

Como segundo ejemplo podría servir el de un enérgico Marte en la casa tres, el cual daría un sentido de la comunicación con facilidad para el liderazgo, así como buen desarrollo del deporte en la etapa educativa. Sin embargo, los estudios de tipo teórico no serían de fácil asimilación, debido en gran parte a que estos necesitarían mayor concentración, tiempo y aislamiento.

Entonces, al punto que queremos llegar es que existe una necesidad de interpretar de inicio separadamente las diferentes áreas que representa cada casa. Es decir, en el caso de la casa tercera, hemos de ver separadamente los significados que posee el planeta que en ella se ubica respecto a: relaciones cotidianas, capacidades comunicativas, características de la mente concreta, la época escolar y estudiantil, desplazamientos y viajes cortos, etc.

“Una vez que hayamos realizado la interpretación por planos paralelos de una casa, podemos efectuar al final una relación entre esos distintos significados, tratando de obtener la globalidad”. Dicho de otra forma, si no se expresaran por separado cada uno de los significados de una casa, la interpretación quedaría en un nivel ciertamente superficial.

Marte en el signo del León.

Se encuentra peregrino en esta posición, pero evidentemente es una situación fuerte por la analogía que tiene este planeta con el elemento fuego. Es decir, hay planetas peregrinos y planetas peregrinos. Marte, planeta de la energía dinámica, en el signo fijo de fuego queda como un elemento de osadía, gallardía, creatividad, nobleza en la lucha, etc. Las iniciativas poseen fuerza y entrega, pero la cualidad fija hace que no sólo importe el batallar, luchar o vencer, como sucedería con Marte en el Carnero, sino que el factor solar del León requiere obras y hechos plasmados en lo real y visible.

La definición de la persona es noble, directa y buscadora de la verdad. Marte en el signo del León es una trepidante energía que se mueve con constancia y dinamismo a la vez. La agresividad personal se puede manifestar como soberbia, afán de poder y de mando, imposición de un lugar destacado para el yo, etc. Supone un carácter fuerte y luchador, pero crear y obrar significa estar continuamente definiéndose y luchando para separar lo blanco de lo negro. Se quiere llegar al mismo corazón del Sol, pero los enemigos declarados (Marte) no son escasos.

Visto en sentido inverso, la posición de Marte en el signo del León podría significar una lucha por los aspectos leoninos de prerrogativas, honores, reconocimientos, etc. pero pretendiendo acceder a ellos por asalto y de forma violenta.

Es lógico que tratándose de Marte se puedan presentar dos tendencias tan extremas, pues Marte en sí es el planeta de las definiciones totalmente clarificadas.

* * * MARTE EN EL LEÓN Y EN LA CASA II:

Significa, en su faceta equilibrada, el desarrollo en cuanto a la actividad económica de un liderazgo firme pero a la vez noble. No es raro que las entradas económicas estén en relación con algún puesto de mando en negocios o empresas, que si no son propias, por lo menos sí permiten una libertad de movimiento y de decisiones. Recordemos que el sector cinco (signo del León, casa V) representa a las inversiones de dinero y las especulaciones. La actividad en concreto podría centrarse en negocios en analogía con el sector cinco: el ocio.

Las cualidades que necesariamente hay que desarrollar están en relación con un ambiente competitivo (Marte) y de gente con poder (el León), con lo que se precisará la firmeza, la determinación clara y serena, el osar controlado, las acciones enérgicas creativas, etc.

En sentido desarmónico, Marte produce en combinación con el signo del León una búsqueda desenfrenada del dinero como arma (Marte) de poder (León). Se hace uso del mando con tonalidad egocentrista, déspota e instintiva.

Ya que la casa II no solo se limita a las entradas económicas, sino que es en general el manejo del dinero, hay que estudiar también la forma en que este se gasta. Marte supone en cuanto a lo monetario situaciones en las que existe riesgo y que por lo general solo plantean situaciones al todo o nada, es decir, el fracaso o la victoria, por lo menos en cuanto a una acción determinada.

Marte descontrolado significa en la casa dos y en un signo de fuego la inclinación a la impulsividad instintiva y la falta de consideración en el manejo del dinero. Su gasto está solo en función del impulso momentáneo que se quiere satisfacer y, a partir de ahí, centrado solamente en el yo y sus apetitos.

Ya que el signo del León posee afinidad con el sector cinco, no olvidemos que los motivos centrales de tales gastos pueden ser especialmente el deporte, la especulación, el juego, las diversiones, los amoríos, etc.

Si el planeta se encuentra armónico, los gastos se relacionan sobre todo con la entrega a lo que el interpretado considera sus hijos, sean descendientes u obras que son en realidad parte de sí mismo. No se olvidará también el ocio activo.

* * * MARTE EN EL LEÓN Y EN LA CASA IV:

Las cualidades que hemos definido en relación con Marte en el León se extrapolan ahora a los asuntos de la casa IV. Ya hemos dicho que la casa cuatro representa el ambiente general del hogar paterno. Además, dependiendo de si el nativo es hombre o mujer, este sector terrestre simboliza al padre o a la madre.

De cualquier manera, tendremos que avanzar más en la interpretación para poder ver con claridad las variantes que se pueden dar al respecto, las cuales por cierto son un tanto complejas. De momento interpretaremos la casa cuatro como la infancia y el ambiente general del hogar.

El ambiente general del hogar con Marte en el León en posición armónica está marcado por relaciones vitales, fuertes, sinceras y directas. No es raro que desde pequeño el niño haya vivido el interés por el deporte y el ejercicio físico. La educación o la transmisión en la familia ha ido dirigida a formar el temperamento, el carácter, a dominar creativamente el instinto, preparando a la persona para tomar decisiones y desarrollar una actividad personal.

Por supuesto que en ello ha influido un personaje con tales características, el cual ha servido como modelo o como enseñante activo. De por sí la posición tiene más posibilidades de corresponder al padre, pero en algunos casos podría suceder que fuera la madre la que tuviera esas cualidades de decisión y riesgo, con desarrollo de responsabilidades o cargos importantes.

En su disposición desequilibrada, Marte en el León hará que el hogar con frecuencia se asemeje a una batalla campal donde caracteres fuertes mantienen una confrontación por tener la sartén por el mango. Las escenas de altanería, agresividad y choque de egocentrismos son o han sido bastante abundantes.

Se ha de ver claramente que la casa cuatro posee una analogía con el signo del Cangrejo y la Luna. La primera parte en la vida de la persona está regida por este planeta, con lo que buena parte de lo vivido durante ese período ha sido absorbido como con una esponja por el inconsciente.

Así, Marte desarmónico en el León en ese sector significa como condicionante que los modos soberbios y que dan rienda a los instintos leoninos, han influido en la entidad del interpretado. Luego se ha de ver con una interpretación más de conjunto si la individualidad de la persona filtra esas influencias del ambiente familiar.

Pero suele suceder que la cosa es más compleja, pues los defectos (así como las cualidades) de los progenitores hasta cierto punto, visto desde el ángulo de la Astrosofía, se encuentran en los niveles psíquicos inconscientes del individuo. No en vano la casa cuarta es también la de la herencia psíquica y biológica.

Por supuesto que no estamos diciendo que el ser humano sea sólo el resultado de la herencia ni en lo psíquico ni mucho menos en lo psicológico. Pero sí se plantea como teoría que los progenitores simbolizan en el inconsciente del ser humano parte de sí mismos.

Por supuesto que la persona puede purificar o alquimizar dentro de sí cierta influencia desarmónica recibida de su padre o de su madre, hasta llegar a cambiar totalmente ese punto kármico dentro de sí. Ahora, desde el planteamiento esotérico la experiencia de la familia obedece a leyes bien precisas, y por ello la mayor parte de las veces tiene episodios que son intensos internamente, pues de alguna manera estamos viendo una parte de nosotros mismos que nos cuesta.

Está claro que la calidad de la individualidad es independiente entre padres e hijos, pero los puntos de conflicto manifiestan fuertes roces que en los mundos del inconsciente generan interesantes reajustes del yo.

Marte en el signo de Capricornio.

Se localiza en este signo en exaltación. Deberíamos de preguntarnos de primer momento por qué el planeta de la energía dinámica y de la capacidad de lucha se haya aumentado en fuerza en un signo terrestre, concretamente el cardinal.

Lo anterior supone que la pronta determinación, el riesgo, el valor, la decisión rápida, la separación entre el trigo y la cizaña y la competitividad son elementos en la práctica necesarios para abrirse camino entre los intereses creados y los materialismos.

Esto sucede con Marte en el Macho Cabrío de cara a una dinamización de la materia, concibiendo metas a medio y a largo plazo, pero con el don ejecutivo y la energía suficientes para lanzarse sobre la práctica en el terreno de lucha. A la vez, un sentido de mando (Marte) basado en el yo uso (Macho Cabrío) se hace necesario.

Como polaridad opuesta, se puede decir que un Marte desequilibrado en el Macho Cabrío es algo así como un latigazo que expolia los esfuerzos de los demás en aras de su propio egoísmo.

La dureza se vuelve excesiva, pues lo que importa es atizar una maquinaria que produzca lo más posible y con el mínimo de quejas o de mantenimiento. Es el yo uso llevado a sus extremos pero con el acicate de la agresividad controlada y pérfida de Marte en el Macho Cabrío.

* * * MARTE EN EL MACHO CABRIO Y EN LA CASA V:

Desde la perspectiva creativa de esta posición, en cuanto a las relaciones amorosas o sensuales, la persona se manifiesta yendo directamente al grano pero de una manera reservada. En lo emocional, se puede dar la impresión de que se es demasiado poco romántico, viendo las cosas con un exagerado realismo. La ventaja de esta posición es que una vez que la persona se ha decidido a mantener una relación, sostiene una trayectoria definida y tangible, con buen sentido de la responsabilidad.

Desde el lado desequilibrado, la manifestación sensual de la persona en sus relaciones más o menos formales es de control y utilización del otro, por un lado, así como cierta aspereza y sequedad, rondando lo agresivo.

Recordemos que la casa V puede indicar la personalidad de los novios o las novias en cuanto a las experiencias más destacadas. Definir si la casa V -igual que sucede con otras- representa más al propio comportamiento sensual afectivo o, por el contrario, al de las personas con las que se mantiene relación, es un tema que determinaremos al comenzar con el nivel de interpretación global de la carta.

En el escalón de interpretación en que nos encontramos lo que sí podemos definir es el ambiente general de la casa cinco, es decir, la generalidad de las relaciones afectivas y sensuales no matrimoniales. Respecto a los hijos, Marte en el Macho Cabrío simboliza rectitud y responsabilidad en estado armónico, pero dureza y rigidez en su lado desequilibrado.

* * * MARTE EN EL MACHO CABRIO Y EN LA CASA X:

Marte en el Macho Cabrío en la casa décima desarrolla una energía claramente de iniciativa en lo material, tanto por las cualidades del planeta como por lo cardinal del signo.

En el mismo sentido, el don de lo ejecutivo se acentúa, ya que se combina la fuerza de líder y la iniciativa de Marte con la prudencia, la planificación y la frialdad del signo del Macho Cabrío.

A partir de aquí podemos describir algunos de los aspectos más relevantes de la posición. Comenzaremos con las energías equilibradas que puede generar esta combinación.

La situación de Marte en el Macho Cabrío en la casa diez trata de armonizar lo que son los objetivos a medio y a largo plazo del Macho Cabrío, con la necesidad de ir definiendo situaciones y ganando terreno día a día.

En la misma línea, la trayectoria vital de la persona se sustenta en ir abriendo continuamente un surco en lo material concreto, mediante su responsabilidad y su sentido de mando enfocado a la práctica o realización de metas.

Muchas veces la responsabilidad de las decisiones puede suponer el desarrollo de una personalidad fría y calculadora, pero no cabe duda que lo que determina es el peso de la toma de decisiones. En cuanto al tipo de vocación profesional, ya más o menos se ha apuntado que las dotes de mando y dirección en lo material son las aptitudes más destacadas, sabiendo poner las cosas en un punto en el que se conjuga una fuerte actividad con un buen control.

Marte en posición desbalanceada en el signo del Macho Cabrío y en casa X significa una ambición bastante marcada, la cual tiene claros los grandes objetivos, pero también las victorias que han de cumplirse en cada momento presente. El problema es que se quiere forzar una situación de mando hasta el punto de extraer el máximo de actividad y rendimiento con la mayor usura.

A la vez, el control capricorniano llega a ser tan tiránico por la influencia de Marte, que la rigidez llega a límites inconcebibles. Por supuesto, el personaje en cuestión piensa que si algo ha de partirse, que sea lo que ya no sirve o no es aprovechable.

De cualquier manera, ya sabemos que también otro de los niveles de significado de la casa diez es lo que se refiere a la experiencia social, con lo cual una posición desarmónica de Marte en el Macho Cabrío allí, puede interpretarse como que ese es el ambiente con el que la persona se encuentra en la sociedad.

Estas son variantes que no podemos definir del todo hasta que no estemos en un nivel de interpretación global de la carta astral. No podemos perder de vista que para interpretar una casa hemos de estudiar quizás más de un planeta que en ella se encuentre, aparte de otros elementos.

Júpiter en el signo de la Virgen.

Se encuentra en uno de sus dos exilios, concretamente en su coexilio junto a Neptuno. Es normal que el planeta de la abundancia, la filosofía, la visión global de las cosas y la generosidad se encuentre exiliado en el analítico, escéptico y cotidiano signo de la Virgen.

La moral de Júpiter en el signo de la Virgen, con una posición equilibrada, está más que nada basada en el sentido común, la moderación, el discernimiento, la comunicación crítica y el análisis de los detalles de cada situación.

La filosofía de la vida, continuando con una supuesta posición armónica de Júpiter en la Virgen, se sustenta en el orden de la vida cotidiana, la autodisciplina, la eficiencia, el espíritu de servicialidad y de ser útil, etc.

Las opiniones se basarán sobre todo en un análisis exhaustivo de cada tema, no atreviéndose a opinar sino de aquello que ha corroborado con la práctica y la razón.

La expansión social se apoya en la discriminación de las relaciones, es decir, en la diferenciación de qué ambientes o personas son convenientes y cuáles no.

En cualquier caso, los modos correctos y calibrados predominan, habiendo sobre todo un orden y buena dosificación en tales menesteres de la sociedad. Se suele buscar el apoyo de personas que sean más fuertes o destacadas en esos ambientes.

Desde el punto de vista desbalanceado, la moral es mezquina, egoísta e interesada, tirando siempre para el lado que le conviene. Es muy crítico con los demás y consigo mismo es un abandonado. Lo conveniente se lleva al extremo de que sus relaciones humanas se convierten en un mercadillo donde manda la ley de la oferta y la demanda.

La filosofía de la vida es de tono escéptico, criticista en demasía, y no queriendo involucrarse en nada que le pueda causar complicaciones. Las cuestiones de tipo espiritualista las mira con ojos fríos y calculadores.

El comportamiento social es frío, interesado y relativamente calculador. La persona se mueve mucho por las envidias, las críticas y la búsqueda de otros sujetos más destacados a los que ganarse.

* * * JÚPITER EN LA VIRGEN Y EN LA CASA VI:

Respecto al tipo de trabajo, suponiendo que la posición esté armónicamente fortalecida, se puede estimar un puesto o responsabilidad de tipo organizador (Júpiter), donde hay que dirigir multitud de detalles y planificar adecuadamente el trabajo, aumentando el aprovechamiento de las energías y medios (la Virgen).

Es el papel de jefe de mediana importancia que ejerce una detallista y marcada observación sobre los pormenores de tipo comercial. La casa seis también representa el ambiente general del trabajo, o incluso el trato con la escala de personal, tanto por encima como por debajo del interpretado.

Si Júpiter se encuentra bien aspectado, el ambiente laboral será de tipo terrestre común (la Virgen), donde el intercambio desde el punto de vista material es el gran motivo, aparte de la comercialización, distribución y aprovechamiento del producto final que ya estaba elaborado. Júpiter aporta mayores perspectivas de intercambio y de libertad de movimiento, pues hasta cierto punto se maneja más la abundancia (Júpiter).

Desde el enfoque desequilibrado de la posición, vamos a ver una expansión laboral ahogada en mezquindades, moralismos, falta de visión y en un paternalismo pedante.

La cobardía o estrechez de miras para acometer objetivos de expansión, hace que la abundancia sea escasa, pues el escepticismo y la mediocridad son las notas predominantes en el ambiente laboral.

Recordemos que la casa sexta es igualmente la de las enfermedades leves, con lo que lógicamente el hígado, regido por el planeta Júpiter, puede ser el primer el intestino. Las comidas copiosas pueden ser la causa de tales males.

* * * JÚPITER EN LA VIRGEN Y EN LA CASA VIII:

La presencia de Júpiter en esta casa significa que las cuestiones de tipo moral o filosófico son algo que puede generar crisis internas, tanto de tipo degenerativo como revitalizantes. A la vez, la expansión social es otro de los grandes temas que conforma los puntos de roce y de transmutación para la psicología interna del ser.

La casa octava es la de lo oculto o lo que se encuentra potencial. La presencia de un planeta expansivo y exteriorizable como Júpiter en esta casa supone que las habilidades sociales hay que sacarlas poco a poco a la luz, con cierta dosis de resistencia interior o de dificultad.

Siempre la casa octava, de acuerdo a la analogía con el signo del Escorpión y Plutón, supone una energía que se acumula de forma poco visible desde el exterior, pero que llegado un momento hace explosión, sea constructiva o degenerativa.

EXPLICACIÓN COMPLEMENTARIA:

En caso de que la casa se encuentre con elementos armonizantes, significa que existen en ella una serie de energías que tienden a buscar y encontrar la integración (Plutón) del yo con el medio ambiente y del yo con el propio ser.

Si en la casa existen elementos distorsionantes, se puede interpretar que hay una serie de experiencias que conllevan en sí un roce o sufrimiento, para lograr la mencionada integración o auto integración.

En casos extremos, la casa ocho se ligaría a experiencias de carácter involutivo o putrefactivo. Sabemos, desde el punto de vista esotérico de la ley del karma, que toda vivencia puede transmutarse en experiencia interna aprovechable o positiva, pero igualmente es cierto que algunas escenas pueden ser atenuadas y evitadas, si existe un auto reconocimiento interno y un verdadero interés por mejorarse.

Por ello, la casa ocho significa muerte o desapego brusco de algo, lo cual bien dirigido supone con un mínimo de sufrimiento el morir a fantasmas y a niveles inferiores de existencia. En cambio, si no existe un mínimo de conciencia del proceso, en la casa ocho siguen moviéndose una gama de experiencias en las que entran en juego multitud de factores ocultos.

En su vertiente inconsciente, la casa ocho es un tirón más o menos brusco que corta con apegos de tipo pasional, con lo que las experiencias resultantes suelen ser bastante fuertes.

Veamos que este sector terrestre es el opuesto al segundo, el cual se encuentra en afinidad con el signo del Toro y con el planeta Venus. El sector segundo es el de la satisfacción material de las necesidades básicas, representando así la felicidad de lo tangible y material, captado por los sentidos.

En cambio, la casa octava no tiene por qué ser la del sufrimiento o la muerte de la dos, aun cuando Plutón sea conocido como el planeta de los infiernos. El sector ocho es el de las grandes realizaciones interiores, pero para llegar a ellas desde luego que se necesita un esfuerzo. No es tanto una renuncia a los asuntos de la casa dos como un equilibrio con ellos.

CONTINUACIÓN DE JÚPITER EN LA VIRGEN EN LA CASA VIII:

En su parte armonizante, Júpiter en la Virgen en este sector significa que las habilidades sociales virguianas son un elemento importante para la propia integración con las experiencias, incluso en las que se presentan como difíciles.

Esas cualidades son la moderación, el sentido común, la autodisciplina, la limpieza, el orden y la comunicación con una buena observación de los detalles. Hay una inclinación a ir poco a poco y ordenadamente liberándose o expandiéndose (Júpiter) de las detallistas tareas cotidianas (la Virgen). La imagen de la vida o la filosofía acerca de ella es otro elemento que ayuda al autocontrol y el manejo de las energías y las crisis internas (casa ocho). Esta base filosófica en el caso que tratamos será de tipo virguiano, con lo que el análisis, el auto perfeccionismo y el discernimiento serán los parámetros claves.

En estado desarmónico por aspectos de Júpiter en la Virgen en la casa ocho, no hemos de olvidar que el planeta está en exilio.

De este modo, las pruebas que resonarán más internamente en la propia persona son aquellas que atañen a los escepticismos morales o de tipo filosófico, a la mezquindad de miras, al excesivo racionalismo materialista, etc. Todo ello se tambaleará en ocasiones porque tales defectos no harán otra cosa que empobrecer la expansión social de la persona. Cuando se quiere llegar algo más lejos (Júpiter), el excesivo análisis y la mediocridad serán los obstáculos.

Júpiter en el signo de la Balanza.

En esta posición Júpiter se encuentra peregrino, pero no cabe duda de que es un signo en el cual este planeta ve acentuadas bastantes de sus características.

La filosofía de la vida resulta muy equilibrada y balanceada, por ejemplo entre lo social y lo intelectual, entre la realidad y lo ideal, etc. Además, hay una tendencia idealista bastante marcada, pues tanto Júpiter como la Balanza son elementos astropsicológicos en los que el mantenimiento de unos elevados ideales es algo fundamental.

La imagen general de la vida es tendiente al disfrute tanto de la belleza como de lo intelectual y humano. Es una gran posición para las relaciones públicas.

La capacidad de valoración moral acerca de los acontecimientos y las personas es acertada, teniendo lo que se podría llamar un gran don de gentes. Enjuiciar las situaciones sociales es algo que se realiza con facilidad y sentido de la justicia.

La persona es capaz de obtener grandes apoyos y puede ser muy bien considerada socialmente.

Se busca un continuo lanzamiento hacia mayores y más completas experiencias sociales, donde predominen los ambientes cultos, exquisitos y con un gran amor por la equilibrada libertad.

En cuanto a lo amoroso, no podemos olvidar la analogía de la Balanza con la casa VII, que es la del matrimonio. En principio, parece que la abundancia y la felicidad acompañan una buena relación. Al situarse Júpiter en la Balanza, no cabe duda de que todo tipo de asociaciones se ve relanzado hacia el éxito. Pasemos ahora a continuar con lo que sucedería con el planeta en la Balanza en estado desarmónico.

En primer lugar, vayamos de lo más general hacia lo concreto.

Respecto a la filosofía de la vida, ella tendrá como columna central la búsqueda de relaciones sociales que produzcan placer y diversión. La expansión social se ve en función de caprichos y banalidades, así como en la demostración de una fachada de sensualidad y distinción. Pero todo ello se queda en una simple apariencia.

En la misma línea, se busca el beneplácito o el apoyo de las demás personas, pero de una manera bastante frívola. La alegría y despreocupación superficial son las notas predominantes.

* * * JÚPITER EN LA BALANZA Y EN LA CASA IX:

Respecto a esta combinación, destaca su tónica de tipo idealista.

EXPLICACIÓN COMPLEMENTARIA:

En la Astropsicología analógica o en su nivel analógico, uno de los elementos a tener en cuenta es la afinidad o des afinidad de los factores que en un momento determinado se combinan entre sí. Dicho de otra manera, es como si elementos que son afines, al entrar en contacto sumaran sus cualidades analógicas. Por ejemplo, un planeta como la Luna al estar en el signo de los Peces suma el romanticismo y el psiquismo lunar a las sutilezas afectivas de los Peces.

En cambio, si la Luna estuviera en el signo de la Virgen, la imaginación creativa lunar sería controlada por el análisis virguiano. A la vez, el racionalismo de la Virgen se amortiguaría con la presencia de la Luna.

Así, la relación por analogía no solo implica la idea de lo afín o similar, sino igualmente y en la misma medida la consideración de lo contrario, opuesto o complementario.

En el caso que tratábamos, se han unido en una sola combinación tres fuerzas de tipo idealista: Júpiter, la Balanza y la casa IX, con lo que el elemento abstracto o filosófico se encuentra bastante acentuado.

CONTINUACIÓN DE JÚPITER EN LA BALANZA Y EN LA CASA IX:

Los viajes se producen en situaciones favorables al aumento y mantenimiento de excelentes relaciones públicas, en las cuales se accede a ambientes de categoría y prestancia.

En general, existe un ideal optimista de la vida, basado en el sostenimiento de ideas de altruismo y generosidad.

La mente se expande continuamente hacia la belleza, la justicia, la felicidad plena y las ricas relaciones humanas.

Uno de los grandes temas que centran la atención de la mente abstracta es lo que se refiere a cómo llegar a unas relaciones humanas en las que predomine la libertad, la cultura, la abundancia y la armonía. Existe un talante muy acentuado de tipo diplomático o de relaciones públicas, pues hay posibilidades reales de que las propias relaciones se extiendan al extranjero, donde de seguro puede haber importantes apoyos.

Desde el enfoque disonante, la filosofía o idea general de la vida se basa en el derroche en lujos y caprichos, así como en el mantenimiento de una imagen llamativa y atrayente, recabando apoyos o lisonjas en distintos tipos de ambientes sociales huecos.

La moral se sustenta en la vida fácil y cómoda, así como en evitar cualquier tipo de enfrentamientos o complicaciones gratuitas.

Los viajes al exterior suelen deberse a las necesidades de gastar en placeres caros, como podría ser el alternar en otros ambientes o el manejar sumas de dinero en relación con el arte u otros objetos de lujo.

* * * JÚPITER EN LA BALANZA Y EN LA CASA XI:

No vamos a detenernos demasiado en una combinación que a estas alturas ha de ser relativamente sencilla.

Las amistades están definidas por las cualidades que ya se han estudiado como propias de Júpiter en el signo de la Balanza.

En su estado consonante, las amistades y las relaciones amistosas en sí se desarrollarán en ambientes de holgura y abundancia social, siendo la calidad de las relaciones humanas elevada.

Es muy buena posición en caso de armonizantes aspectos al planeta, o incluso si no tuviera ninguno, para lo que hemos llamado mecenazgo. Explicado de otro modo, la casa onceava es llamada también la de los amigos benefactores, aunque como ya se ha apuntado no siempre este sector terrestre se encuentra lleno de buenos amigos.

Así, posibles protectores de muy buenas relaciones públicas y con un talante idealista y benefactor, en un determinado momento pueden intervenir en la vida del interpretado. Esta o estas personas gustan de la justicia, el buen consejo, los elevados modales humanos, los temas humanistas o relacionados con la belleza y la filantropía, etc.

Como un último nivel de interpretación a explicar, podemos extendernos hacia lo que son los hobbies intelectuales, los cuales estarán en relación sobre todo con la cultura y las relaciones públicas.

Saturno en el signo del Toro.

Se encuentra peregrino en esta posición, aunque como ya hemos explicado existe en este caso una doble sintonía hacia el elemento tierra, el trabajo, la constancia, etc. marcada tanto por las cualidades del planeta como las del signo.

Saturno representa el desarrollo de la voluntad, la rutina, la constancia, el control del tiempo, el materialismo, y otros.

El sostenimiento de esfuerzos prolongados (Saturno) se basa en el querer tener del signo del Toro, que son sus dos palabras- clave.

La voluntad de querer algo es la que desarrolla una lenta, pero imparable e indubitativa marcha hacia el objetivo propuesto.

Hay una conciencia clara de lo que representa el esfuerzo, la dedicación y la responsabilidad en cuanto al trabajo, como medio ineludible de conseguir una estabilidad y de arar la tierra de todos los días.

Los planes y objetivos concretos a medio y largo plazo (Saturno) se sustentan en lograr una estabilidad en cuanto a las necesidades fundamentales, en primer lugar: vivienda, comida, vestido, etc. En segundo término, llegar a una serena paz aislado de las preocupaciones. No es raro el gusto por la tierra y el campo.

Desde el punto de vista desarmónico, la rutina y la falta de creatividad pueden alcanzar límites soberbios. Es un síntoma de rigidez, pues sólo lúgubres pensamientos de atenazar la materia para que no se escape son los que guían los objetivos personales. Un sentido de usura (Saturno) se añade al de acumulación de objetos materiales y propiedades (el Toro).

Todo tiene que estar planificado y controlado, dicho sea de paso, dentro de estrechos moldes y hábitos de vida. Ni siquiera se puede hablar de que se disfruta de lo que se trabaja, pues el miedo a la inseguridad y a la escasez impiden cierta libertad en las rutinas de vida.

Ya que el planeta de lo tradicionalista y del pasado es Saturno, en el conservador signo del Toro se produce un aumento de las tendencias estrictas y ancladas en la rigidez.

* * * SATURNO EN EL TORO Y EN LA CASA VII:

Veamos en principio qué supone esta posición en sentido armónico.

El matrimonio será bastante estable aunque, teniendo que confirmarlo con otros elementos, es posible que su consumación se haya retrasado bastante en el tiempo, debido a la influencia prudente y retardadora de Saturno.

La relación se caracteriza por la madurez, la serenidad, las bases económicas seguras, la profundidad y la responsabilidad, todo dentro de un ambiente respetuoso a lo tradicional.

La sensación de seguridad afectiva es lo que más se puede destacar en el matrimonio.

En cuanto a otro tipo de asociaciones, se buscarán apoyos de una manera muy prudente en personas que sean de bastante experiencia y caracterizadas por la calma y el realismo en la consecución de las metas.

Desde el punto de vista desequilibrado, el materialismo conforma una relación matrimonial falta de creatividad y de espontaneidad, donde predomina la satisfacción de las necesidades básicas (el Toro) con un excesivo control.

Hay una base sensual en la relación (el Toro), pero el pesimismo, la melancolía y los comportamientos acartonados (Saturno) quitan gracia a las experiencias.

Se corre el riesgo, si se acentúa la rutina, de que la relación matrimonial se petrifique.

* * * SATURNO EN EL TORO Y EN LA CASA XII:

Las tendencias de la personalidad subconsciente están determinadas por la voluntad, un profundo sentido de la realidad y una gran capacidad de mover lentamente la materia gracias al trabajo y la dedicación. Quitando que en cuanto a la individualidad consciente existan otros factores en la carta astral, la persona de forma natural y muchas veces sin percatarse de ello, se comporta con una gran medida, autocontrol y conexión con los factores reales de la dimensión espacio-tiempo.

Las barreras kármicas se superan gracias al trabajo arduo e incesante, con lo que no se deja lugar para las flojeras, los caprichos ni las falsas ilusiones.

Existe internamente, sobre todo en los momentos de soledad, una buena capacidad de concentración, la cual se puede aplicar en labores prácticas y artesanales (el Toro).

Si el planeta está fortalecido suficientemente, en cuanto al significado de esta casa en relación con la salud o las alteraciones crónicas de la misma, hay que decir que Saturno bien aspectado supone en el Toro un aumento de la vitalidad con el paso de los años.

Por el contrario, si la posición del planeta fuera comprometida, podría interpretarse la posibilidad de una merma progresiva de la salud en cuanto a los factores fisiológicos en relación con el signo del Toro. Ya hemos definido anteriormente la relación entre los planetas y la anatomo- fisiología, por un lado, y por otro la que existe entre los signos zodiacales y la anatomía del cuerpo. Ahora tendríamos que profundizar un poco intentando por analogía determinar la que hay entre los signos del zodíaco y la fisiología.

En el caso concreto del signo del Toro, podemos enclavarla entre la regencia sobre este signo de Venus, la exaltación de la Luna y las cualidades propias del signo en sí.

Así, la asimilación (Luna) y depuración (Venus) de materias nutritivas (tierra) se puede conectar con la posición en el cuello de la glándula tiroides, la cual en sí regula el metabolismo corporal.

Saturno puede indicar retardo y obstaculización de las mencionadas funciones.

En cuanto a otros temas, ya considerando que vemos en este momento la posición desarmónica, la casa doceava adquiere especialmente la atribución de sector de las limitaciones, en principio las subconscientes kármicas.

Debido a ello, el pesimismo y el duro peso que se siente de la materia y el trabajo, son grandes condicionantes de la actitud interna subconsciente. Ese roce o presión psíquica de lo material conlleva tendencias de rigidez y falta de espontaneidad. Parece que el plomo de la realidad limita fundamentalmente las conductas que no han sido emitidas previamente por el nivel consciente, que son precisamente las que analizamos con la casa doceava.

Pero sabemos que la casa doce no solo representa limitaciones internas, sino pruebas o impedimentos en lo real-externo. Ese tipo de pruebas se puede ver por analogía en relación con el sector doceavo (signo de los Peces, Neptuno y Júpiter, etc.).

Por tanto, visto desde un enfoque general de la casa doce, esta suele presentar pruebas de carácter pisciano, como los chismes, los miedos, las depresiones, las enfermedades, los aislamientos o reclusiones, etc.

En el caso que tratábamos, las limitaciones objetivas externas de Saturno en el Toro en la casa doce pueden ser las siguientes: necesidad de realizar sobresfuerzos y de sumergirse en rutinas pesadas, para poder vencer la resistencia de la materia, tanto por su peso como por los retardos (Saturno) que se pueden producir; dificultades económicas, etc.

Saturno en el signo del Centauro.

Se encuentra peregrino en este signo.

Este es un caso en el que por la polaridad que existe entre el planeta y el signo, ambos se pueden beneficiar. Ya hemos comentado recientemente que hay casos en los que existe una gran afinidad entre por ejemplo el planeta, el signo y la casa, con lo cual esas analogías comunes “se suman” o se acentúan. Recordemos el ejemplo que vimos, que es típicamente una combinación idealista: Júpiter en la Balanza en la casa IX.

En ocasiones, puede suceder que por sumarse por ejemplo demasiadas energías idealistas, esto resulte ser un desequilibrio o un defecto, con lo que la ley de lo semejante y lo diferente se constituye en una de las bases del razonamiento analógico. Ahora vamos concretamente a ver un ejemplo en el cual la distinta polaridad de dos elementos astropsicológicos puede producir buenos resultados, precisamente porque evita los excesos en un sentido o en otro.

Saturno representa la dosis y el tipo de sentido de la realidad y de lo material que posee el ser humano. En el signo del Centauro el planeta Saturno entra en relación con Júpiter.

Es fácil de entender que entre ambos planetas existe una importante polaridad.

Así, el sentido de la realidad saturniano se encuentra más “filosófico” por las vibraciones del Centauro. Se ve la llana realidad y el momento presente, pero ello no impide tomar una idea de conjunto del panorama.

Los valores morales y lo realista tratan de acercarse o de equilibrarse mutuamente, por lo menos alternándose, ya que el signo del Centauro es común (análogo a móvil, serpenteante, mutable).

Los objetivos a medio y largo plazo contienen una dosis de fuego (el Centauro), con lo que cierta medida de riesgo y de aventura tiene cabida. No es preciso tenerlo todo tan controlado para hacer algo con seguridad, como sucede con el planeta Saturno en un signo de tierra, por ejemplo.

En cuanto a la voluntad, esta se basa también en el sostenimiento de un ideal, el cual también mueve y motiva para que la constancia y el esfuerzo sean mayores en aquello que se realiza.

Desde el punto de vista desarmónico, ese Saturno se constituye en materialista e interesado, con la posibilidad de que su proyección social pueda ser mayor, ya que el talante ligeramente abierto y optimista (el Centauro) le hace ser mejor acogido por los demás.

A ese materialismo hay que añadirle una moral elástica y de conveniencia proporcionada por el signo del Centauro.

En cuanto a la voluntad, se procura aprovechar los golpes de suerte (el Centauro) con habilidad y sentido práctico (Saturno). La seriedad saturniana se ve un poco disminuida por la necesidad de que el instinto vital del Centauro se libere.

En general, puede haber un cierto aire solemne y paternalista, pero que con el planeta desarmónico es pura fachada externa de la personalidad.

* * * SATURNO EN EL CENTAURO Y EN LA CASA I:

La interpretación de un planeta en la casa primera es quizás la más fácil de realizar a partir del conocimiento de la combinación planeta-signo, pues se trata de aplicar esas características a la individualidad y la personalidad directamente.

Quizás el lector se siente un poco confuso por el uso aparentemente indiscriminado de los términos individualidad y personalidad, concretamente en lo que se refiere a la casa primera. Ya hemos dicho que en principio esta casa afina más con lo que sería el yo consciente y activo, es decir, la individualidad. Ello es lógico, pues la casa uno son las formas de conducta o de comportamiento. Pero también es cierto que la personalidad se debe más bien a patrones de la psicología humana que son más superficiales, pasajeros, inconscientes y muchas veces recibidos (de la educación, de las modas del momento, etc.). Por ello, en cuanto a la casa primera no podemos decir que rotundamente ésta se relacione con la individualidad al cien por cien.

Cabe también la posibilidad de que ciertos patrones de conducta pasajeros o superficiales se encuentren indirectamente allí, pero en general se puede decir que la casa uno está en su mayoría acorde con lo que la persona saca de dentro de sí o de sí misma. Pero como es comprensible, en el ser humano no podemos hacer compartimentos estancos diferenciados, llamando a uno personalidad, a otro individualidad, a otro inconsciente, etc. sino que son ayudas para el estudio.

Veamos entonces cuáles serán las cualidades armónicas que con respecto a la conducta puede aportar Saturno en el Centauro.

Desde el punto de vista armónico, los comportamientos son serios y demostrando altas miras. La persona tiende a ir poco a poco expandiéndose, combinando la prudencia con lo ideal. Se medita profundamente en aquello que se va a hacer antes de comenzar, viéndose no solo los resultados prácticos sino también los efectos éticos de lo que se pretende realizar. Es decir, los objetivos a medio y largo plazo se combinan con el pensamiento abstracto y generoso.

Gusta hasta cierto punto participar en lo social (Centauro), pero siempre y cuando la proyección sea madura, estable y respetuosa.

Si vemos una de las tendencias del signo del Centauro, concretamente la de la filosofía y el pensamiento abstracto, nos percataremos de que Saturno con su profundidad y meditatividad puede aumentar grandemente la vertiente mental superior de la combinación. Por supuesto que, de acuerdo al sentido de la realidad saturniano, los motivos centrales serán los ligados a las experiencias reales, tanto individuales como colectivas. La inclinación será algo así como intentar filosofar o valorar acerca de las realidades de todos los días, no descartándose una posible afición por el pensamiento de tipo ideológico o político.

En su sentido disonante, Saturno inclinaría a un cierto pesimismo y melancolía, los cuales serían contrarrestados con cierta socialización sagitariana (ambientes sociales, coros informales de opinión, etc.), perdiéndose durante unos momentos y de manera forzada la rigidez general del carácter.

En general, estando Saturno en una posición desequilibrada o inferior, predomina la rigidez, el materialismo, la usura y la mezquindad, pero se mantiene una cierta fachada de benevolencia y carácter expansivo.

Efectivamente se busca ese más lejos, pero siempre queriendo controlar y sacar todo el jugo posible a los resultados.

La moral y el concepto de la vida, entonces, se van adaptando a esas cualidades ya mencionadas de egoísmo y rigidez.

* * * SATURNO EN EL CENTAURO Y EN LA CASA III:

Ahora esta posición viene a influir especialmente en la inteligencia concreta, la educación y las capacidades comunicativas.

En caso de unos aspectos astrológicos armónicos a este planeta en tal posición, se puede presumir que existe una buena complementación en dichos asuntos entre la disciplina (Saturno) y el liberalismo (Centauro), la concreción y los ideales, la seriedad y la capacidad social, así como entre la prudencia y la expansión.

En cuanto a la educación, no cabe duda de que es una buena posición la que se tiene al respecto para formarse tanto en cuestiones prácticas como en asuntos más abstractos. La maduración durante la época estudiantil puede ser bastante intensa, pues a través de profesores o enseñantes se ha podido profundizar en ciertas materias concretas y en distintos modos de pensamiento.

A la vez, acompañando lo anterior, las propias características de la mente concreta son de concentración y facilidad para la concreción (Saturno) de lo abstracto (Centauro), por lo que en general las ciencias puras pueden resultar interesantes, al igual que la filosofía de lo físico.

Desde el punto de vista comunicativo, la imagen seria, segura, concentrada y con talante firme son elementos que pueden facilitar el éxito en los intercambios humanos expresivos. Se tiende en la conversación a ver los puntos de vista con cierta amplitud o globalización (Centauro), pero siempre manteniendo las cosas ligadas a la realidad y a la experiencia acumulada (Saturno).

En un sentido desequilibrado, la mente concreta muestra cierta lentitud saturniana, y la inclinación es de bastante rigidez en la mente valorativa o enjuiciativa. Es decir, en lo que a opiniones se refiere (Centauro), es difícil sacar al estudiante de rutinas previamente encajonadas.

La mente concreta está algo así como limitada, estrechada o petrificada para globalizar los temas y emitir juicios acerca de ellos. En cuanto a la comunicación, se intenta una cierta integración social (Centauro), pero se peca de pesimismo y rigidez, manifestándose una expresión forzada y pesada.

Combinaciones de las Octavas Superiores.

Urano en el signo de la Balanza.

Urano, recordando un poco, nos va a sustentar el estudio de los comportamientos originales, la creación o asimilación de lo nuevo y moderno, el nivel de estrés, la originalidad, la intuición, las rebeldías, las utopías, etc.

Urano en el signo de la Balanza se encuentra peregrino, pero este es un signo de aire, con lo que ciertas energías propias de Urano se van a acentuar, tanto para lo armónico o consonante como para lo desarmónico o disonante.

Veamos ahora un estudio preliminar de esta combinación planeta-signo, concretamente en cuanto a las fuerzas equilibradas que puede emitir.

Referente a la mente intuitiva o superior, existe algo así como un sexto sentido en los asuntos relacionados con el signo de la Balanza. Por ejemplo, la visión de las relaciones humanas es original y futurista, viéndose la cooperación o las asociaciones de esfuerzos (la Balanza) como algo que genera libertad y fraternidad (Urano).

La comunicación con las personas se desarrolla en una línea avanzada, culta, de modales refinados mentalmente y tendiente a romper barreras mediante la universalidad y la síntesis (Urano).

Los intercambios mentales y amistosos (Urano) generan felicidad y experiencias humanas sutiles (la Balanza).

Los ideales o focos mentales de renovación y originalidad se centran en la búsqueda de la armonía, la justicia, la paz, la concordia, la igualdad, etc.

No cabe duda de que es una combinación muy mental e idealista, aparte de que la estética en alguna de sus expresiones mentales también será otro de los puntos de atracción y actividad.

Se busca la renovación, la libertad y el enriquecimiento mental en las relaciones. Entre ellas, la vivencia del matrimonio tenderá a ser futurista, basada en una comunicación de altura y en el intercambio a medias entre lo sensual y lo intuitivo.

Continuemos ahora con las posibles energías en desequilibrio que puede representar Urano en el signo de la Balanza.

En cuanto a la manera de llevar o desarrollar las experiencias de colaboración con otras personas (la Balanza), llama la atención el despiste, la falta de disciplina y coherencia, así como las interminables indecisiones (la Balanza) que suelen acabar en acciones alocadas e individualistas (Urano).

Respecto a las posibles relaciones de tipo matrimonial o de mutua convivencia, los caprichos mentales son determinantes, así como las tendencias bohemias. Existe en el trasfondo una serie de utopías o de esquemas mentales de libertad mutua (Urano) y de disfrute del placer (la Balanza), pero ello se suele quedar en puro intelectualismo y superficialidad, lo cual deriva en una relación más bien fría, en el aire y que se desarrolla por ráfagas de viento.

La persona no se quiere meter en líos (la Balanza) y procura desapegarse rápidamente de todo aquello que le pueda provocar presión (Urano).

En definitiva, el temperamento es algo a medias entre lo sensual libriano y lo rebelde uraniano.

* * * URANO EN LA BALANZA Y EN LA CASA II:

Vamos ahora a ver lo que sucedería en cuanto al manejo del dinero, tanto en entradas como en salidas.

Urano bien aspectado en la casa dos de por sí significa que existen una serie de recursos o fuentes de ganancias originales, modernos y vanguardistas, basados en la comunicación y en la rapidez.

Al situarse este planeta en el signo de la Balanza, aparte de las notas explicadas ahora mismo, se añaden otros significados más específicos. Por ejemplo, la existencia de asociaciones de esfuerzos planteadas de una manera muy futurista, la posible conexión con temas artísticos y de relaciones humanas de vanguardia, etc. En definitiva, las relaciones humanas y la estética planteadas desde una perspectiva novedosa, son la base del sustento económico.

Al mismo tiempo, el tipo de gastos económicos más destacados va enfocado a la búsqueda de un ambiente de libertad, agradable, con disfrute refinado de los placeres, etc.

Desde el lado desequilibrado, ideas caprichosas y utópicas que pretenden conseguir ganancias de forma cómoda (la Balanza) y rápida (Urano), pueden estar basadas en planteamientos utópicos, los cuales en la práctica se desarrollarán con dudas e indecisiones. De ese modo, los apoyos con los que se contaba resultarán ser ideales más que otra cosa. Se puede presumir en general que las entradas económicas seguirán rutas caprichosas (la Balanza) y extravagantes (Urano), al igual que los motivos y elementos determinantes en el gasto de dinero.

* * * URANO EN LA BALANZA Y EN LA CASA IV:

Ahora esta posición se refiere al ambiente del hogar y las cualidades más importantes del período inicial de la vida, especialmente aquel en el que la dependencia hacia los padres es importante.

Este entorno general de la familia paterna se puede decir que está caracterizado por modos bastante depurados y originales de relación, predominando un sentido de la fraternidad, del respeto a las características de cada uno y de unión en el plano mental a través del intercambio y de las ideas.

Se combina correctamente la libertad de cada cual con un espíritu de colaboración y, en general, el ambiente es fino, elevado, idealista y amigable.

Por tanto, se puede pensar que la infancia se define sobre todo por un medio ambiente familiar en el cual existen elementos propicios para el avance mental, la asimilación de un tono espléndido de relaciones humanas y la vivencia de lazos hogareños de unión pero sin apegos paralizadores.

En ese hogar se facilita la creatividad e ingenio del niño y su despertar mental es rápido, gracias a un tipo de modelos en el hogar que motivan al cultivo mental, estético y humano. Con sentido desarmónico, el ambiente de la familia con los padres es en líneas generales bastante alocado y nervioso. Dominan las excentricidades sociales y un tipo de matrimonio entre los progenitores marcado por el desapego y la frivolidad conjuntas.

Así, las vivencias del interpretado durante la infancia van a constituir una serie de impresiones que han quedado grabadas en su inconsciente, las cuales le van a influir en mayor medida: mente bohemia y utópica, rarezas en las relaciones sociales y sentimentales, desapego excesivo en las relaciones, y otros.

Así, el ejemplo de los padres se refiere a comportamientos en el aire, platonismos que no aterrizan, conductas alocadas e imprevistas, etc., todo ello guiado por un afán de vida cómoda y mentalmente sin complicaciones ni ataduras.

Urano en el signo del Escorpión.

También en esta posición el planeta se encuentra peregrino.

Consideremos las posibilidades astro psicológicas de esta posición en el caso de energías armónicas recibidas por el planeta.

Referente a lo que son los reflejos, la intuición y el pensamiento superior, esta es una posición para desarrollar mucho la creatividad, aunque esta tienda a mostrarse de modo brusco y un tanto explosivo.

El signo del Escorpión en sí es un sector zodiacal de tensión psíquica, lo que sumado a la influencia aceleradora de las funciones mentales de Urano, significa generaciones (Escorpión) relámpago (Urano) de la mente. La energía psíquica se acumula en niveles muy internos y surge repentinamente cada cierto tiempo con innovaciones y creaciones sabias y profundas.

No cabe duda de que esta es una posición para innovar en el estudio de temáticas de gran dificultad y profundidad. Entre ellas podemos citar a todos los estudios en relación con el signo del Escorpión: sexualidad, genética, cirugía, ingeniería, ocultismo, psicologías profundas, técnicas de autorrealización, etc.

En cualquier caso, la capacidad de cambio y de transformación es grande, pues se suma la revolución mental uraniana con las crisis de fondo escorpionianas en el plano psíquico.

Una de las claves en un nivel de la Astropsicología esotérica que ya trataremos más adelante, respecto a esta combinación, es la intuición (Urano) respecto a los temas ocultos (Escorpión).

Las renovaciones mentales son claras y definidas como el rayo, y en temas como la sexualidad se quiere también romper moldes y tabúes.

Pasemos ahora a la vertiente disonante de esta combinación planeta-signo.

En primer lugar, el nerviosismo o acumulación de energía nerviosa y psíquica puede llegar a límites peligrosos, más que nada por las manifestaciones explosivas que esto pudiera producir.

Una de ellas puede ser los extremos en el desarrollo de los impulsos mentales. Estas reacciones imprevistas y poco pensadas se pueden expresar con extremismos un poco radicales.

Desde la perspectiva utópica, la cual se encuentra también en analogía con Urano, los ideales son bastante revolucionarios y con inclinación a la solución más bien drástica de los problemas.

En el terreno del manejo de las energías internas personales, como la sexual, se tiende a cierto libertinaje, pues se actúa por impulsos mentales, pero con excesivo desapego y tendencia a las rupturas bruscas de las relaciones.

Aparentemente, se está por encima de las pasiones debido a la rapidez con que se rompe con ellas, pero el trasfondo es de falta de autocontrol de las energías internas. Se está a medias entre las pasiones más densas escorpionianas y los afanes de independencia de Urano.

* * * URANO EN EL ESCORPIÓN Y EN LA CASA VI:

Comencemos con aquellos significados de tipo armónico que pudieran caracterizar esta posición.

Urano bien aspectado en la casa seis indica posibilidades de innovación, creatividad personal o investigación. Como mínimo sería el contacto con medios técnicos modernos o con sistemas de trabajo en los que entran en juego la electrónica, la informática, la nueva ingeniería, etc.

Urano al encontrarse en esta casa y concretamente en el signo del Escorpión, determina que la labor realizada es oculta en buena medida, es decir, poco visible o manifiesta para quien no conozca el ramo. Por lo general se precisa bastante identificación y acumulación de esfuerzos para que se generen frutos tangibles. Investigar lo oculto o aquello en lo que intervienen las fuerzas generadoras de la naturaleza, es uno de los fines con esta posición.

El ambiente laboral en general permite margen de libertad y de independencia al interpretado, aunque la carga de energía psíquica que ha de poner en su labor es considerable. Dicho de otra manera, nos estamos refiriendo a una combinación astropsicológica en la que la creatividad es grande. Se necesita la constancia de un signo fijo para que llegado un momento surja la intuición o el chispazo uraniano.

Desde el ángulo desequilibrado de la posición, el ambiente del trabajo es algo así como frenético. En determinados momentos parece que no sucede nada, pero algo se va acumulando hasta que explota. Se tiende a reacciones o experiencias súbitas y extremas en cuanto al desarrollo laboral, el cual va como a saltos o de manera espasmódica.

Por supuesto que esto tiene que tener una repercusión en el ámbito de la salud, la cual según la ley astropsicológica se ve influida mucho por el trabajo, el cual en la mayor parte de los casos ocupa más de la mitad del tiempo total disponible, quitando las horas de sueño. Solo viendo este punto ya es evidente la relación entre salud y trabajo.

No cabe duda de que el sistema nervioso se puede ver afectado por las crisis internas y los roces externos del ambiente del trabajo. Es lo que se ha dado en llamar el estrés laboral.

Como segundo punto desde el estudio de la salud, el nerviosismo y la recarga del sistema nervioso consciente producen desajustes en el sistema endocrino, que se encuentra en analogía con el signo del Escorpión. Puede que se llegue a producir incluso un notable desequilibrio en cuanto a los ciclos de la energía sexual.

* * * URANO EN EL ESCORPIÓN Y EN LA CASA VII:

Penetremos en primera instancia en el lado armónico de la posición.

Esta situación requiere bastante autocontrol en general, pero especialmente en lo que se refiere a las cuestiones emocionales o amorosas. Ello es debido a que el planeta Urano en sí ha de estar bastante desarrollado como cualidad humana para que sea un factor estable en cuanto al matrimonio.

La explicación es sencilla, ya que Urano representa la falta de apego, por lo que si su calidad no es suficientemente elevada para fomentar una comunicación de alto nivel en la pareja, muchas veces puede pasar que la relación se enfríe y que cada uno termine por su lado.

Pero ahora nos encontrábamos definiendo su posición armónica en el Escorpión y en la casa séptima. Así, la relación matrimonial mantiene un equilibrio entre varios elementos, como son la base de una sexualidad intensa y creativa, la necesidad de amplia comunicación en el nivel psíquico y mental, al igual que el requerimiento de poder disfrutar de cierta independencia individual.

Una relación de este tipo no puede quedarse estancada, pues si no, sobreviene la ruptura. Es preciso que tanto desde el punto de vista de las experiencias amorosas como en cuanto a la renovación de los conceptos exista una buenísima compenetración, pues Escorpión no olvida, sino que acumula.

En cuanto a las asociaciones, se requeriría el aliarse con personas con las que existe muy buena compenetración y siempre buscando formas no convencionales, ya que se precisa de un margen amplio de autonomía. En principio no es una combinación que de por sí busque las alianzas, puesto que es más bien un elemento astropsicológico con necesidad de libertad y de actuar con campo abierto.

Desde el punto de vista disonante, casi hemos adelantado algunos factores, porque la tendencia a las rupturas es algo evidente. Por ejemplo, si existen choques de carácter o de mentalidad, los cuales serán especialmente fuertes y con bastante apasionamiento.

En estos casos lo que más puede hacer que la pareja continúe unida es la base escorpioniana de deseo intenso, pero sabemos por Urano que este necesita también cierta idealización y una base de comunicación.

Se puede decir que la base de la cuestión se encuentra en la lucha de dos extremos: por un lado, la pasión fuerte y el deseo del Escorpión y, por el otro, la necesidad de que los apegos no sofoquen la libertad personal. Recordemos que en principio la casa siete se refiere a la experiencia en general del matrimonio, y en buena parte a la personalidad o individualidad del cónyuge. En algunos casos, también se puede estudiar en esa casa la actitud y comportamientos específicos del interpretado respecto a su matrimonio.

Neptuno en el signo del Centauro.

Se localiza peregrino en esta posición.

No cabe duda de que el místico Neptuno exalta la parcela espiritualista y filosófica del Centauro, y viceversa.

Neptuno es el planeta a través del cual vamos a estudiar las tendencias evasivas, el concepto de lo superior, los arquetipos del subconsciente, el ocio evasivo y las vacaciones, los enredos y los chismes, la hipersensibilidad a ciertos factores astrales, etc.

Veamos ahora qué sucede en caso de una posición armoniosa o equilibrada del planeta.

Las tendencias espirituales se van a enfocar especialmente hacia ideales elevados y elementos filosóficos. Es decir, no va a ser una espiritualidad pasiva, ya que Neptuno se encuentra en un signo de fuego. La inclinación será de tipo filantrópico y benefactor, debido a la influencia sagitariana.

La búsqueda de lo espiritual se puede desarrollar tanto en los elevados ideales que hemos comentado como en peregrinajes o viajes a otros lugares y países.

Hay una buena combinación entre la humildad de Neptuno y el temperamento generoso y jovial del Centauro.

En cuanto a las inclinaciones vacacionales de ocio prolongado, la montaña, la cultura, el deporte y otros temas sagitarianos son los más probables.

Aquello que por la persona es considerado como lo superior se encuentra ligado a lo inmenso, a lo ceremonioso, lo elevado, a la moral y los valores de universalidad y libertad, etc.

Desde un punto de vista desarmónico, Neptuno en el Centauro idolatriza el deporte, las reuniones sociales, los ambientes de derroche, así como las filosofías de la vida basadas en valores huecos y elásticos.

Se tiende a ideales difusos y a la vez engañosos, los cuales se encuentran despegados de la realidad y se sustentan en una ficticia pantalla de abundancia y opulencia.

En lo espiritual, la persona tenderá a quedarse en la pompa y la ceremonia externa, haciendo de sus prácticas religiosas más que nada un teatro cara a lo social. Desde el punto de vista ideológico, predominarán los enredos y los subterfugios.

Respecto a las tendencias evasivas, se sumergirá en los ambientes donde se desata el instinto, pero dentro de una imagen externa de respetabilidad y aceptación social, habiendo cierta inclinación a adorar los juegos de azar, los deportes, etc.

* * * NEPTUNO EN EL CENTAURO Y EN LA CASA V:

Veámoslo desde el punto de vista de una posición consonante y armoniosa, en primer lugar.

Desde la perspectiva de las relaciones afectivas, se ha de saber que Neptuno ha de estar bien controlado y equilibrado para que no produzca desengaños o enredos afectivos. Ello es lógico por la tendencia superimaginativa, idolatrizadora e hipersensible de Neptuno, lo cual provoca en numerosas ocasiones desengaños, enredos y depresiones posteriores.

Pero veámoslo ahora desde la perspectiva de que Neptuno se localiza bien aspectado. Ello significa que la tónica general de la relación es muy idealizada y elevada, con un componente de inspiración y fusión psíquica que es Neptuno, el cual inclinará al sacrificio por el otro, la humildad, el amor sensible, etc.

Por otra parte, la influencia del Centauro hace que a la vez la relación sea vital, activa y expansiva. Se tratará de mezclar la inclinación al aislamiento sobre sí mismo del planeta Neptuno, con las necesidades sociales del signo del Centauro. Esto se realizará buscando formas de ocio elevadas.

Con relación a los hijos, podemos obtener conclusiones en la misma línea, ya que el temperamento de ellos en general será bastante sensible, en combinación con una gran necesidad de actividad. El enfoque ideal para la educación y la relación con los hijos sería buscar momentos de cierta tranquilidad, especialmente en viajes de vacaciones, para establecer una relación profunda con ellos, en la cual los temas de tipo elevado son convenientes de tratar, aparte del desarrollo de actividades sagitarianas, como excursiones, ejercicios, cultura, etc.

El ocio del interpretado irá lógicamente es esta misma línea explicada, pues se precisa internamente al contacto con ambientes sociales elevados, en combinación con momentos de mayor aislamiento, especialmente en el campo.

Desde el punto de vista desarmónico, las relaciones amorosas tienden a los desengaños por excesivo idealismo, el cual queda difuso como si se tratara de niebla. Hay una pantalla de idealismo nebuloso, pero en realidad lo que predomina en la relación son las tendencias evasivas neptunianas, tratando de sumergirse igualmente en ambientes del mismo estilo.

Así, el instinto del caballo se expresa a medias entre lo social banal y las depresiones internas. No existe una moral o una ética definida en tales relaciones sensuales, pues se tiende a mostrar una imagen que no es real y se engaña a la otra persona para mantener su ilusión, la cual poco a poco se difumina.

En la relación con los hijos, de acuerdo en parte al temperamento de ellos y en parte al del interpretado, sucede en la misma línea: se plantean metas muy lejanas, pero en la realidad no existe la constancia ni la seriedad para que se realicen. Así, se corre el riesgo de que esa pantalla o imagen de paternalismo caiga, si no va acompañada de un esfuerzo y un trabajo real.

Respecto al tipo de ocio vital que desarrolla el interpretado o dueño de la carta astral, las depresiones o caídas en los valores internos, sumen a la persona en ambientes sociales de evasión y cierta huída interna de la realidad. Por eso, habrá una inclinación muy fuerte a dejarse llevar y arrastrar por tales ambientes.

Ello es debido a que Neptuno se desarrolla con una gran fuerza en el astral, produciendo tanto repulsiones psíquicas muy fuertes (fobias, temores, etc.) como grandes atracciones y necesidades de satisfacer sensaciones internas. Un ejemplo de esta segunda posibilidad es lo que estábamos comentando: la atracción psíquica o astral irresistible que determinados ambientes sociales pueden tener para el sujeto.

* * * NEPTUNO EN EL CENTAURO Y EN LA CASA VIII:

Veamos la posición desde el lado o manifestación consonante o equilibrado.

La presencia de un planeta de tipo místico como Neptuno en un signo de tendencia espiritual, situándose esta pareja en la casa octava, suma energías del mismo estilo. Esto es debido a que la casa ocho es la de lo oculto y trascendental, con lo cual este trío en combinación dará una aplicación de energías sobre lo trascendental y elevado.

Quizás por el propio simbolismo de la casa octava en cuanto a que representa lo oculto o lo que no se ve, en determinados momentos de la vida tales cualidades pueden estar en desarrollo potencial o pasando desapercibidas para las demás personas. Pero esas inclinaciones a penetrar en los mundos de lo trascendente forman parte de las experiencias más transformadoras y hondas de la persona.

En tal sentido, se ha de ver que Neptuno es el concepto de lo superior, el cual al estar situado en el Centauro se eleva psíquicamente hacia amplios ideales y filosofías, lo cual generará una espiritualidad universalista, superando barreras culturales o de otro tipo.

Así, uno de los elementos que más desarrollará internamente a la persona es precisamente la fe en esos ideales trascendentes.

Estudiado ahora este trío planeta-signo-casa desde el ángulo desequilibrado y des armonioso, en la casa ocho quedan representadas pruebas fuertes en relación con Neptuno en el Centauro. Estas pruebas o crisis internas son generadas por los enredos de tipo ideológico, religioso o moral. Es decir, Neptuno genera endiosamientos diversos o actos de idolatrar cosas o personas, los cuales son concretamente en el Centauro los relacionados con: las opiniones, la moral, las ideologías, las cuestiones de tipo religioso, de valores internos, etc.

Así, según esta posición des armoniosa, las energías internas generan sensaciones místicas de grandeza, las cuales pueden derivar en fanatismo (Neptuno) ideológico (Centauro) o en búsqueda de grandes y pomposos (Centauro) ritos o ceremonias (Neptuno).

También las mencionadas crisis pueden sobrevenir por haber idolatrado ciertos valores o ideologías hasta niveles exagerados.

Neptuno en el signo del Macho Cabrio.

En esta posición el planeta se localiza peregrino en el signo.

Quizás de entrada pudiera resultar un poco difícil la interpretación de un planeta tan trascendental en un signo tan realista y concreto. Si miramos a nuestro alrededor nos daremos cuenta de que cada persona tiene un concepto o vivencia de lo superior, pero para todos lo superior no es siempre lo espiritual, ni mucho menos.

Neptuno es aquello a lo que se adora, se eleva psíquicamente o se respeta en lo interior como algo de mayor fuerza. En una posición armónica de Neptuno en el signo del Macho Cabrío, veamos qué puede ser lo superior para esa persona.

En primer lugar, para ese ser humano la propia materia es reflejo de una realidad superior, al igual que el trabajo, la responsabilidad, y otros similares. Pero hay algo que igualmente constituye lo cuasi-divino para esta persona, y ello es la experiencia acumulada, tanto por el paso del tiempo como por la madurez.

El tipo de ocio es por lo general austero, tendiéndose quizás más que otra cosa a realizar labores prácticas en un ambiente sosegado.

Desde el ángulo desarmónico, Neptuno en este signo genera en lo espiritual, patrones rígidos, interesados y de control, una de cuyas manifestaciones puede ser alguna de las pesadas organizaciones de la religión oficial. Esto sucedería especialmente si por aspectos o por posición en casa Neptuno en el Macho Cabrío recibiera alguna fuerza más relacionada con lo religioso.

Con Neptuno en el signo diez lo que se tiende a idolatrar es a la propia materia en sí y la compleja organización y administración que el hombre ha hecho de ella. En este capítulo los focos de la fe pueden ser tanto las filosofías materialistas como los distintos tipos de políticas o de manejo del control material. Y todavía podemos añadir el culto a la profesión y al mundo de la calle.

En cualquier caso, si se despierta el sentido religioso, se tenderá a lo rígido y austero.

Las inclinaciones en cuanto al ocio y la evasión son un tanto reprimidas, debido al control saturniano y del Macho Cabrío, por lo que los vicios se manifestarán poco socialmente.

Los enredos mayores y los chismes pueden sobrevenir en el terreno material y profesional, donde los subterfugios y los engaños enturbian la experiencia en esas parcelas de la vida.

* * * NEPTUNO EN EL MACHO CABRIO Y EN LA CASA X:

Llevemos ahora la explicación al terreno de una buena disposición por aspectos de esta combinación.

Es una posición que requiere control, pues Neptuno en sí no es un planeta muy ligado por su analogía esencial a lo concreto y cotidiano, ya que su tendencia general es a evadirse, o bien a elevarse por encima de lo físico. Recordemos que las tres octavas superiores son energías que la humanidad está aprendiendo especialmente a controlar, debido a la alta intensidad de las fuerzas que se manejan con los tres últimos planetas descubiertos del sistema solar.

En tal sentido, hay que tener en cuenta que el signo del Macho Cabrío es de tierra y que la casa diez también pertenece al triángulo de las casas materiales. Ello en parte significa que el místico Neptuno estará más ligado a lo terrestre, pero también indica que hay un factor planetario de no fácil combinación con planeta y signo, debido a la gran polaridad de energías.

En cuanto a profesiones, Neptuno se conecta con aquellas relacionadas con la evasión o el ocio humano. Así, la hostelería y el turismo, los negocios de bebidas y tabaco, etc. son algunas profesiones neptunianas. Otras que también afinan con este planeta se encuentran relacionadas con los hospitales y centros asistenciales. Pero, en cualquier caso, ya hemos dicho que para estudiar a la profesión es necesario analizar otros factores de la carta astral.

En cualquier caso, la posición de este planeta concretamente en el signo del Macho Cabrío supone siempre que en cualquiera de esas actividades la función es de planificar, controlar o incluso realizar las labores más pesadas, por la analogía de Saturno (regente del décimo signo) con los trabajos más duros y concretos.

El trazado de la línea vital se encuentra decidido por la fe en algo superior, pero a la vez en objetivos concretos a medio y largo plazo. Por lo general, debido a la tendencia poco social tanto de Neptuno como del Macho Cabrío, las labores sociales y profesionales se harán en cierto aislamiento personal.

Uno de los más altos valores, como ya se comentó, es el del trabajo y la responsabilidad, pues considera la persona que entregándose con todo su esfuerzo logrará conciliar lo espiritual (Neptuno) con lo material. Este ser humano siente “de arriba” que tiene que tomar el peso de ciertas responsabilidades importantes.

Desde un punto de vista desarmónico, si entremezclamos los enredos y fraudes neptunianos con la mezquindad capricorniana, surgirá una combinación de múltiples matices. Por ejemplo, a los fraudes y lo encubierto se le puede añadir la usura y la malicia. Sin ningún tipo de escrúpulos se suele usar el engaño y el crear falsas ilusiones como sistema.

También podríamos escoger otra línea de interpretación al respecto, por ejemplo en el caso de que el interpretado sea el que sufre chantajes y mentiras en sus vivencias sociales y profesionales. Pero, como ya veremos más adelante en la interpretación de síntesis, a cada experiencia ambiental o externa de tipo desarmónico le acompaña una serie de déficits internos en el carácter, los cuales acentúan los problemas o retardan su solución.

En este caso concreto, el defecto o déficit interno del interpretado se referiría a que plantea una serie de objetivos a medio y a largo plazo (casa X) nebulosos e irreales (Neptuno), encontrándose en la realidad con un ambiente duro y de intereses creados (Macho Cabrío).

* * * NEPTUNO EN EL MACHO CABRIO Y EN LA CASA XI:

Las amistades, en caso de una buena posición por aspectos del planeta, son por lo general bastante reservadas y no demasiado metidas en la vida social. El talante de las amistades o de los círculos en los que se mueve la persona es más bien austero y sacrificado, con un alto concepto y vivencia de lo que es la responsabilidad con entrega. Así, se puede presumir un círculo de amistades relativamente selectivo y de personas bastante profundas.

En cuanto a los hobbies intelectuales, el interés tanto puede ir a cuestiones profundas y religiosas (Neptuno), como a aficiones manuales o prácticas (Macho Cabrío).

En estado disonante, las amistades son bastante lúgubres y antisociales, aunque también se puede interpretar que la actitud de la persona propietaria de la carta astral respecto a esta casa se encuentra caracterizada por el aislamiento. En cualquier caso, la probabilidad respecto a que se presenten en la vida de la persona conocida o amigos de ese tipo es alta.

Serán personas recluidas y de mente gris, con las cuales habrá que estar atentos por su tendencia al engaño, el fraude, el chantaje y las conductas sórdidas.

Plutón en el signo de la Balanza.

En este signo el planeta se encuentra en posición de peregrino.

Plutón representa las energías internas y la capacidad de ir superando las pruebas de la vida. Se puede expresar tanto en instinto como en autorrealización.

En el signo de la Balanza vamos a estudiar este planeta en primer lugar en posición armoniosa.

Las energías internas de la persona se expresan de forma equilibrada, educada y con sentido de juicio.

Los puntos que mayor realización interna generan en el interpretado son las relaciones humanas, la experiencia matrimonial, las colaboraciones y asociaciones y, en definitiva, el intercambio de esfuerzos y de apoyos entre los seres humanos.

Plutón, como ya se ha dicho, es la facultad de integración entre el yo y las experiencias, con lo que a la hora de los conflictos tanto externos como internos, es el planeta capaz de hacer que estos se transformen en energías evolutivas o involutivas.

Dicho de otra manera: ya hemos estudiado en la parte correspondiente al esoterismo cómo en el universo la vida contiene en sí energías evolutivas e involutivas, aunque el fin último de la vida sea el desarrollo hacia formas superiores. Pero este fin principal necesita que existan períodos en la vida de las personas y de las sociedades que suponen aparentemente un retraso o una vuelta atrás. Aun así ello es solo apariencia, pues esas fases involutivas, más o menos largas, tarde o temprano se recogerán como experiencia y se podrán transformar en una buena base para el desarrollo superior. Puede que lo físico, lo emocional o lo mental involucionen, y de hecho de esta manera sucede muchas veces, pero en el plano de la conciencia las experiencias siempre van a más.

De esta forma, Plutón es el planeta que rige lo que podríamos llamar la ley de la supervivencia en el plano espiritual, ya que su octava inferior, Marte, es la ley de la supervivencia en lo físico. Esta ley plutoniana implica la selección natural de la vida, según la cual el ser humano se encuentra día a día siendo probado por las experiencias.

Si dirige esas energías de la vida de forma constructiva, las dificultades se transmutan en experiencia; en cambio, si no canaliza adecuadamente las energías internas, el instinto animal-humano le domina y se genera en él un retroceso, pues las situaciones degeneran en disputas, roces continuos, pasiones internas incontroladas, etc.

Así, igual que Plutón es el planeta de la muerte a lo ilusorio e infame, también puede significar la muerte de excelentes posibilidades de realización, debido a la falta de interés por automejorarse.

En el caso que tratábamos, con Plutón armónico en la Balanza, la persona utiliza para transmutar las energías todos los buenos recursos librianos: buenos modales, buen juicio, colaboración, sentido de la estética y la justicia, amor comunicativo, etc.

Si Plutón se encontrara desarmónico, ante las crisis internas o externas se produciría en la persona un desequilibrio o desbalance notable, pues los actos irreflexivos se alternan con las dudas inacabables. Se generaría una autoindulgencia excesiva y se inclinaría la persona a buscar soluciones cómodas y superficiales, dejando las cosas en estados poco determinados o definidos. Por no meterse en problemas, evitaría ver y actuar de frente a la situación y a sí mismo.

Los puntos que retrasan la verdadera madurez interna de la persona, es decir, su autorrealización, son el gusto por una vida cómoda y de color de rosa (la Balanza) donde los instintos (Plutón) son los que mandan, los caprichos (la Balanza) expresados de forma arisca (Plutón) en sus comportamientos con la pareja, la falta de control interno (Plutón) al tratar de colaborar con otros (la Balanza), etc.

* * * PLUTÓN EN LA BALANZA Y EN LA CASA IX:

Primero analicemos esta posición en caso de buenos aspectos planetarios.

La posición de Plutón en la casa IX significa una renovación profunda de los conceptos e ideas generales de la vida, superando satisfactoriamente las crisis de valores.

Esta renovación honda se centraría principalmente en los ideales de justicia, de relaciones humanas armónicas, de paz y de belleza mental.

Las energías internas se aplican de forma transformadora y generadora en el ámbito de los ideales y de la mente abstracta. Profundizar y renovar en las relaciones humanas es uno de los grandes focos de atención del pensamiento filosófico.

Hay un verdadero sentido de autorrealización y de profundización en sí mismo a través de la experiencia de las relaciones humanas y de la pareja. Esos temas se localizan en un potente trabajo de Plutón en la casa IX, con lo que el pensamiento abstracto se encuentra muy concentrado en estos temas.

Plutón en la Balanza en la casa novena en estado desarmónico significa un concepto de la vida algo obscuro y morboso (Plutón) en cuanto a los asuntos regidos por el signo de la Balanza: pareja, matrimonio, relaciones humanas, etc.

* * * PLUTÓN EN LA BALANZA Y EN LA CASA XII:

Avancemos ahora un breve estudio de esta posición en caso de que estuviera con buenos aspectos astrológicos.

Igual que la casa doceava puede representar limitaciones, también es la superación de esas cadenas, o una protección ante factores limitantes, cuando en ella existen planetas bien concertados.

La presencia de Plutón armónico en la casa doce denota una personalidad subconsciente plutoniana, es decir, profundamente transformadora y de naturaleza sexual y energética. Estas energías internas se van manifestando poco a poco y de modo armónico, en todos aquellos asuntos que hemos determinado como afines al signo de la Balanza. Pero recordemos que la casa doce es la del subconsciente, con lo que muchas de sus manifestaciones con frecuencia pasan desapercibidas al propio interpretado.

Plutón en la casa doceava significa una fuerza pujante desde el nivel subconsciente, que se quiere expresar como una fuente o surtidor de proyectos mentales sensatos, refinados, llenos de armonía y de búsqueda de una paz verdadera.

Plutón es la capacidad para integrar incluso las malas experiencias, lo que mezclado con la influencia de la Balanza significa una limpieza y embellecimiento (la Balanza) de aquellos aspectos del yo o de la propia vida que pueden resultar fuertes u obscuros. De ese modo, desde el punto de vista subconsciente, la persona posee un sistema natural de refinamiento mental (la Balanza) de lo que sería el sufrimiento, los roces, las crisis, etc.

Las fuerzas internas, por tanto, se expresan de manera armoniosa mediante las cualidades de la Balanza, con lo que ese equilibrio puede hacer que se consiga un estado de paz basado en un trabajo interno de fondo. Es decir, se puede lograr que la felicidad personal no sea algo pasajero o superficial, sino que se combine adecuadamente la consecución de la armonía y el disfrute personal con la transformación interna de las asperezas del carácter.

Veamos qué posibilidades se abren ahora desde el punto de vista de las energías desequilibradas de esta posición.

Existe una lucha o una desavenencia interna entre la inclinación natural a la felicidad y el disfrute (la Balanza), con respecto a las explosiones de energía instintiva del planeta Plutón. Dichas energías instintivas y animales se decoran a sí mismas de forma subconsciente de banalidades, disfraces y adornos sociales librianos.

Pero en la realidad, lo que existe es un desequilibrio en el manejo de las fuerzas internas, especialmente las de tipo sensual, debido a la mezcla entre las energías de Plutón y las de Venus, regente del signo donde ahora está el primero.

Así, debido al descontrol en la canalización de esas fuerzas, estas se acumulan y llegado un momento estallan, aun cuando este estallido sea de tipo libriano. Dicho de otra forma, estas energías se expresarán a través de los defectos del signo de la Balanza: caprichos, presunción, vida fácil, estupidez social, etc.

Respecto a la salud, la posición de Plutón en el área fisiológica de la Balanza indica una relación de las cualidades plutonianas con los riñones y los sistemas depurativos del organismo. Esas características de Plutón se refieren a desequilibrios en las secreciones hormonales, suciedad, acumulación de detritus, etc., todo ello referido al área de la Balanza ya citada: riñones y sistemas depurativos.

Plutón también puede indicar la necesidad de que los sistemas de defensa entren en funcionamiento por alguna infección o acumulación excesiva de toxinas, todo ello por supuesto dentro del área de la Balanza.