Saltar al contenido

Curso de Astrología

Combinaciones de Planeta Aspectado en Signo y Casa

Tabla de contenidos

INTRODUCCION

Parece que por fin nos acercamos al tema al que según sucesivas aproximaciones hemos ido accediendo. Todos los elementos anteriores son necesarios en el presente nivel, con lo cual los múltiples ejemplos que en breve acometeremos se sustentan ni más ni menos que en lo que hemos estudiado hasta ahora.

Tampoco una combinación de planeta aspectado en signo y en casa es algo absoluto pues, por ejemplo, el estudio completo de un planeta en la casa segunda, no determina totalmente lo que se refiere al dinero y el sustento material en la vida de la persona. Esto es debido a multitud de factores que de momento no podemos valorar, y ni tan siquiera mencionar.

Pero es igualmente evidente que la información que se puede obtener de un planeta aspectado en signo y en casa es tremendamente valiosa. En lo que a esto respecta, tampoco existe un techo o un tope en la interpretación de este nivel, por lo que nunca se podrá decir que se ha dominado totalmente el sistema universal de interpretación de planeta aspectado en signo y en casa.

Ello se debe al hecho de que este sistema universal ha de hacerse más universal, incluyendo otros elementos interpretativos gradualmente. Pero la razón, la observación y la intuición astropsicológicas han de ser desarrolladas gradualmente y, sobre todo, con un orden pedagógico.

En general, los elementos interpretativos son aparentemente sencillos, pero es sólo pura imagen, pues ya hemos visto que la simple combinación de los diez planetas con los doce signos es algo muy profundo.

Luego hemos añadido la presencia y consideración de la casa astrológica en la cual se encuentra el planeta. Pero hasta llegar al punto que ahora vamos a acometer, no hemos podido diferenciar si el planeta se encuentra manejando y recibiendo energías armónicas o fuerzas desarmónicas, o ambas a la vez.

Por ello, la gran ventaja de valorar ya conjuntamente los aspectos del planeta con su posición en signo y en casa, es que podemos determinar de una manera bastante exacta el tipo de vibraciones o fuerzas que se están manifestando y canalizando a través del planeta, lo que en el terreno práctico de la interpretación supone una muchísimo mayor concretización de significados.

De este modo, a partir de ahora no vamos a tener que realizar una interpretación por separado de los significados armónicos y desarmónicos de cada ejemplo, pues ya la consideración de los aspectos nos proporciona una base suficiente para, mediante la ley de la polaridad cósmica, determinar hacia qué lado se encuentran las energías.

En los ejemplos precedentes de planetas en mutuo aspecto, hemos hecho una abstracción viendo los aspectos de uno en uno, pero en la realidad un planeta puede recibir y emitir simultáneamente varios a la vez, pudiendo ser incluso unos armónicos y otros desarmónicos.

Esta consideración no quita que si un planeta posee varios aspectos, ellos deban de ser estudiados de uno en uno. Todo lo contrario, es necesario ver separadamente las relaciones por aspectos que un planeta posee. Pero lo que vamos a pretender a continuación es, dado un planeta determinado con sus aspectos en signo y en casa, establecer el siguiente orden en la interpretación, que es el que va a regir en todos los ejemplos que en este noveno tomo vamos a ver y entender.
 

FASES DEL S.U.I.P.A.S.C.

Enumeremos a continuación las fases del Sistema Universal de Interpretación de Planeta Aspectado en Signo y en Casa:

ESTUDIO DEL PLANETA EN SIGNO

En este punto se ha de tener en cuenta si el planeta se encuentra con algún tipo de dignidad o de debilidad, o si por el contrario está peregrino. Se interpretará o valorará oportunamente cada uno de esos casos.

Ya hemos definido una serie de esquemas mentales “enzimáticos” en lo que se refiere a la valoración de planeta en signo, comenzando por el nivel razonado y continuando con el nivel analógico. Es conveniente realizar durante un tiempo más a partir de ahora, pues vamos a ver las primeras combinaciones de planeta aspectado en signo y en casa, el esquema sintético dividiendo una hoja en cinco sectores, que son por orden: 1º, analogías a estudiar del planeta; 2º, analogías del signo zodiacal en que se sitúa el planeta; 3º, estudio de planeta en signo; 4º, estudio de planeta en signo y en casa; 5º, desarrollo de planeta aspectado en signo y en casa.

ESTUDIO DEL PLANETA EN SIGNO Y EN CASA

Se puede emitir el siguiente consejo general: ES FUNDAMENTAL QUE SE INTERPRETE CADA UNA DE LAS AREAS DE SIGNIFICADO DE LAS CASAS POR SEPARADO, como si se tratara de varias casas dentro de una casa. Esto ya lo habíamos visto, pero no está de más recordarlo y afianzarlo.

Por ejemplo, dentro de la casa cinco, veremos al planeta aspectado en el signo de que se trate, primero en relación con los noviazgos y amoríos, luego respecto a los hijos, a continuación referente al ocio y la creatividad y, para finalizar, respecto a los negocios e inversiones.

Como ya se dijo en su momento, para finalizar se puede realizar una valoración conjunta de todos los significados emitidos sobre la mencionada casa.

Probablemente el estudiante piense que interpretar así una casa se puede hacer interminable, y es perfectamente lógico que en un principio podamos tardar alguna hora que otra en obtener algunas conclusiones claras sobre todas las áreas de una sola casa.

Pero ni nos sorprendamos ni nos desesperemos, para lo cual sería conveniente realizar una comparación analógica entre el aprendizaje de un idioma extranjero y el entrenamiento en la interpretación astrológica. Al principio hemos tenido que familiarizarnos con el alfabeto (signos, planetas, casa y aspectos) como elementos sueltos; luego hemos pasado a formar las primeras sílabas y palabras completas (combinaciones planeta-signo); a continuación se ha acometido el nivel de las frases sencillas (combinaciones planeta en signo y en casa); se pasa seguidamente a las frases largas y elaboradas (combinaciones de planeta aspectado en signo y en casa)…y así progresivamente se van formando párrafos bien estructurados y con sentido, luego textos completos…más tarde se va adquiriendo una soltura y un estilo propio…hasta llegar a dominar incluso un tipo de lenguaje dentro de esa lengua, de carácter especializado (astropsicología, astromedicina, astrohistoria, etc.). Entonces, ¿de qué nos preocupamos?. Tiempo al tiempo (Saturno) e intuición (Urano) a la razón.

Es perfectamente lógico que de entrada para formar una pequeña frase estemos algo más de una hora, pero según los ejemplos nos van dando una visión de conjunto, la cual es una de las bases para la intuición, analizar detalladamente una casa no llevará sino algunos minutos.

No olvidemos, por otro lado, que este lenguaje no es un lenguaje cualquiera, pues estamos trabajando con símbolos, que en sí son mucho más perfeccionados y variados que los simples signos del lenguaje. Un símbolo de un planeta, por ejemplo, puede indicar por sí mismo toda una gama de enseñanzas y leyes universales, todavía sin que empecemos siquiera a combinarlo con otros símbolos.

Bien es cierto que ciertos lenguajes esotéricos, como el hebreo, contienen detrás del signo de cada letra de su alfabeto un símbolo, con lo cual se convierte en un lenguaje también universal y de alto rango. Es decir, que no sólo sirve para expresarse en el dominio físico, emocional y racional, sino también en otros niveles más sutiles, como el intuitivo y el espiritual, en cuyos niveles las lenguas modernas son bastante incompetentes actualmente.

ESTUDIO DEL PLANETA ASPECTADO EN SIGNO Y EN CASA

Una vez que ya hemos visualizado el significado del planeta en el signo (paso 1), luego del planeta en el signo y en la casa (paso 2), vamos a completar con el análisis y posterior síntesis de los aspectos que recibe el planeta.

Inicialmente, se ha de ver cada uno de los aspectos astrológicos que capta el planeta por separado. Y decimos “los aspectos que recibe” porque sólo vamos a ver de entrada los aspectos en el sentido en que al planeta le llegan estos, pero no en el sentido en que los emite.

Veamos lo anterior con algún ejemplo. Si estudiamos a Mercurio en el signo del Toro en la casa cinco, con trígono de Urano y cuadratura de la Luna, vamos a analizar a Mercurio en tal posición recibiendo un trígono de Urano y una cuadratura de la Luna; pero, en ningún caso de momento, tendremos en cuenta el trígono que Mercurio lanza a Urano, ni la cuadratura que envía a la Luna.

EXPLICACIÓN COMPLEMENTARIA

Quizás en algún momento nos hayamos preguntado que, siendo el signo del Aguador el relacionado con la Astrología y Urano y Saturno sus regentes, cómo Saturno se conecta con una ciencia supuestamente tan mental o de aire. Aquí existen claves importantes, ya que la Astrología ha de estar, por un lado, en continua conexión con la realidad diaria (Saturno). A la vez, la Astropsicología genera un nexo entre lo físico (Saturno) y lo mental superior (Urano).

Pero el punto central de este paréntesis explicativo, que es el que nos trajo aquí, es que Saturno refleja igualmente, en combinación con la fuerza uraniana, la disciplina y la concentración mental.

Hemos comentado varias veces que la imaginación o la formación de imágenes es una facultad dormida que hay que saber aprovechar, por ejemplo en el campo de la Astrología pero, a la vez, es preciso que su desarrollo sea controlado.

Por tanto, requerimos un autocontrol de las funciones mentales o una disciplina (Saturno) de las mismas para ir educando la mente en la interpretación Astropsicológica. Por tanto, Saturno nos advierte que la interpretación astrológica no es algo desordenado, pues sólo así Urano podrá realizar su función de sintetizar.

En el punto en que antes nos encontrábamos es precisamente en el hecho de que vamos a realizar la interpretación de los aspectos de un planeta situado en un signo y en un casa determinada. Esto lo realizaremos teniendo en cuenta los aspectos de ese planeta en el sentido receptivo únicamente, es decir, que sólo observaremos el aspecto astrológico en la dirección en que el planeta en cuestión lo acoge.

Lo anterior es lógico, pues, en el caso que veíamos de Mercurio en el Toro en la casa V, hemos de estudiar todo lo que genera una modulación sobre Mercurio y entre ello, por supuesto, los aspectos que recoge de otros astros.

En caso de que fuéramos a estudiar los aspectos que emite Mercurio hacia Urano y la Luna, tendríamos que colocarnos primero en la posición de Urano en signo y en casa, así como luego en la posición en signo y en casa de la Luna.

Pero hacer esto sería una anarquía, lo que conduciría al frecuente caso que se presenta al principio de la interpretación astrológica, que es el del desorden mental y la pérdida de una adecuada profundización por niveles ordenados en la interpretación. De todo esto precisamente viene la necesidad de disciplinar, ordenar y jerarquizar desde el principio las funciones mentales cara a la interpretación astrológica. Sucede algo así como con los defectos que se pueden tomar desde el inicio en el aprendizaje de un idioma, los cuales según el tiempo se convierten en malas costumbres difíciles de cambiar.

Por ello una de las claves fundamentales en el éxito de la interpretación se refiere al control del pensamiento y de la imaginación, que es en realidad lo que va a hacer que éstas se potencien a altos niveles.

Precisamos sobre todo una capacidad que podríamos llamar de focalización de la atención mental y el pensamiento. Esta facultad de focalizar hará que si estamos estudiando, por ejemplo un planeta aspectado en signo y en casa, como a continuación, borremos de la mente el resto de los elementos de la carta astral. Esto ya podremos ir observando que es básico para hacer una investigación fructífera y ordenada de la carta astral, ya que para penetrar en un nivel de interpretación profunda requerimos hacer “repasos mentales sucesivos por niveles”. Por ejemplo, aun cuando ya estemos versados en pasos superiores de la interpretación, siempre se necesita hacer una revisión de las posiciones de cada uno de los planetas en los signos zodiacales donde se encuentran.

Sobre la información que obtenemos de esto realizamos a continuación otra interpretación en un nivel superior (planetas en signo y en casa), luego en otro estrato u octava superior, y así sucesivamente.

Pero este proceso explicado queda totalmente desordenado si la mente brinca de un lado a otro de forma anárquica. Respetando a Saturno podemos encontrar un Urano de alta calidad.

Por supuesto que este sistema al principio requiere concentración en los detalles pequeños, pues los primeros pinitos en la interpretación son como los balbuceos del niño que comienza a hablar.

Así, ya para terminar el punto y aunque resulte un poco repetitivo, la focalización de la atención es algo así como tener la capacidad de centrar el pensamiento en sólo algunos elementos o niveles de la carta astral, alternativamente y a voluntad.

 
EJEMPLOS PRACTICOS

Pasemos seguidamente a ejercitarnos en varias decenas de interesantes ejemplos de combinación planeta aspectado en signo y en casa.

En estos ejemplos iremos realizando un recorrido por las distintas casas terrestres, para que el alumno vaya tomando visión de conjunto de buena parte de los asuntos o áreas que pueden interpretarse en Astrología.
Uno de los elementos que hemos tenido en cuenta es el no repetir ninguno de los casos de combinaciones planeta-signo, por lo que a lo largo del curso se habrán tenido en cuenta un número bastante considerable de combinaciones, sin incurrir en el “método del recetario”.

SOL EN LOS GEMELOS EN LA CASA VI

De entrada hemos de tener en cuenta la posición del Sol en los Gemelos independientemente de la casa donde se ubique el planeta. El Sol es el astro de la individualidad, la cual en este caso se encuentra marcada por el elemento aire y la cualidad común. Esto significa que las cualidades esenciales de la persona son mentales y a la vez adaptables. Los defectos pueden ser la inconstancia y la dispersión, así como la dualidad en las acciones, debido a la característica de los Gemelos de ser un signo doble.

Los intereses, dependiendo de los aspectos que reciba el planeta, se pueden centrar hacia varias áreas generales: intelectual, comunicativa, de enseñanza y comercial fundamentalmente. Por supuesto que, una vez analizados los aspectos, se puede concretar mucho más en qué o cuáles sentidos se van a manifestar las energías del planeta en el signo.

No podemos olvidar que la duda mental es uno de los parámetros del signo de los Gemelos, por lo que la individualidad (Sol) se moverá siempre en situaciones que mentalmente necesitan una tensión en los pensamientos, para vencer esa duda o tendencia a la dualidad.

Al ubicarse este planeta en la casa sexta, tenemos que centrarnos en ciertas áreas concretas de influencia.
La posición del Sol en una casa en concreto supone, obviamente, que la individualidad tiene que desarrollar experiencias vitales en relación con los asuntos de esa casa.

Así, si hemos dicho que el Sol tiene que ver con la línea o trayectoria vital de la persona, está claro que la posición del Sol en los Gemelos en la casa seis nos dirá mucho precisamente acerca de esta línea fundamental en la persona.

El Sol en sí representa las energías del yo interno, de la creatividad personal, del ego, del egocentrismo, de los afanes de realizaciones, de la inversión de la vitalidad personal, etc.

La posición de este astro en el signo de los Gemelos y en la casa seis se encuentra directamente relacionada con el trabajo cotidiano, en el cual la persona en principio tenderá a ocupar una cierta posición de altura debido a las analogías del Sol; pero, por otra parte, el Sol en la casa seis si estuviera mal aspectado se podría interpretar como la aparición en la vida de la persona de superiores en el ambiente laboral, con los cuales existirían experiencias problemáticas. Ello significa que el interpretado, para conseguir el poder que pretende, probablemente va a tener que pasar por el orgullo de otros que están por encima de él.

Todo el ambiente, la función y la experiencia laboral en sí habría que enmarcarlos dentro del terreno geminiano, cuyas áreas básicas ya se han definido. Sin concretizar todavía, la rapidez, el intercambio, la información, la adaptabilidad y el oportunismo son siempre cuestiones importantes.

SOL EN LOS GEMELOS EN LA CASA VI, EN TRÍGONO CON URANO

Al recibir el Sol un aspecto armónico fuerte de Urano, situándose en el signo de los Gemelos, su componente mental intuitivo aumenta a niveles muy elevados.

A la vez, la fuerza armónica de Urano traslada evidentemente la energía geminiana hacia actividades laborales fundamentalmente intelectuales, donde lo que cuenta es la innovación (Urano) y la adaptabilidad rápida (Gemelos).

Sabemos que el Sol es el planeta de la creatividad, a la vez que del ascenso social y de la vida pública, con lo que en el trabajo se van a unir el poder creativo solar con la originalidad, la intuición y el genio uraniano.
Existe también un apoyo armónico entre las acciones individuales (el Sol) y la colaboración con equipos de trabajo (Urano).

No cabe duda de que la actividad laboral está relacionada con la comunicación (Gemelos), la investigación (Urano) y el mundo de las ideas, pero la presencia del Sol añade un factor de ser centro, de relevancia social y de vida pública.

Quizás el alumno se haya preguntado ya por qué no se realiza una mayor concreción en lo que se refiere a definir una profesión específica, pero no olvidemos que nos encontramos en un nivel todavía inicial de la interpretación, el cual podemos definir como “interpretación por casas individuales”. Es decir, todavía no realizamos una interpretación global. Así, en la determinación de una rama profesional más concreta habría que tener en cuenta otros elementos, entre ellos la casa de la vocación profesional -la décima- aparte de otra serie de factores.

Por otro lado, quizás lo más relevante dentro del estudio astropsicológico de la profesión, sea las funciones, actividades y experiencias desarrolladas por la persona más que catalogarla en tal o cual especialidad. Es decir, dentro de la rama funcionario, por ejemplo, existe un estereotipo medio, pero es indudable que muchos funcionarios realizan labores creativas, otros tratan con el público y otros no, unos obedecen y otros tienen que decidir, etc.

Astropsicológicamente es más sencillo y más práctico delimitar las funciones, actividades y facultades que la persona emplea en su trabajo, antes que enclavarla en tal o cual categoría profesional.

Continuando con el ejemplo anterior, sí queda claro que la labor o actividad del interpretado es geminiana, pero teniendo en cuenta que el Sol muestra y manifiesta al exterior, a la vez que Urano eleva las posibilidades diferenciadoras y geniales, haciendo que la persona se despegue por encima de la media. Respecto al tema salud, también en relación con la casa seis, lógicamente, al tratarse en este caso de un planeta con trígono, habría que hablar más de potencialidades del organismo que de debilidades.

El sistema respiratorio (los Gemelos) se encuentra vitalizado por un corazón sano (el Sol). El sistema nervioso, tanto en relación con los Gemelos como con el planeta Urano, es capaz de desarrollar elevadas funciones mentales (trígono de Urano hacia los Gemelos), de proyectar creatividad (el Sol) y de desarrollar actividades paralelas y simultáneas (los Gemelos).

Al mismo tiempo, las facultades geminianas manuales prácticas también pueden ganar en velocidad.

SOL EN LOS GEMELOS EN LA CASA VI, EN TRÍGONO CON SATURNO Y EN CUADRATURA CON URANO

Nuestro sistema de aprendizaje del sistema universal de interpretación, en este nivel se basa en la realización de ejemplos que sirvan para discriminar cómo varía la tonalidad de un mismo planeta en el mismo signo y en la misma casa, dependiendo de los aspectos que recibe. Por ello, nuestro desarrollo de los ejemplos y de los ejercicios se va a basar en estudiar un mismo ejemplo planeta-signo-casa con tres variantes. Estas variantes serán por supuesto las que determina el hecho de cambiar los aspectos tres veces para el mismo planeta en signo.

Está claro que la base en relación con la posición del Sol en el signo de los Gemelos y en la casa sexta sigue siendo la misma de antes. Por ello, nos ceñiremos a las diferencias que se obtienen en la consideración de los aspectos astrológicos.

En cualquier caso, no olvidemos que un planeta con aspectos disonantes despierta energías del mismo tipo, tanto en ese astro como en el signo y la casa donde éste se encuentra.

Tenemos ahora a un Sol marcado por un trígono con Saturno, lo cual hará que la individualidad se encuentre marcada por la voluntad, la seriedad, la responsabilidad, etc. Al mismo tiempo, la fuerza equilibradora de Saturno hace que la expansión solar sea más constante en el tiempo, con lo cual se puede decir que existe una verdadera voluntad (Saturno) vital (Sol). Simultáneamente, la conciencia del yo (Sol) se desarrolla a partir de una buena capacidad de concentración y de prudencia (Saturno).

Todo lo anterior supondrá que, en el ámbito del trabajo, las realizaciones (Sol) se vayan desarrollando progresivamente a lo largo del tiempo, en un ascenso basado en la experiencia de las pruebas de la vida (Saturno). Es de esperar que el reconocimiento público y la expansión de la individualidad (Sol) en el ámbito del trabajo (casa seis), se generen paulatinamente, con lo que el tiempo será al aliado (Saturno).

Veamos ahora qué sucede con la cuadratura de Urano, que ya sabemos que es un planeta que polariza bastante con Saturno quienes son, respectivamente, lo renovador y lo tradicional.

La cuadratura de Urano sobre el Sol indica que la individualidad en ocasiones realiza acciones excéntricas y descontroladas, guiadas más bien por algo de rebeldía y de afán de llevar la contraria.

Seguramente parecerá un poco contradictorio con la definición que se ha hecho del trígono de Saturno, que fundamentalmente suponía responsabilidad y aprendizaje de la experiencia. Esta aparente paradoja tiene varias posibilidades para ser solucionada.

En primer lugar, la cuadratura de Urano sobre la casa seis significa que no todo es control y disciplina en lo que a la experiencia laboral se refiere. Por supuesto que todavía estamos limitados en la interpretación, pues no tenemos en cuenta a qué o quién está representando el planeta Urano en este horóscopo, lo cual nos concretaría mucho más a qué se debe ese elemento descontrolador sobre los asuntos del trabajo. Pero jugando con los elementos que ahora mismo tenemos en consideración, lo que sí está claro es que ciertos elementos uranianos desequilibrados influyen o modulan la individualidad (el Sol), los cuales también se expresan en los ambientes de la casa seis.

Respecto a la salud y a los problemas leves o iniciales de la misma, la cuadratura de Urano sobre el Sol significa un cierto aceleramiento o tensión en la función circulatoria, por lo que quizás exista una cierta hipertensión (Sol cuadratura Urano), especialmente debido a factores nerviosos (Urano). El trígono que recibe el Sol de Saturno significa que el tiempo es un aliado con respecto a este problema, por lo que existen pocas posibilidades de que se haga crónico.

EXPLICACIÓN COMPLEMENTARIA

Respecto a la simultaneidad de un trígono y una cuadratura, que a veces parecen tener significado contradictorio, como primera solución a este pequeño enigma podemos estudiar lo que se refiere al estrés, el cual se conecta directamente con Urano. Así, no sería raro que debido a la concentración y el arduo trabajo que supone el trígono de Saturno, en ciertos momentos la tensión nerviosa se suba demasiado, lo cual puede generar alternativamente con las fases de autocontrol saturniano, otras de descontrol. En estas últimas fases se puede llegar a actuar de manera repentina y con cambios súbitos en los esquemas mentales, lo cual generará situaciones que la persona no controla y que ella misma ha generado en parte. Es posible que en estas crisis uranianas se presente un estrés bastante rebelde, que impulsará a la persona a desligarse súbitamente de todo aquello que le ata.

Una segunda posibilidad, la cual no es irreconciliable con la primera, es que la persona en lo que al rendimiento laboral práctico (Saturno) se refiere, actúa de manera diplomática y seria, notas en sí saturnianas. En cambio, existe una disyuntiva respecto a su nivel mental y sus ansias de libertad (Urano), pues una parte de su individualidad es rebelde y excéntrica. Estos dos factores conviven simultáneamente en la persona, lo cual aunque parezca contradictorio, es algo muy propio del ser humano.

Dentro de esa misma línea de lo simultáneo, es muy cuerdo pensar que la proyección creativa (Sol) de la persona sea en unas ocasiones prudente y, en otras, demasiado revolucionaria.

El que este individuo posea ciertas locas ideas y comportamientos un tanto excéntricos, no significa que no sea responsable y maduro.

Como tercera interpretación de este caso y, en general de todos los que son similares, puede suceder que esos aspectos signifiquen experiencias o inclinaciones separadas en el tiempo, es decir, desarrolladas separadas en el tiempo. De ese modo, habría que tratar de ver cuáles se manifestaron antes y cuáles después. Ello, obviamente, para ser totalmente estudiado ha de hacerse de acuerdo a otro tipo de cartas astrales que van concretando más en el tiempo las generalidades de la carta natal. A estos métodos se les suele llamar de predicción, aunque consideramos que es más correcto llamarlos de “estudios rítmicos o cíclicos”, ya que lo que se pretende no es adivinar o prefijar por anticipado, sino establecer cuáles son las fuerzas cíclicas y rítmicas que van a estar en juego.

Así por ejemplo, lo que sucedería es que hay tendencia a que en cierta etapa de la vida de la persona, ésta actuara de manera repentina, algo irresponsable, utópica y hasta rebelde, cambiando de trabajo con cierta facilidad.

En otra fase de su vida la inclinación es a establecerse de manera más segura y comenzar un ascenso vigoroso, a la vez que constante (trígono de Saturno al Sol).

Ya que los efectos de Urano son espasmódicos, mientras que los de Saturno tienden a estabilizarse, aparte de que este último planeta tiene que ver con la madurez, en principio sería más lógico que primero se manifestaran las energías uranianas.

Posteriormente, una vez que las experiencias uranianas se asimilaron por parte del reflexivo Saturno, comenzó otra etapa, caracterizada por un menor idealismo revolucionario, pero sí por mucho tesón y seguridad en los pasos.

Toda esta larga explicación hemos tenido que incluirla por orden pedagógico en este primer ejemplo, en el que un mismo planeta recibe un trígono y una cuadratura. Las tres variantes interpretativas expuestas son válidas totalmente para todos los demás ejemplos de esta clase que se presenten.

En realidad, esas tres opciones no son irreconciliables entre sí, sino que es bastante frecuente que se den todas. Si lo pensamos es lógico, ya que un mismo planeta tiene que manejar dos fuerzas -los dos astros que le aspectan- de distinta polaridad. Cuando la situación casi no se controla, la experiencia del trígono y la de la cuadratura se producen en distintos momentos en el tiempo. Cuando se tratan de acercar o conciliar ambos, se van alternando en espacios de tiempo más cortos. Y el momento de máxima tensión, pero más próximo a la transmutación de la experiencia, viene cuando las dos fuerzas se manifiestan simultáneamente. Esto es algo digno de ser meditado y comparado con la realidad de la vida.

Recordemos que la cuadratura afina con vibraciones más densas o materiales, mientras que el trígono se corresponde con energías más sutiles o espirituales. Por ello, conciliar ambas es como el problema de la cuadratura del círculo: materializar el espíritu y espiritualizar la materia.

También es muy destacado el hecho de que un planeta que posee cuadratura y a la vez trígono, tiene las dos polaridades en su mano, con lo que la labor de transmutación interna y externa de las energías, reside en el manejo y la polarización de ambas, hasta conseguir una fusión correcta.

SOL EN LOS GEMELOS EN LA CASA VI, EN CONJUNCIÓN CON VENUS Y CUADRATURA CON SATURNO

La conjunción con Venus hace que en esa labor de tipo creativo (Sol) e intelectual (Gemelos), intervenga un componente importante de carácter estético, de relaciones humanas y, hasta incluso, de placer.
Algunas de las posibles labores se encontrarían en relación con las habilidades manuales del signo de los Gemelos y con elementos relacionados con la belleza o el arte (Venus), pero siempre la responsabilidad en concreto tenderá a ser central o importante (Sol).

La relación armónica entre el Sol en los Gemelos y Venus (se trata de una conjunción armónica por la naturaleza de ambos planetas), hace que se una la facilidad comunicativa geminiana, con la individualidad segura del Sol y con el arte en las relaciones humanas de Venus. Se puede determinar un puesto relevante (Sol), con elementos intelectuales y comerciales (Gemelos) y ligados a la estética o las relaciones humanas. La cuadratura con Saturno supone limitaciones y obstáculos en cuanto al tiempo, los retrasos, cierta penuria económica, etc. Así, nos encontramos con dos aspectos recibidos por el Sol que contrastan bastante. Por un lado, la conjunción de Venus habla de experiencias felices y relajadas en el ambiente laboral, mientras que Saturno expresa restricciones e incomodidades en lo cotidiano. Ya hemos definido toda una línea de tres posibles interpretaciones, para estos casos de aspectos de polaridad contraria recibidos por un mismo planeta. No entraremos en ello en detalle.

Así, se presume que ciertos momentos o vivencias en el terreno laboral suponen impedimentos o pruebas, debido a personas que intentan controlar de manera rígida y estricta, cuyo materialismo entra en bastante contradicción con la bondad de la conjunción de Venus.

Habría que observar también que, por ser un aspecto que recibe el Sol, el que le llega de Saturno marca también la individualidad. Esta cuadratura Sol-Saturno significa cierta rigidez de la esencia de la persona, mientras que Venus suaviza bastante por la afinidad con las relaciones humanas.

Sin quitar que lo sensual y bello atraigan y eleven, a la hora de verse inmerso en situaciones de materialismos y usuras (Saturno), la esencia personal peca igualmente de cierta mezquindad, lo cual tiene luego su repercusión en el ámbito laboral.

Respecto a la salud, la cuadratura de Saturno puede significar algún entorpecimiento en las funciones geminianas, como puede ser la respiración y, más concretamente, la circulación (Sol) en relación con la respiración (Gemelos). Ya que Saturno indica escasez y enfermedad, quizás se pueda interpretar una pobreza (Saturno) en el aporte aéreo o de oxígeno respiratorio (los Gemelos) en la irrigación (Sol). Se entiende que el problema es leve por localizarse en la casa sexta.

EXPLICACIÓN COMPLEMENTARIA

Se ha dado a entender anteriormente que no todos los elementos de una carta astral tienen relación directa con el yo, lo cual veremos en poco tiempo en el “estudio global de la individualidad y la personalidad”. Ahora, en el ejemplo que estamos tocando, sí existe una relación directa entre el Sol y el yo, por lo que todos los factores que a este astro le atañen sí se pueden conectar de forma directa con el ego individual.

Pero tampoco podemos olvidar que, si bien el Sol es un factor del yo, la casa seis en sí es algo relacionado con el ambiente y las experiencias externas, concretamente las laborales.

Entonces, ¿cómo podemos interpretar un caso como éste?. Las posibilidades en principio serían varias, algunas de las cuales están de antemano descartadas. Veámoslo.

A.
Este Sol ha de considerarse sólo como un representante de la realidad externa laboral.

Sabemos que no es cierto, pues aunque el Sol se encuentra en la casa sexta, este planeta posee una analogía esencial con el yo fundamental, la cual no puede perder aunque se sitúe en una casa ambiental.

Se definen como ANALOGIAS ESENCIALES DE UN PLANETA a AQUELLAS QUE CONFORMAN SU CONSTITUCION Y ENERGIAS BASICAS, es decir, aquellos atributos o fuerzas que son centrales en el planeta, los cuales se manifiestan más puros estudiando al astro de por sí o en abstracto (desligado de posición en signo y en casa, así como de aspectos). No quiere decir que el planeta al ser estudiado en alguna posición real en un horóscopo pierda sus analogías esenciales, ni mucho menos, pero sí sucede que éstas son moduladas con múltiples variantes.

Por tanto, el Sol siempre sigue siendo una representación de la individualidad, esté donde y como esté.

B.
El Sol ha de entenderse como simultáneamente relacionado con la casa seis y con la individualidad. Este punto de vista es más correcto, aunque antes que decir simultáneamente es más afinado y preciso cara a la práctica usar la palabra paralelamente, ya que la interpretación astrobiológica se realiza en estratos paralelos e interconectados. Es prácticamente imposible hacer una interpretación simultánea de todos los elementos de una carta astral o parte de ella, por lo cual hay que realizar varios repasos en niveles paralelos y conectados entre sí.

Por ende, lo más lógico es interpretar al Sol paralelamente como indicativo de las experiencias externas laborales, al estar en la casa seis; y, también, se pueden sacar interesantes conclusiones sobre la expresión de la individualidad, más concretamente en el ámbito de la casa sexta.

Esta es una regla que se puede aplicar también al resto de los planetas. Por ejemplo, si fuera Júpiter el planeta situado en la casa seis, éste habría de interpretarse paralelamente como símbolo de experiencias externas en analogía con la casa sexta, y como elemento que nos explica el desarrollo de la expansión social (Júpiter) del interpretado.

 
EXPLICACIÓN COMPLEMENTARIA

Nos estamos refiriendo a la necesidad de no confundir la interpretación de tipo psicológico o interno de un planeta (Marte: la energía dinámica, Venus: el amor sensual, etc.) con el estudio ambiental o externo de mismo astro. Es evidente que si un planeta se encuentra en la casa primera, éste queda “determinado” hacia el yo individual. En cambio, si el planeta se sitúa en una casa fundamentalmente ambiental, como la diez, se encuentra muy poco “determinado” hacia la individualidad- personalidad.

El concepto de “determinación” lo iremos introduciendo poco a poco en nuestro estudio de la interpretación, pero en síntesis DETERMINACION SIGNIFICA RELACION.

Así, en la carta astral existen planetas y otro tipo de factores que se encuentran fundamentalmente “determinados” hacia el yo (individualidad-personalidad), mientras que otros están “determinados” sobre todo hacia factores ambientales de distinta índole.

Pero sigamos adelante, ya que el desarrollo sucesivo del “sistema de las determinaciones” nos conducirá con seguridad hasta el nivel de la interpretación global que pretendemos alcanzar.

LUNA EN EL TORO EN LA CASA II

La Luna en este signo se encuentra en exaltación, con lo que su fuerza (lunar) está en aumento. Recordemos que siempre la Luna tiene su signo de exaltación en el Toro, pero sólo cuando está presente en él está “exaltada”.

El romanticismo y el amor psíquico se ubica en una posición en la cual la realidad cotidiana es importante por lo que, a pesar de que la Luna pone un componente inconsciente, todo queda en el plano de la realidad (el Toro).

Las necesidades básicas (comida, vestido, vivienda, sensualidad) taurinas están impregnadas de ilusión, imaginación, protección psíquica y reflejos sugestivos, gracias a la fuerza benéfica de la Luna. Esto, por supuesto, en caso de que la posición de ella también sea armónica por aspectos.

La vivencia del hogar es estable, sensata, llana, sensual, con gusto por la estética cotidiana e impregnada de una firme voluntad de querer.

En caso de que la posición de la Luna se encuentre en situación desequilibrada por otros aspectos, se puede decir que predomina la pereza (Luna) y la rutina (Toro), debido a una psiquis (Luna) dominada por los apetitos sensuales y las costumbres estancadas (Toro).

En el hogar (Luna), se tiende a la pasividad conservadora y al materialismo acumulador (Toro). A la vez, en lo que al dominio afectivo hogareño (Luna) se refiere, sin duda alguna los celos (Toro) debido a fuertes apegos (Luna) generan un ambiente de cierta rigidez (Toro) psíquica (Luna).

El inconsciente instintivo (Luna) para sentirse seguro precisa de toda una serie de comodidades materiales y de un confort visible (Toro).

La situación de este planeta en el Toro en la casa dos ha de interpretarse, lógicamente, como indirectamente relacionada o “determinada” con la personalidad. Este hecho es debido a que una serie de “analogías esenciales” de la Luna se refiere a los patrones psicológicos de sentimientos naturales, naturaleza afectiva, inconsciente, etc.

Volviendo a nuestro sistema de las determinaciones, la Luna en este caso está en una casa terrestre prácticamente nada “determinada” hacia el yo (individualidad-personalidad), pues el sector dos es el relacionado con el dinero y las posesiones materiales.

De este modo, la única “determinación” que en principio existe hacia el yo son algunas de las analogías esenciales o básicas de la Luna, las cuales ya hemos mencionado.

¿Qué hacer en este caso?. Muy sencillo.

Realizamos o fundamentamos un estrato o nivel de interpretación básico en relación con el yo, diciendo que las tendencias psíquicas (Luna) a buscar la estabilidad (Toro), se expresan a través de la casa dos. Esa búsqueda inconsciente de seguridad psíquica basada en lo material hará que, como veremos en posteriores estratos interpretativos, se manifieste toda una serie de experiencias externas y objetivas en relación con los asuntos del sector dos

EXPLICACIÓN COMPLEMENTARIA

Veremos a continuación cómo las experiencias que a esta persona se le presentan en cuanto a los asuntos objetivos del sector dos, están en analogía con los atributos que hemos visto indicados por la Luna, en relación con las tendencias psíquicas del interpretado. Es decir, aunque la situación en este ejemplo de la Luna sea de “mínima determinación” hacia el yo, “existe un paralelismo entre las situaciones que la Luna representa en lo económico y el substrato psíquico de la persona”. Veámoslo continuando con el ejemplo.

La posición de la Luna en el Toro en la casa dos indica que la persona posee propensión a obtener el sustento económico de manera que su psiquis se encuentre protegida (la Luna), a la vez que ello suponga una seguridad o estabilidad material. En este caso, no es raro que las entradas -así como las salidas económicas- se encuentren en relación con el hogar, las comodidades, la necesidad de comodidad psíquica, etc.

Todavía podemos concretar más cosas respecto a las vías probables de entradas económicas. Estas irán en relación con necesidades básicas humanas, tales como alimento, vivienda, vestido y confort estético, todo ello por razón de la influencia del signo del Toro, aparte que ésta de por sí está acentuada por la posición de la Luna en exaltación. La Luna como “analogías esenciales” contiene a los asuntos en relación con el hogar, la mujer, los niños, los alimentos, etc.

Pero todavía podemos añadir un detalle más, que es el hecho de que estas entradas económicas se producirán de forma típicamente taurina. Así, en caso de que la Luna esté fortalecida, se puede hablar del apoyo de propiedades acumuladas (el Toro), tales como pisos y locales. En posiciones más normales la fuerza del Toro indicaría la necesidad de un tesonero y constante esfuerzo, para que esas entradas económicas adquieran la seguridad necesitada por la propia posición de la Luna en el Toro.

LUNA EN EL TORO EN LA CASA II, EN TRÍGONO CON JÚPITER Y CUADRATURA CON NEPTUNO

Continuamos con nuestros ejemplos de “dualidad aspectaria”, es decir, aquellos que constan de un planeta con trígono y a la vez cuadratura.

Estamos tratando, de esa manera, ejercicios con un grado de dificultad media. Los más sencillos de analizar y sintetizar, por supuesto, son los planetas libres de curso (sin ningún aspecto), luego los planetas que poseen un solo aspecto y, a continuación, los que poseen varios de la misma polaridad (todos armónicos o todos desarmónicos). En el punto medio de la escala de dificultad de interpretación de planeta aspectado en signo y en casa, está el nivel que estamos desarrollando con los ejemplos vistos hasta ahora.

Todavía existen otros casos de mayor complejidad, como aquellos en los que el planeta recibe varios aspectos, entre los cuales pueden estar trígonos, cuadraturas, conjunciones, oposiciones, sextiles, etc.

El trígono de Júpiter a la Luna en el Toro en la casa segunda tiene un efecto, palpablemente, de expandir la abundancia. Hablando de analogías esenciales, sabemos que Júpiter significa un elemento de expansión social y frutos de importancia. Así, cuando un trígono de Júpiter cae sobre la casa segunda, es de esperar importantes entradas económicas.

Al situarse la Luna en el signo del Toro, esa fortuna se presentará en los asuntos explicados respecto a esa posición: propiedades familiares principalmente, las cuales pueden crecer y fructificar (Júpiter en trígono a la Luna) con cierta facilidad.

La relación armónica entre la Luna y Júpiter puede vaticinar perfectamente ciertos golpes de fortuna relativamente rápidos, ya que la posición de la Luna en la casa segunda genera un ciclo planetario bastante ligero. Recordemos que la Luna es el planeta astrológico más rápido.

Por supuesto que no pretendemos quedarnos en el nivel de interpretación descriptivo, pues habría que ver el por qué profundo o causa por el que sucede el efecto explicado, pero tenemos que avanzar un poco más para irnos adentrando en la Astrología esotérica o trascendental. Antes hay que coger facilidad de combinación a nivel racional.

La cuadratura de Neptuno cambia bastante el panorama respecto a que hubiera sólo el trígono de Júpiter sobre esa posición.

Neptuno va a incluir en combinación con la Luna un elemento psíquico importante, pero hay que tener en cuenta que es como cuadratura, es decir, con tendencia desequilibradora.

Esto producirá engaños, subterfugios, inclinaciones evasivas, mentiras, enredos, supersticiones e influencias psíquicas sutiles en los planos superiores.

Por tanto, cabe esperar que la actividad por la cual se producen las entradas económicas se conecte más con cuestiones neptunianas, como pueden ser el alcohol, los bares, etc. ya que la Luna enclavaba en parte las energías en la casa segunda en el sector de la alimentación, como una de las posibilidades. Referente a las salidas económicas y los gastos, Neptuno supone gastos por evasividad y afán de aislarse del medio. Así, mientras Júpiter explica que hay fuerzas benéficas -en buena parte sociales- hacia la casa segunda, Neptuno, planeta del subconsciente, genera fuertes marejadas.

Estas pueden conectarse con entradas económicas algo fraudulentas y, decimos algo fraudulentas, porque la fuerza benéfica de Júpiter contrarresta la cuadratura de Neptuno, impidiendo que se pierda la respetabilidad social (Júpiter). Sin embargo, Neptuno atina a provocar influencias desarmónicas en la casa segunda, generando situaciones caóticas, nebulosas y dependientes de cuestiones supersticiosas.

LUNA EN EL TORO EN LA CASA II, EN TRÍGONO CON NEPTUNO Y CUADRATURA CON MARTE

El trígono de Neptuno es interesante de estudiar en relación con la casa segunda, ya que de por sí, supuestamente, Neptuno es un planeta poco ligado a lo material y económico. Lógicamente ello es menos cierto cuando el astro está en buen estado. Sólo para entenderlo baste observar las grandes sumas de dinero que se mueven en ciertos asuntos neptunianos como la hostelería.

Bien es cierto que un Neptuno desarmónico localizado o “determinado” hacia casas materiales -como la dos- significa que no se aterriza ni se pone definitivamente los pies en la Tierra. Esto tiene su causa en los objetivos nebulosos neptunianos y su propensión a la hipersensibilidad y la evasión de lo cotidiano. Así, al estar la subconciencia “colgada” de planos psíquicos de no mucha calidad -estando Neptuno desarmónico- se produce un aislamiento de la realidad objetiva, lo cual dificulta cumplir con la dura lucha material.

Pero, ¿qué sucede con Neptuno en buen estado si está determinado hacia lo material?.

Profundizando un poco en el “sistema universal de determinaciones”, en el caso que estudiamos Neptuno está determinado hacia cuestiones materiales dos veces, pues su trígono llega hacia la casa segunda (casa material) y a un planeta que se encuentra en signo de tierra (el Toro). Por ello, estando Neptuno bien aspectado hacia ese sector, es más fácil que sus metafísicas fuerzas “aterricen” más que si, por ejemplo, el trígono lo enviara a un planeta en la casa segunda pero en signo de agua.

Neptuno en lo económico significa bien aspectado que lo material viene por conducto de arriba. Ese “arriba” pueden ser los planos psíquicos superiores o los planos espirituales. En lo psíquico, puede tratarse de la fe y de la inspiración y, en lo espiritual, de la magia que a veces inconscientemente maneja la persona, o los efectos que de su subconsciente brotan como karma psíquico armónico.

Así, como por mano de lo alto, viene el dinero y aquello que hace falta, pues la actitud interna es humilde y sacrificada (Neptuno en buena posición). Marte en cuadratura con la Luna es un aspecto especialmente fuerte para ésta. Esto significa que entre los astros también se producen relaciones de distinto tipo dependiendo de su naturaleza. En este caso en concreto es evidente que la magnética, romántica y tímida Luna se resiente mucho con esa cuadratura, debido a la energía agresiva de Marte.

Está claro que esas entradas económicas con ambiente familiar o protector (la Luna) van a ser atacadas con fuerza por enemigos declarados y opositores frontales (Marte), con lo que la aureola o concha psíquica de la Luna en la casa dos va a ser penetrada en ocasiones por la lanza de Marte.

Al mismo tiempo, la cuadratura de Marte sobre la Luna, en relación con los gastos económicos, significa también acciones alto imprudentes (Marte), a la vez que caprichosas.
No cabe duda que la salida más inmediata es la que está en relación con el trígono.

EXPLICACIÓN COMPLEMENTARIA

“Cuando un planeta recibe un trígono y una cuadratura, el trígono representa la salida o punto equilibrador más inmediato ante los conflictos planteados por la cuadratura. Esto no significa que el trígono sea la única vía de transmutación o equilibrio, pues la cuadratura en sí dará los mayores efectos alquímicos si se trabaja suficientemente, ya que este aspecto en sí representa algo imperfecto o más burdo que hay que sublimar y perfeccionar. Lógicamente la cuadratura requiere más tiempo y esfuerzo”.

Este es un primer consejo en lo que podemos llamar la Astrología dinámica u orientativa, la cual no sólo se limita a describir o definir situaciones de forma estática, sino que indica, sugiere e incluso promueve procesos alquímicos de transmutación interna y externa, los cuales se potenciarán con las claves que aporta la Astropsicología.

Hemos dicho antes que se puede hacer una interpretación paralela básica e interrelacionada desde el punto de vista psicoastrológico.

Vamos a estudiar qué aspectos psicológicos del interpretado se están poniendo en acción en la tal experiencia medio-ambiental descrita.

Al considerar el trígono de Neptuno hacia la Luna, es claro que los puntos fuertes de la persona son la fe interior elevada, el sacrificio y la humildad (Neptuno), a la vez que una buena receptividad psíquica (la Luna).
Por otra parte, la cuadratura de Marte hacia la Luna significa que, ante los estímulos agresivos (Marte), la psiquis y la emotividad inconsciente se resienten y, hasta incluso, la vida familiar (Luna). Por ello, se requiere fortalecer la Luna para poder digerir adecuadamente las energías punzantes marcianas.

LUNA EN EL TORO EN LA CASA II, EN TRÍGONO CON MARTE Y CUADRATURA CON PLUTÓN

La Luna fortalecida por un trígono con Marte es capaz de salir con fuerza del medio ambiente protector para lanzarse a iniciativas externas que requieren riesgo, con lo que es de esperar que las entradas económicas ganen en dinamismo y posibilidades.

La cuadratura de Plutón, octava superior de Marte, lógicamente es muy fuerte para la Luna, pero la ventaja es que otro planeta también enérgico fortalece a la Luna.

En cualquier caso, si Marte en trígono define un buen dinamismo, el problema se encuentra manifestado en la cuadratura de Plutón, pues es el autocontrol el que falla.

Esto, por supuesto, en una interpretación de las bases psicoastrológicas de esta posición. En este mismo sentido, la imaginación y la receptividad psíquica de la Luna, fácilmente se impregnan de vibraciones plutonianas bajas, las cuales son de carácter instintivo y morboso. Esto podría significar ni más ni menos que en el ambiente de la calle, cara a la batalla económica, el inconsciente (la Luna) se carga de energías ambientales fuertes, de roces, de disputas, de rencores, pasiones y otros elementos plutonianos desarmónicos. Esto referente a la base psicoastrológica de lo que vamos a explicar ahora, que son las experiencias ambientales.

Este ambiente que rodea al sustento económico, en ocasiones está caracterizado por los choques fuertes entre caracteres, las pequeñas “mafias” o clanes económicos, los medios corrosivos e instintivos, etc.
La salida que proporciona el trígono de Marte es la rectitud, el ardor, el no achicarse…

De todos modos, como ya hemos dicho, también es conveniente tomar algunas precauciones para Plutón en concreto, entre las que no cabe duda que se deben de incluir los sistemas de autocontrol personal, si es que la persona quiere salir limpia del fango plutoniano.

MERCURIO EN EL LEÓN EN LA CASA I

En esta posición Mercurio se encuentra en caída, aunque ya se ha comentado que hay exilios y exilios, caídas y caídas, etc.

En este caso concreto, Mercurio no se encuentra en una caída de por sí muy fuerte, a falta de conocer los aspectos que recibe. Ello se debe a que el signo del León es de fuego – elemento afín al aire- y el Sol es su regente, el cual tiene en general buenas relaciones con Mercurio.

Pero, en todo caso, Mercurio se encuentra ahí en caída. Entre los motivos más importantes está el hecho de que el signo del León no es amigo de dudar ni de establecer demasiados discursos lógicos. Va sencillamente a la práctica, aparte de que tampoco se le puede considerar en sí un intelectual ni un orador. Por ser signo fijo, al León tampoco le gustan demasiado las dualidades ni las inconstancias mercurianas. En sí, la caída significa que la comunicación e intercambio de ideas (Mercurio) es egocéntrica, sin demasiada adaptación o flexibilidad ante los puntos de vista de los demás.

En el mismo sentido, la mente concreta y las ideas (Mercurio) están demasiado volcadas a las realizaciones y los logros de reconocimiento o poder (León), con lo que el afán de búsqueda mental se sitúa bastante reducido.

A la vez, la amistad sincera (Mercurio) sucumbe un poco por la altanería y el despotismo.

Como puntos consonantes de esta combinación, sobre todo si existen aspectos armónicos, se encuentran: mente (Mercurio) realizadora y creativa (León); comunicación sincera, abierta y noble; adaptabilidad a la vida sin perder el eje central; duda mental sin dejar de osar…

Con la posición de Mercurio en el signo del León en la casa primera, lógicamente este planeta se sitúa en una posición “muy determinada” hacia el yo (individualidad-personalidad), por el simple hecho de que está “determinado por posición en casa I” hacia el yo y sus manifestaciones.

EXPLICACIÓN COMPLEMENTARIA

Vamos a hacer un repaso y un reconocimiento más consciente de lo que hasta ahora hemos visto del “sistema universal de las determinaciones”.

Hemos considerado, a través de los ejemplos concretos, varios casos de determinación de un planeta hacia una casa en concreto y, por tanto, de relación de este astro con los asuntos de dicho sector terrestre.
De lo anterior podemos enunciar que: “un planeta se encuentra relacionado con los asuntos de la/s casa/s hacia la/s que se encuentra determinado”.

Esto a primera vista quizás no se vea como relevante, pero significa en su esencia algo muy importante: no sólo interviene en los asuntos de una casa el planeta que se encuentra presente en ella, sino el o los astros que estén determinados de alguna forma hacia ese sector terrestre.

Repasemos seguidamente los casos de determinación que se han visto hasta el momento:

A.
Determinación de un planeta hacia una casa por posición en ella. Es cuando el planeta se coloca o sitúa en un sector terrestre determinado, con lo cual se ubica “determinado por presencia en casa”.

B.
Determinación de un planeta hacia una casa por aspecto astrológico sobre un planeta presente en ella: el planeta X lanza un aspecto determinado hacia un planeta Y presente en la casa C. El astro X se encuentra “determinado por aspecto” con la casa C.

C.
Determinación de un planeta hacia una casa por su analogía esencial con esa casa: significa que Mercurio, por ejemplo, si está situado en la casa tres o tiene aspectos con algún planeta presente en ella, tiene una “determinación por analogía esencial” con la casa o, más concretamente, con los asuntos de la casa. Esto se debe a que la casa tres es la de la inteligencia concreta, a la vez que Mercurio como analogía esencial posee la del intelecto, la comunicación, y otras más. Esto significa que la “determinación por analogía esencial” es un reforzamiento de las descritas en los puntos A y B.

Habíamos visto concretamente un ejemplo, que es el de Júpiter con trígono hacia la casa dos. Lógicamente, este planeta posee como analogía esencial unos atributos de abundancia, por lo que al relacionarse con la casa dos o económica, esta analogía cobra especial importancia.

El caso contrario, que sería el de “determinación por analogía esencial desarmónica” también existe, por ejemplo, en el caso de Saturno lanzando una cuadratura hacia la casa dos.

Sabemos que Saturno mal aspectado puede significar obstáculos económicos y hasta ruina material, con lo que su determinación por significado desarmónico hacia la casa dos es evidente.

CONTINUACIÓN DE MERCURIO EN EL LEÓN EN LA CASA I

La casa primera no sólo es la que marca las características del yo desde el punto de vista psicológico o interno sino que también, de una forma fundamental, se refiere a los patrones de conducta, a las formas de actuar, de hacer, de generar acciones…a las energías que la persona mueve cuando se expresa hacia el mundo externo en actos dirigidos hacia un fin, etc.

No podemos perder del punto de mira que Marte es el que rige al signo primero, por lo que este planeta posee una analogía esencial indirecta con la casa primera. Marte está representado por una flecha que se proyecta a partir de un círculo. Esta flecha indica la dirección que sigue la persona al manifestarse desde el nivel del círculo, que es la conciencia-voluntad. Así, cuando bien por conciencia o bien por instinto se genera una necesidad o un impulso de obrar, entran en juego los planetas -y los demás factores- en relación con la casa primera.

Dentro de poco, una vez que hayamos estudiado la interpretación de varios planetas presentes en una sola casa, entraremos en el tema de la investigación de todos los factores presentes en la carta astral respecto al yo (individualidad-personalidad, consciente-inconsciente, etc.).

Por tanto, la proyección del yo se manifiesta de manera mercurial y, a la vez, leonina, en el ejemplo de Mercurio en el León.

Se tiende a actuar de forma adaptable y comunicativa (Mercurio), pero con facultades para obrar y osar creativamente (León).

La inteligencia y la mente están hechas sobre todo para desarrollar obras y realizaciones de cierta envergadura, o que precisen de cualidades para ser centro o eje de una situación.

Esto es debido a que el elemento mercuriano se encuentra en el León, que bien concertado afina con fuertes realizaciones basadas en una potente individualidad capaz de tomar un papel central o de preponderancia.
Si Mercurio en el León en la casa primera se encontrara mal concertado o aspectado, ello se uniría a su caída en ese signo. Así, previsiblemente los defectos psicológicos y de conducta (casa primera) serían los siguientes: superficialidad (Mercurio) arrogante (León), mente concreta e ideas (Mercurio) megalómanas (León), formas comunicativas (Mercurio) egocéntricas y altaneras.

En cuanto a los modos concretos de comportamiento, en este último caso la inclinación es al oportunismo mercuriano y al gusto por conseguir importantes cosas (León) para poder vivir haciendo el vago como un rey (León).

El poder creativo leonino estaría limitado por la inconstancia mercuriana, con lo que se puede decir que la responsabilidad es escasa. Al hablar y relacionarse (Mercurio) se da la imagen de que el yo es autoconfiado y de poder realizador (León). La mente y el pensamiento concreto (Mercurio) están más pendientes que otra cosa de pasarlo bien, de divertirse al máximo, derrochar vitalidad y, eso sí, jugar económicamente (Mercurio) haciendo uso de las especulaciones o actividades en las que interviene el azar para conseguir el éxito (León).

MERCURIO EN EL LEÓN EN LA CASA I, EN TRÍGONO CON PLUTÓN Y CUADRATURA CON LA LUNA

El trígono de Plutón hacia la casa uno o, más concretamente, hacia Mercurio en la casa primera, tiene interesantes efectos sobre la totalidad de la personalidad y la individualidad. Ya sabemos que Plutón es el astro que mide la capacidad de integración, autointegración y cambio psicológico personal del sujeto.
Si Plutón está determinado de algún modo con el yo, como por ejemplo en este caso, supone que otros defectos o aspectos desarmónicos en relación con la individualidad-personalidad (yo) poseen bastantes posibilidades de ser transmutados gradualmente por la propia persona.

En cambio, Plutón relacionado con el yo de manera desarmónica significa bastante autodescontrol interno, por lo que el manejo de las situaciones conflictivas y probatorias se hace más difícil, aunque ya sabemos que no hay nada imposible, aun cuando la cuadratura sea más fuerte de trabajar y moldear. Por tanto, si Plutón está bien concertado significa que hay posibilidad de cambiar aquello que haya que cambiar del yo, superando las crisis internas de manera evolutiva y no putrefactiva.

Siendo Mercurio el que recibe el trígono de Plutón, la mayor energía que se puede desplegar cara al desarrollo personal es todo lo que se refiere con el mundo de las ideas, la comunicación y la adaptación.

De tal manera, la mente, los pensamientos y los esquemas educativos están siempre en un desarrollo y renovación ascendente. Podríamos decir que no hay ideas o pensamientos que se pudren o se degeneran por falta de comunicación o aireación, lo cual sí sucedería con una cuadratura de Plutón a Mercurio. En cuanto a conductas concretas, hay que decir que la expresión, la charla, el estudio y la amistad, siendo todos ellos elementos mercurianos, conducen a una renovación del carácter y a una mayor madurez y profundidad interior (Plutón). Simultáneamente hay que considerar que Plutón hace que la mente mercuriana sea más profunda, concentrada y capaz de conectar las experiencias de la vida con las ideas.

Así, teniendo en cuenta que Mercurio está en el signo del León, se puede esperar una mente fructífera y creativa, que va incubando o generando sus frutos sin que apenas se perciban, hasta un momento determinado en que se expresan con tremenda fuerza (Plutón).

La mente y las ideas (Mercurio) son vitales (León), así como la comunicación, pero además hay penetración y peso específico (Plutón).

La cuadratura de la Luna hacia Mercurio significa que existe, a pesar de lo anteriormente explicado, una falta de integración o de asimilación de las vivencias familiares y hogareñas o de tipo psíquico-afectivo.

De este modo, la comunicación y la mente (Mercurio) se desarrollan armónicamente en cierta línea de experiencias marcada por Plutón, pero en la línea de experiencias de la Luna hay conflicto. Evidentemente, en este conflicto intervienen desequilibrios a corregir en el nivel de la psicología del yo (casa I), aparte de que luego ello se expresa igualmente en conductas descompensadas (casa I).

A pesar de que la mente es profunda y generadora (trígono de Plutón hacia Mercurio), existe incorrecta expresión (Mercurio) de los sentimientos (Luna). La mente y el pensamiento (Mercurio) son algo caprichosos, mezclándose el pensamiento racional (Mercurio) con la imaginación de un modo desarmónico.

Simultáneamente, la Luna da pereza a las funciones mercurianas mentales, las cuales a veces se dejan llevar o arrastrar como por el cambio de las mareas.

La supuesta claridad de ideas (Mercurio) que parecía tan realizadora (León) se difumina por el sentimentalismo, la susceptibilidad, la influenciabilidad mental y la desgana (Luna).

MERCURIO EN EL LEON EN LA CASA I, EN TRÍGONO CON LA LUNA Y CUADRATURA CON JÚPITER

El trígono de la Luna a Mercurio en la casa primera en el León significa que la adaptabilidad y la comunicación en el nivel psíquico es correcta. Hay una sintonía armónica (trígono) entre lo intelectual y lo psíquico-afectivo. De este modo en los ambientes romántico y familiar, la comunicación no será fría ni algo infantil, como sucedía antes con la cuadratura de la Luna a Mercurio. En el trígono, la expresión afectiva es fluida y adaptable (Mercurio), a la vez que sensible y cariñosa (la Luna).

Al mismo tiempo, la conexión entre el pensamiento racional y la imaginación es correcta, beneficiándose uno a la otra. En el caso anterior, la cuadratura, había entorpecimiento mutuo entre estas dos facultades.

La cuadratura de Júpiter a Mercurio significa que la forma de comunicarse y expresarse es de mucha pantalla o fachada y pretendiendo ser más de lo que se es. Así, las ideas están cargadas de una enorme elasticidad (Mercurio) de principios morales (Júpiter). La mente tiende a querer abarcar demasiado, con lo que se puede producir inconstancia (Mercurio) en las metas (Júpiter), es decir, falta de continuidad o dualidades (Mercurio) cara a la expansión social (Júpiter).

EXPLICACIÓN COMPLEMENTARIA

El planeta que rige al signo donde se encuentra otro astro, se llama DISPOSITOR del segundo.

Dicho de otra forma, si el planeta X está en el signo del Cangrejo, el “dispositor” de X es la Luna, por estar X en el Cangrejo. Si ese mismo planeta X en otro momento se ubica en el signo de la Virgen, entonces, mientras transita por ese signo, su “dispositor” será Mercurio. Si en otro horóscopo vemos al planeta X en el signo del Escorpión, se dice que Plutón es su dispositor y que Marte es su CODISPOSITOR.

Hay todo un “sistema universal de los dispositores”, el cual en su momento trataremos. Pero por el momento, baste decir que si un planeta recibe un aspecto de su dispositor, ese aspecto cobra especial fuerza, tanto para lo armónico como para lo desarmónico.

Supongamos que Mercurio estuviera en el signo del Toro con una cuadratura de Venus. Esta sería una cuadratura de la dispositora de Mercurio, por lo que tendría más fuerza.

El por qué sucede esto es relativamente fácil de entender, ya que dos energías similares se encuentran a la vez en relación con el planeta. En este caso, Mercurio está determinado (relacionado) hacia el signo del Toro por estar presente en él; y, al mismo tiempo, el planeta más afín -el regente- del signo del Toro lanza una cuadratura hacia Mercurio, con lo que la determinación de este planeta hacia el Toro es doble: primero por posición y, segundo, por aspecto con el dispositor del planeta.

Habíamos insistido en el hecho de que aunque un planeta regente no esté siempre en su regencia, siempre sigue estando conectado con su domicilio. Es como el que sale de su casa y mantiene una constante y diaria conexión con su hogar vía telefónica.

Por tanto, Venus siempre se encuentra conectado a un nivel energético con el Toro.

En el caso que tratamos, Mercurio está en el Toro y posee cuadratura de Venus, por lo que la fuerza que empuja a hacer una mente concreta (Mercurio) práctica y a la vez estética (Toro y Venus), es fuerte.

MERCURIO EN EL LEON EN LA CASA I, EN TRÍGONO CON JÚPITER Y CUADRATURA CON URANO

Significa un poder expansivo socialmente (Júpiter) de carácter intelectual (Mercurio) inmenso, apoyado por unos buenos ideales y un comportamiento abierto, alegre y liberal (Júpiter). La mente y el pensamiento (Mercurio) irradian equitatividad y amplitud de miras (Centauro), tanto en las manifestaciones intelectuales como en las comunicativas y amistosas (Mercurio).

La ética, la generosidad, la filantropía y un talante cultural acompañan toda una serie de manifestaciones sociales de envergadura (Júpiter) que tienen como soporte una mente (Mercurio con trígono de Júpiter) filosófica, de buen juicio, abierta y que sabe llegar siempre más allá de lo que en cada momento ya se tiene logrado.

La cuadratura de Urano a Mercurio es un elemento de estrés y tensión nerviosa, aparte de manifestaciones algo radicales mentalmente, que sería algo así como una mente concreta (Mercurio) revolucionaria y excéntrica (Urano).

Al ser una cuadratura entre Mercurio y su octava superior, no cabe duda de que se acentúan aspectos desarmónicos en lo mental, por causa de que ambos son mentales. En ese mismo sentido, las ideas repentinas que a veces conducen a la inconstancia, son elementos que desconciertan por su rapidez y por lo inesperado a las personas con las que existe comunicación. Sin quitar que la fuerza desarrollada sea optimista y sabiendo pensar en grande (trígono del Júpiter a Mercurio), se peca de nerviosismo, aceleramiento mental e intelectualismos algo raros.

VENUS EN EL CENTAURO EN LA CASA IV

De entrada, este planeta se encuentra peregrino en este signo, pero no cabe duda de que la posición exalta el sentido elevado e idealista del amor, el cual siempre quiere llegar más lejos, al igual que la flecha del Centauro.
El amor está marcado por la vitalidad y una pasión fogosa moderada, pues ya sabemos que el Centauro es el signo común de fuego. Estamos ahora estudiando las influencias del Centauro sobre Venus en el sentido de su parte humana o elevada, aunque no hemos olvidado que la sensualidad fogosa está ahí también.

Lo humano del Centauro hace que los ideales respecto al amor (Venus) sean un punto de referencia básico. Estos ideales son de amplitud, amor abierto, generosidad en lo sensual, alegría sana, felicidad, abundancia, etc. Pero tampoco se puede dejar de lado el tono liberal y a la vez social del signo del Centauro, lo cual hará que la experiencia ideal con la pareja sea la de alternar con círculos sociales en los que exista una elevación de miras: cultura, diversión sana, deporte realizador, etc.

En casos en los que el planeta está muy sublimado en este signo, se tiende a respetar unas normas éticas o de comportamiento respecto a la pareja, basadas en la sinceridad, el amor generoso y el apoyo activo a la persona a la que se quiere. Desde el punto de vista desarmónico, ya sabemos la fama que tiene en la mitología el regente del signo del Centauro, es decir, Júpiter, el Zeus mitológico. De ahí que la posición desarmónica o desbalanceada de Venus en el Centauro, se impregne de una vivencia del amor más de fachada externa y social que de otra cosa.

La pantalla es de alegría, optimismo y mucho jolgorio, a la vez que de una personalidad destacada, pero lo que subyace es una sensualidad de diversión y sin complicaciones. De este modo, en cualquier momento el caballo salvaje se desboca y quizás la pareja ya no lo vuelva a ver más. Por supuesto que todas estas ligerezas se tratarán de mantener cara hacia fuera dentro de los tolerantes límites que la sociedad permite al respecto en cada momento.

No se puede dejar a un lado del punto de mira el hecho de que Venus es el planeta del jolgorio, a la vez que el signo del Centauro tampoco se queda atrás por su necesidad de buscar el “ambiente” entre la gente.
Al situarse Venus en el Centauro en la casa cuatro, este planeta se va a relacionar por significado en casa más que nada con el ambiente general del hogar, con alguno de los progenitores (dependiendo del caso), la infancia y la primera parte de la vida, etc.

EXPLICACIÓN COMPLEMENTARIA

En este punto vamos a realizar unas interesantes observaciones que el estudiante sabe hemos planteado anteriormente, y lo vamos a hacer partiendo del caso que estamos viendo ahora mismo.

Cuando interpretamos a Venus en el Centauro o en cualquier otro signo, en principio relacionamos a este planeta con el amor, pero, ¿con el amor y la sensualidad de quién?. Desde luego que nunca hemos dicho que Venus sea índice sólo de la capacidad de amor y sensual del interpretado pues, dependiendo de la casa donde se encuentre, se puede referir al desarrollo del amor de una amigo, de los padres, etc.

La cuestión es entonces la siguiente: ¿representa o no representa Venus la sensualidad y la vivencia del amor del dueño de la carta astral, independientemente de en qué casa se encuentre?. Podemos decir rotundamente que sí. Lo que sucede es que en un primer escalón interpretativo estudiamos a los planetas en los signos, independientemente de las casas donde se encuentren.

De este modo, estudiando en qué signo está el Sol averiguamos importantes cosas acerca de la individualidad, analizando la Luna vemos la emotividad inconsciente del interpretado, viendo a Mercurio investigamos en sus capacidades intelectuales generales, etc. Pero no olvidemos que este primer nivel interpretativo ha de ser completado por los siguientes y, más concretamente, por el que le continúa, que es el análisis por casas de la carta astral, basándonos en el sistema universal de interpretación de planeta aspectado en signo y en casa.

Por tanto, los dos pasos que hemos definido hasta el momento en el estudio de la carta astral son los siguientes, aunque todavía no ha llegado el momento de explicar el proceso de interpretación global de un horóscopo, ya que sencillamente estamos adquiriendo ciertas técnicas para abordar próximamente una interpretación global. Así, los dos escalones interpretativos que hasta ahora hemos aplicado son:

A.
Estudio de las diez combinaciones planeta-signo de la carta astral: a partir de este primer nivel, el cual siempre se debe hacer casi al principio de la lectura del horóscopo, podemos obtener una valiosa información general, la cual ha de irse perfilando posteriormente, al incluir las casas astrológicas.

En este mismo primer escalón (A) es lógico tener en cuenta los aspectos que recibe cada planeta por separado. Es decir, vamos a ver al Sol en primer lugar, analizando su posición en signo y los aspectos que recibe; luego pasamos a la Luna teniendo en cuenta su interpretación en signo y la de los aspectos que recibe; y de la misma forma hacemos lo propio con cada uno de los planetas.

Es lógico totalmente que sea en este momento cuando consideremos los aspectos por primera vez, porque tanto la posición del planeta en el signo como los aspectos que recibe el astro en sí, conforman lo que se ha dado en llamar ESTADO COSMICO DEL PLANETA. Por tanto, el estado cósmico del planeta es el que muestra este astro sin tener en cuenta a las casas astrológicas, lo cual ya entra en lo que se llama ESTADO TERRESTRE DEL PLANETA.

Resumiendo, un planeta se encuentra modulado por el signo donde se encuentra y por los aspectos que recibe, siendo este conjunto de estudio el que se denomina “estado cósmico del planeta”.

Por tanto, en este nivel o escalón A lo que vamos a estudiar es el estado cósmico de cada uno de los diez planetas, sintetizando las analogías esenciales del astro con las modulaciones que le llegan, por medio del signo donde se encuentra y de los aspectos que recibe.

Detallando un estudio del estado cósmico de los diez planetas lo que podemos es desarrollar las bases o el sustrato psicoastrológico de la carta astral. Así, en este nivel A cada planeta representa una función psicológica del interpretado (Venus, el amor; Marte, la energía dinámica, etc.). En su momento, sentaremos las bases para en este nivel A desarrollar un estudio fisiológico a través de la consideración del estado cósmico de cada uno de los diez planetas. Pero, de momento, ya que esto requiere un poco más de nivel interpretativo, nos centraremos en el paso A en el desarrollo de los fundamentos psicoastrológicos de la carta astral.

B.
Estudio de las casas astrológicas individualmente, de acuerdo al sistema universal de interpretación de planeta aspectado en signo y en casa: en la trayectoria de ejercicios prácticos que hemos venido siguiendo, hemos pretendido llegar lo mejor y lo antes posible a este nivel, en el cual se pretende interpretar la síntesis completa del planeta aspectado en signo y en casa.

Por este motivo no nos hemos detenido en la consideración del estado cósmico del planeta, es decir, en ejercicios de planeta aspectado en signo, sin tener en cuenta la casa. De esta forma hemos ahorrado tiempo y espacio, pues teniendo una pequeña práctica en la interpretación de planetas aspectados en signo y en casa, es bastante fácil descifrar un planeta aspectado en signo. Esto es un pequeño paréntesis para que el lector tenga conciencia de a dónde hemos querido llegar y cómo lo hemos hecho.

Actualmente nos estamos explayando en ejemplos de planetas aspectados en signo y en casa. Ello, ¿que pretende?. Pues, sencillamente, posibilitar la interpretación de cada una de las casas donde hay planetas por separado, lo cual es en sí un gran avance, ya que esto nos permitirá hacer un “repaso” a la carta astral detallando en esos sectores o casas las influencias centrales de los mismos.

Está claro que esta vuelta no puede ser completa aun, pues por lo menos encontraremos dos casas sin ningún planeta, pues son diez planetas y doce casas. Así, hemos de esperar un poco para poder realizar la interpretación de las casas sin planetas, que tienen toda su importancia y que se estudian a partir del signo zodiacal que cae en su cúspide o inicio. Pero esto es algo que vamos a aplazar un poquito todavía en cuanto a su estudio.

Por supuesto que todavía nos quedan algunos detalles que ver, como es el caso de cuando hay varios planetas en una casa, pero los horóscopos dicen al oído: ¡interprétame despacio que tengo prisa!.

Por tanto, en el nivel B de interpretación, lo que hacemos es investigar y profundizar en el estado terrestre de los diez planetas astrológicos, es decir, en su estado cósmico (posición en signo + aspectos) más la posición en casa terrestre.

Después de todas estas necesarias explicaciones, queríamos llegar al punto central que motivó esta explicación complementaria, que es lo siguiente: si Venus, por ejemplo, en el nivel A nos sirve para estudiar la base psicoastrológica del interpretado respecto al amor, la sensualidad y la estética, ¿qué sucede cuando se tiene en cuenta la casa donde está Venus, por ejemplo la cuatro?. ¿Sigue siendo Venus el planeta de las tendencias sensuales del dueño de la carta astral, o Venus se refiere ahora a las inclinaciones amorosas de sus padres?.

Si nos planteamos el dilema desde el punto de vista de la Astrosofía, debe de haber una correspondencia entre los distintos niveles interpretativos, lo cual es una derivación del principio de unidad del ser humano y del cosmos.

Si no se cumpliera la ley de correspondencia entre los distintos niveles de interpretación cosmobiológicos, tampoco se sostendría el principio de unidad dentro de la diversidad respecto al hombre. Por tanto, lo justo es que sí exista una conexión o unidad entre los distintos escalones de profundización de la carta astral, pues no podemos olvidar que estos niveles interpretativos se van superponiendo equilibradamente unos sobre los otros, y que apenas estamos comenzando con los primeros.

CONTINUACION DE VENUS EN EL CENTAURO EN LA CASA IV

Contestando a la pregunta planteada, el significado interpretativo que hemos dado al estado cósmico de Venus como indicador de las tendencias sensuales de la persona, sigue siendo totalmente válido al pasar al nivel B. Esto sucede, por supuesto, siempre que nos hayamos ceñido a lo que en realidad se puede y se debe interpretar del nivel A.

Lo que nunca debe hacerse es, tal como se observa en numerosos libros de astrología, sacar toda la vida amorosa de la persona sabiendo sólo en qué signo está Venus. Sucede algo parecido con los atributos que se pueden dar al Sol conociendo sólo su signo de posición (signo solar). Este dato es de suma importancia, pero no se puede trasvasar un límite en su interpretación pues si no, ocurrirá que al pasar al nivel B comenzarán a haber contradicciones con lo que se interpretó en el A.

Si, en cambio, nos ceñimos a las posibilidades reales del nivel A, no tendremos ningún tipo de problemas. Ese nivel en el que nos tenemos que mantener es la interpretación psicoastrológica, en la cual cada planeta representa un aspecto psicológico del interpretado.

Cuando nos situamos en el caso de Venus en el Centauro, ya teniendo en cuenta que se coloca en la casa cuarta (estado terrestre), no hemos de olvidar lo que se vio en el nivel A.

Pero ahora llega el momento de especificar más. Por ejemplo, es lógico pensar que las tendencias venusinas sagitarianas del ambiente hogareño han tenido una repercusión directa en las propias vivencias y conceptos que el interpretado desarrolla en cuanto al amor.

Lo anterior es lógico pues, si durante la infancia y la adolescencia Venus ha sido el aspecto más destacado que ha marcado esa época de la vida, ello significa en la práctica que los padres han dejado parte de su comportamiento venusino en el niño o en la niña. Por tanto, ya sabemos algo más que en el nivel A de interpretación, pues hemos averiguado a qué se deben las tendencias amorosas sagitarianas, las cuales han sido aprendidas en el ambiente del hogar.

Esta es una conclusión importante, ya que se debe traspolar al resto de los casos: Venus en el Centauro en la casa cuarta nos sigue hablando de lo relacionado con las tendencias sensuales de la persona (analogía esencial de Venus), moduladas por el Centauro, pero el origen de tales inclinaciones radica en la experiencia familiar, en el ejemplo y la personalidad de los padres, en la herencia psíquica, etc.

Por tanto, Venus en el Centauro en la casa cuarta es símbolo de una experiencia ambiental y hereditaria en el ámbito de la familia (interpretación de nivel B), pero que produce o se encuentra en relación con la base psicoastrológica de la persona que habíamos estudiado en el paso A.

Ya hemos comentado que en el estudio astrológico es perfectamente posible diferenciar los factores del yo individual de aquellos que podemos llamar ambientales. Pero, a la vez, siendo la gran ventaja de la superciencia cosmobiológica, se puede visualizar la interrelación íntima entre yo y ambiente. A partir de este momento, puesto que ya estamos en disposición para ello, vamos a realizar el desarrollo de los casos de planeta aspectado en signo y en casa de una manera más sintética y breve.

VENUS EN EL CENTAURO EN LA CASA IV, EN TRÍGONO CON URANO Y CUADRATURA CON NEPTUNO

La posición de Venus en la casa cuarta, como ya se ha visto demuestra una personalidad de los padres basada en el amor, pero también en la alegría y la sociabilidad, ya que tanto Venus como el Centauro son elementos extrovertidos y amantes de circundar en medios de la sociedad, disfrutando de todo un poco.

Ese concepto del placer se desarrolla de una forma equilibrada y armónica si Venus se coloca bien aspectado, mientras que en caso contrario predominaría la lascivia y cierto desenfreno.

Respecto al amor (Venus) el Centauro es idealizado y liberal a la vez que moral, en caso de buena posición por aspectos; en sentido contrario, Venus mal aspectado en el Centauro indica mutabilidad, pues el Centauro es común, a la vez que el gusto por los placeres puede llevar a cierta lujuria (Venus), siempre tratando de mantener la pantalla social hacia fuera (Centauro). El trígono con Urano promete un ambiente en el hogar de carácter moderno, con libertad bien entendida y con un nivel mental elevado (influencia de Centauro y de Urano).

Existe un amor idealizado y elevado en el hogar, basado en una buena comunicación e intuición (Urano trígono a Venus). En la primera parte de la vida algunas de las experiencias más marcadamente benéficas pueden estar en viajes al extranjero (Centauro) familiares (casa cuarta) por motivos de placer (Venus), en los cuales se amplió la mente de niño o de joven del interpretado (trígono de Urano hacia la casa cuarta).

La cuadratura de Neptuno a Venus significa que en ocasiones ese amor familiar (Venus en casa cuatro) se idealiza demasiado (Centauro) y acaba en enredos, desengaños y depresiones (Neptuno), dando un cierto trasfondo engañoso a algunas situaciones. No cabe duda que, por otro lado, la cuadratura de Neptuno a su octava inferior -Venus- puede significar en algunas situaciones o miembros de la familia la inclinación a la evasión y a ciertos engaños amorosos (Neptuno cuadratura Venus).

Si bien el polo de la comunicación mental y la libertad (trígono de Urano) está claro en esa familia, coexisten algunos relajos, apegos subconscientes limitadores, desengaños y cuestiones en lo afectivo que no se ventilan suficientemente (cuadratura de Neptuno a Venus).

VENUS EN EL CENTAURO EN LA CASA IV, EN TRÍGONO CON NEPTUNO Y EN CUADRATURA CON JÚPITER

El trígono de Neptuno a Venus significa que las posibilidades de vivir la inspiración del amor en el interpretado durante la infancia y la adolescencia fueron buenas. Esto se interpreta de esta manera porque la casa cuatro no sólo es la parte de la individualidad de los padres o del ambiente del hogar que más afecta al niño, sino también lo que él de forma activa puede desarrollar en relación con tal ambiente.

Por supuesto que la primera parte de la vida, especialmente la infancia, está muy marcada por la normal receptividad del niño hacia el ambiente, pero en la casa cuarta, además, investigamos sus experiencias y comportamientos, así como su carácter, durante esta fase.

Por supuesto que todo ello se debe ver en una interrelación yo-ambiente, para lo cual tendríamos que tener en consideración la casa primera en comparación con la cuarta, ya que la primera son las tendencias o inclinaciones propias con las que viene el niño, aparte de las que recibe de sus progenitores. Pero ello es un tema de interpretación global que dejaremos para más adelante.

Por tanto, el trígono de Neptuno hacia Venus en el Centauro en la casa cuarta supone que el niño encuentra un ambiente adecuado para formarse recibiendo un alegre (Venus en el Centauro) y demostrativo afecto, a la vez que una educación religiosa o espiritual inculcada con amor (Venus en el Centauro). El niño, por su lado, puede desarrollarse en lo artístico y sensible con facilidad (Neptuno en trígono), a la vez que disfrutar de ocio y diversión (Venus en el Centauro).

La cuadratura con Júpiter significa que en su hogar paterno se maneja mucho la pantalla o la imagen social, la cual pretende ser seguramente de más abundancia y felicidad de la que realmente se disfruta.

Así, al niño le influirá esa cierta fanfarronería de los padres o, quizás de alguno de ellos más en especial. También, los ambientes y la vida social serán experiencias que el niño ha de vivir cumpliendo con los requisitos correspondientes de pompa y hueca exageración. No hemos de olvidar que la cuadratura de Júpiter va hacia Venus, siendo ambos los planetas más propensos al jolgorio y la diversión. No se descartan excesos importantes, ya que en este caso Venus además recibe la cuadratura de su dispositor, Júpiter.

De este modo, el niño disfrutará de una buena educación artística sensible y religiosa (trígono de Neptuno a Venus), pero el ejemplo en otras cosas es de exageración por parte de los padres, en cuanto al derroche de lujos y caprichos superfluos (cuadratura de Júpiter a Venus en el Centauro). En algún momento pueden haber en el matrimonio de los padres problemas por algunas escapaditas amorosas entre ellos (cuadratura del lascivo Júpiter a la sensual Venus).

VENUS EN EL CENTAURO EN LA CASA IV, EN TRÍGONO CON JÚPITER Y CUADRATURA CON PLUTÓN

Es indudable que de entrada el trígono de Júpiter (benéfico mayor) a Venus (benéfico menor) situada ésta en el Centauro, significa experiencias muy felices para el interpretado siendo niño.

Esto en parte también se debe a que Venus recibe el aspecto de su dispositor.

La presencia de Venus en el Centauro en la casa cuatro nos habla de alguna experiencia en la primera parte de la vida en analogía con el extranjero (Centauro). Al existir en este ejemplo un trígono de Júpiter hacia Venus y, de ahí también, hacia el propio signo del Centauro, esto se acentúa.

Lo que sí está claro es que alguna muy buena experiencia en relación con otros países o viajes se remarca en la casa cuatro.

Simultáneamente, lo cual está relacionado con lo anterior, la abundancia y las comodidades son algo patente con un trígono como el que estamos estudiando, por lo que se puede asegurar que la familia paterna posee fortuna material, a la vez que excelentes relaciones y un lugar de respeto en la sociedad. La cuadratura de Plutón se puede interpretar en varios sentidos, los cuales habría que detallar posteriormente en el tercer nivel de la interpretación (C).

En primer lugar, lo que sí podemos asegurar es que en la primera parte de la vida de la persona existen unas crisis fuertes que en ocasiones hacen retumbar la casa cuatro, pues recordemos que Plutón es el planeta de los temblores de tierra, así como de los psíquicos.

Estas crisis vienen producidas por falta de control de los instintos, así como una insuficiente labor de asimilación de las experiencias y de cambio interno en aquello que se ha fallado.

Plutón en cuadratura a Venus es la muerte de alguna vivencia en relación con las cuestiones venusinas: amor, comodidades, paz, etc.

La interpretación global de ambos aspectos, lo cual sería en sí el estado local de Venus, significa que la abundancia de placeres y felicidad en el seno del hogar se complica en algunos casos por asuntos plutonianos: roces, instintos, disputas, rencores que se acumulan hasta explotar, etc. No se descarta algún tema de tipo sexual (Plutón).

MARTE EN EL CANGREJO EN LA CASA X

Marte, planeta de las posibilidades de energía dinámica y de asunción del riesgo, se encuentra en caída en este signo, con lo que su fuerza en principio se haya disminuida.

Esto es lógico si visualizamos por un momento las cualidades del signo del Cangrejo, el cual no se destaca precisamente por su don de liderazgo, ya que no es suficientemente duro para ello; tampoco asume el riesgo en buenas cantidades, debido a su inseguridad o gusto por permanecer confundido entre las masas; a la vez, la energía física no es demasiada, debido a su carga fundamentalmente psíquica, etc. En cualquier caso, una interpretación diciendo que Marte en este signo está apocado y débil, no es suficientemente profunda, ya que no se analiza el factor de Astrología dinámica o evolutiva.

Por tanto, hemos de entender que la presencia de Marte en el signo del Cangrejo obedece a la necesidad de que la persona viva una serie de experiencias y de estados internos, en los cuales se ha de perfeccionar tanto la vibración marciana como la del Cangrejo, aparte de la combinación entre ambas.

Marte debe tender a nos ser tan externo y punzante, sino que debe profundizar en lo que son los estados psíquicos inconscientes de las personas, empezando por el suyo propio.

Por supuesto que el militar Marte querría ponerlo todo en orden a base de órdenes, pero no se percata todavía de que las debilidades y las rarezas psíquicas de las personas (Cangrejo) limitan su capacidad de acción y energía dinámica.

Al mismo tiempo, el Cangrejo mediante esta experiencia va poco a poco entendiendo que las mimoserías y los caprichos son algo que limita no sólo el paso a la acción, sino también la rectitud de comportamiento y la claridad en los hechos (Marte). El tipo de experiencias que se ha de presentar son aquellas que generan luchas (Marte) en los ambientes en los cuales la persona busca la protección psíquica (Cangrejo), por ejemplo. A la vez, al actuar (Marte) surgen multitud de apegos psíquicos paralizadores y de susceptibilidades.

La parte equilibrada de esta posición, caso de estar fortalecida por aspectos armónicos, es el hecho de que al actuar la persona no será brusca, sino que se percatará de no herir los sentimientos de otros seres, ni la propia sensibilidad.

Simultáneamente, existe una gran capacidad de lucha en lo que se refiere a los asuntos del signo del Cangrejo, como puede ser el hogar, los hijos, la mujer, etc.

La posición de Marte en el Cangrejo en la casa décima supone que la experiencia social, profesional y pública de la persona está marcada por esta combinación de vibraciones.

Al mismo tiempo, recordemos que la casa diez también va relacionada con la línea vital de realizaciones prácticas a medio y a largo plazo de la persona.

Por ello, la situación de Marte en el Cangrejo en este sector terrestre, por lo común significa el tener que vencer la timidez canceriana a través de la lucha marciana, encarándose con las circunstancias y las luchas de todos los días de frente. En ello se encuentra implicada probablemente la necesidad de sacar adelante (Marte) a la familia y el hogar (Cangrejo).

Poco a poco este Marte va saliendo del cascarón canceriano de los apegos y las actitudes protectoras exageradas (Cangrejo), superando las inseguridades y los miedos.

Si el planeta no se encuentra fortalecido, la persona se marca una línea de acción (Marte), pero ésta es sofocada por debilidades psíquicas y tendencias a la timidez, la melancolía y los sueños que nunca pasan a la acción.

MARTE EN EL CANGREJO EN LA CASA X, EN TRÍGONO CON PLUTÓN Y CUADRATURA CON LA LUNA

El trígono con Plutón consigue de entrada un efecto importante, que es el de una buena integración con las experiencias, a pesar de que en ocasiones éstas puedan ser duras. Se controla el sufrimiento y se transmuta en seguridad interna y afán de transformación.

Lo que sí está claro es que la energía interna de la persona (Plutón) no le falla, a la vez que los ambientes duros se saben llevar bien (Plutón).

No dejemos de visualizar que Plutón es la octava superior de Marte, con lo que la energía interna se va acumulando poco a poco y llegado un momento va a descubrir un manantial, un filón o un valioso pozo de realizaciones. Es evidente que un trígono de Plutón a Marte, estando este último en caída, es un elemento valioso, pues si la energía dinámica externa no es tan demostrativa, sí es cierto que existe autocontrol y empuje interior, el cual antes o después se expresará hacia fuera.

En cuanto a vocaciones profesionales (casa X), existe iniciativa (Marte) en cuestiones relacionadas con el signo del Cangrejo, aunque ya sabemos que hay que observar otros factores. En relación con el Cangrejo se encuentran negocios familiares, así como asuntos en relación con la alimentación, las mujeres, los niños, etc.
La cuadratura de la Luna es también poderosa, pues Marte la recibe de su dispositora, ya que él se encuentra en el signo lunar del Cangrejo.

El sentimentalismo, la timidez, la falta de control de la imaginación, los apegos a la familia, una educación demasiado protectora y otros elementos lunares, favorecen que la energía que Marte podía aportar al Cangrejo y a la casa X se disipe bastante. La persona intenta marcar una línea definida, pero sus rarezas psíquicas, los miedos y las susceptibilidades ahogan esa posibilidad.

Ya que la casa décima es también el ambiente social que la persona se encuentra en la sociedad y el mundo de la calle, podemos hacer algunas puntualizaciones al respecto.

Primero, que la agresividad (Marte) por cuestiones de hipersensibilidad (Cangrejo) es abundante. En segundo lugar, ya que tanto el signo del Cangrejo como la Luna poseen analogía con personajes femeninos, es lógico que la persona al tratar de salir adelante de situaciones amorfas (Marte en el Cangrejo), se encuentre con oposiciones medio veladas por parte de mujeres, especialmente, con las cuales puede haber enfrentamientos más o menos abiertos, mentiras, etc.

MARTE EN EL CANGREJO EN LA CASA X, EN TRÍGONO CON LA LUNA Y CUADRATURA CON SATURNO

El trígono de la Luna es fuerte, ya que Marte lo recibe de su dispositora.

En cuanto a la fuerza que este trígono de la Luna impregna sobre Marte, no cabe duda de que el hogar (Luna) es una base importante para suavizar el ambiente de desgaste de energía que presenta la calle o la casa X. A la vez, se suele decir que la Luna en buena posición y en casas sociales o de extroversión como la X representa cierta popularidad, en el sentido de que la persona sabe ganarse mediante la suavidad y la receptividad a las personas, lo cual genera una buena imagen hacia los demás.

Así, ante los ataques o las provocaciones que puede crear Marte conflictivo en la casa décima, la Luna mantiene unas cualidades suavizadoras que ablandan lo rígido y estricto. Ese trígono de la Luna, evidentemente, acentúa todo lo relacionado con las profesiones que ya se han citado como cancerianas, a las cuales impregnará de fertilidad y posibilidades de multiplicación (la Luna), en todo lo relacionado con la alimentación, el mundo del hogar, etc.

La cuadratura de Saturno hacia Marte en la casa décima ha de ser bien observada, al igual que cualquier cuadratura en general de Marte con Saturno. Tampoco en estos casos hay que exagerar precipitándose acerca de una relación desarmónica fuerte entre los dos tradicionalmente considerados planetas maléficos. Como es normal en la Astrobiología, hay cuadraturas de Marte a Saturno y cuadraturas de Marte a Saturno. Todo depende de la posición de ambos planetas en signo, de los demás aspectos que reciben ambos, etc. Lógicamente, un planeta que por otro lado recibe trígonos, está más resguardado del poder desequilibrador de la cuadratura que le llega.

En cualquier caso, la cuadratura Saturno-Marte ha de analizarse con interés, fundamentalmente desde el punto de vista preventivo, y nunca desde al ángulo alarmista. En realidad, existe una amplia gama de influencias posibles para una cuadratura de este tipo, dependiendo de la posición en signo, los elementos, etc., pero veamos el caso que suscitó este pequeño discurso al respecto.

La cuadratura de Saturno a Marte en el Cangrejo en la casa X supone un factor de dureza, aspereza, retardos y obstáculos en todas las cuestiones indicadas en la casa diez, desde lo profesional a la experiencia social.

Por supuesto que, mediante el trabajo arduo y la experiencia (Saturno) consciente, es posible transmutar la fuerza de esta cuadratura en paciencia, prudencia, solidez, y otros atributos saturnianos armónicos.

En algunos momentos de la vida se presentan luchas (Marte) de tipo material (Saturno) caracterizadas por los enfrentamientos frontales (Marte) y por la estrechez de circunstancias (Saturno), especialmente en los factores prácticos y concretos cotidianos.

Se puede interpretar que las iniciativas (Marte) que se pretende llevar a cabo en el área diez, son frenadas, obstaculizadas y puestas en situaciones difíciles por elementos saturnianos, que en la práctica se pueden manifestar por circunstancias o por personas más concretas.

Esto es algo que se ha de confirmar en posteriores niveles de interpretación, pero no es raro que los personajes a través de los cuales se manifiesta la mencionada prueba posean nítidamente las cualidades desarmónicas de Saturno: personas de edad, carcomidas por sus intereses creados, materialistas hasta la tumba y que quieren mantener un control solapado para que las cosas no se salgan del ritmo que les conviene.

MARTE EN EL CANGREJO EN LA CASA X, EN TRÍGONO CON SATURNO Y CUADRATURA CON VENUS

El trígono de Saturno significa que Marte recibe un apoyo en su situación de caída en el signo del Cangrejo, en el sentido de que el tiempo va a favor de la persona en lo que a sus objetivos concretos se refiere. Por tanto, se puede suponer que la voluntad y el paso del tiempo afianzan las iniciativas de Marte, las cuales serán más prudentes y seguras.

Así, Marte en el Cangrejo controlará más las fuerzas tendentes a actuar (Marte) en base a estados psíquicos variables o en función de la imaginación (Cangrejo). Estos aspectos se controlarán mucho más por Saturno, el cual aumenta el sentido de realidad de las cosas, sobre todo con las experiencias y el paso del tiempo.

No es necesario repetir que todo esto que explicamos se desarrolla sobre la base de los asuntos profesionales en relación con el Cangrejo.

La cuadratura de Venus significa que buena parte de esa energía concentrada (Saturno en trígono a Marte) se puede disipar por banalidades, lujos superfluos, exceso de derroche de energías en las diversiones y los amoríos, etc.

En casos anteriores, por ejemplo cuando la Luna lanzaba trígono a Marte en el Cangrejo en la casa décima, ello significaba que la vida familiar favorecía y hasta cierto punto protegía la vida social y profesional de la persona. En cambio, al hablar de Venus, supone que con su cuadratura genera un afán de placeres contradictorio con las metas a largo plazo. Por supuesto que en la Astrobiología no se puede hablar de moralismos, pues en caso de que Venus se encontrara en trígono con este Marte, significaría un buen apoyo del amor, las relaciones humanas y los placeres equilibrados, respecto a las responsabilidades sociales. De ahí que hablar de desequilibrio no puede ser moralista en la Astrobiología.

Por tanto, nos podemos plantear cómo es que en la práctica la persona pueda ser a la vez seria y responsable (trígono de Saturno) y simultáneamente frívola y sensual en exceso. En ello, la imaginación nos abre vías rápidas para relacionar los símbolos con la realidad. Este puede ser el caso de imaginar respecto a esta posición astrológica una persona que sale a la arena de la calle (casa X) rompiendo y luchando (Marte) con los apegos y teniendo que mantener una familia (el Cangrejo).

No cabe duda de que su voluntad y la experiencia que asimila de otras personas más rodadas (Saturno) son algo que con el tiempo gana fuerza; pero, existen situaciones desequilibradoras de por medio, como las relacionadas con amoríos que pueden salir a relucir socialmente (cuadratura de Venus hacia la casa X), o bien, excesos venusinos en general.